5 ciudades españolas que debes visitar en Semana Santa: descubre su historia y tradiciones

Esta Semana Santa 2023 te recomendamos 5 ciudades de España para que elijas bien el destino y disfrutes de unas vacaciones inolvidables.

26 de marzo de 2023

Este 2023, la Semana Santa empieza el domingo 2 de abril y finaliza el domingo 9. El cambio de hora ya ha llegado y las ganas de verano van en aumento. Estas pequeñas vacaciones pueden ser la excusa perfecta para descubrir las celebraciones y la gastronomía de diferentes puntos de la geografía española.

Normalmente, la Semana Santa en España se vive con intensidad en todos los rincones, no solo porque tengamos vacaciones, sino porque contamos con una cultura de siglos. Esto atrae a turistas de todo el mundo y anima a los es

pañoles a conocer las tradiciones de otras ciudades. Aunque con la llegada de la primavera lo que te apetezca sea perderte en una playa, vamos a convencerte de que es buena idea aprovechar estas fechas para hacer un viaje interior y disfrutar del turismo en España.

Haz la maleta, y prepárate para viajar y disfrutar solo o en compañía.

Ciudades tan increíbles como Sevilla y Málaga, la magia y la historia que envuelve a la ciudad de León o los tradicionales dulces, pasteles y chocolates de las grandes capitales, como Madrid y Valencia, son lugares muy atractivos para viajar en Semana Santa.

Sevilla, la Semana Santa por excelencia

Sevilla es la ciudad que se considera que tiene la mejor Semana Santa de España y está declarada de Interés Turístico Internacional. Es la más espectacular en cuanto a tradición, devoción y puesta en escena. También hay que tener en cuenta su rico patrimonio cultural, histórico y artístico que atrae a millones de visitantes cada año.

La cocina sevillana está influenciada por todos los pueblos que la han habitado (celtas, romanos, árabes), así como sus tradiciones. Entre todos, han aportado elaboraciones que, en algunos casos, permanecen hasta nuestros días. El dulce por excelencia de la Semana Santa son las torrijas, y Sevilla no iba a ser menos. Como opción salada, están los huevos a la flamenca, con base de huevo y tomate, además de verduras como habas o guisantes,. También suelen incluir algún embutido.

La torrija es una rebanada de pan que es empapada en leche, almíbar o vino y, tras ser rebozada en huevo, se fríe en una sartén con aceite. Se endulza con miel, azúcar y es aromatizada con canela

Málaga y sus procesiones mágicas

La Semana Santa de Málaga también ha sido declarada de Interés Turístico Internacional. Es uno de los destinos imprescindibles en España si te apasiona todo lo bueno que ofrece una ciudad con mar. Su apodo de “capital de la Costa del Sol” es por algo. Málaga cada día es más bonita y conservando su cultura, cada día es también más moderna.

Puesto que antiguamente, en la época de Cuaresma, la tradición de no comer carne estaba muy arraigada en nuestra cultura, era muy común ver por estas fechas elaboraciones ingeniosas. Es aquí donde surgen las tortitas o tortillitas de bacalao, muy comunes en toda la provincia de Málaga. Como dulce, destacan las torrijas, los pestiños (también conocidas como orejas) o los buñuelos.

Las tortillitas eran una comida de pobres cuando había pocos recursos y, aún viviendo en el mar, no se podía comprar pescado fresco.

León, la gran desconocida

León vive tan intensamente la Semana Santa como Andalucía. Aunque no sea tan conocida y la celebración sea menos ostentosa, estos días León se convierte en un lugar increíble para pasar estas fechas. Tiene distintos monumentos históricos que merece la pena visitar y una catedral que te dejará sin habla.

Respecto a la gastronomía, son conocidas sus tapas. Es la ciudad de España con más bares por habitante; 5,03 establecimientos por cada 1.000 ciudadanos. Debes probar su cecina, la estrella de los embutidos leoneses, elaborada con carne de vacuno, y la morcilla, que se diferencia por el hecho de contener como ingredientes únicos la sangre de cerdo y la cebolla.

La limonada leonesa es una bebida cuyo consumo tiene lugar durante la época de Semana Santa, elaborada a base de vino, limón, azúcar y canela. En León, cuando alguien va a tomar limonadas dice que va “a matar judíos”.

Madrid siempre es un buen plan

Como capital de España, es una ciudad que no descansa. Llena de energía, personalidad y con una oferta de ocio y cultura impresionante. Además, en Semana Santa tiene un ambiente especial. Por todos los que escapan y se van, y por todos aquellos que llegan. Madrid cuenta con algunos de las mejores actividades turísticas de todo el panorama nacional. A parte de sus museos, monumentos históricos y calles con encanto, tiene una variedad en gastronomía española muy apetecible.

Lavapiés, Lavapiés, Chamberí o las Letras. En cualquiera de estos barrios podrás disfrutar de las famosas tapas de Madrid, sin duda uno de los puntos fuertes por la variedad. Pero centrándonos en comidas específicas para disfrutar de la Semana Santa, podemos hablar del potaje de Vigilia. Este plato de garbanzos, espinacas y bacalao apetece antes de que el frío se vaya del todo. También están los bartolillos madrileños, un dulce perfecto para estas fechas.

Bartolillos Madrileños. Se trata de deliciosas empanadillas rellenas de crema pastelera que suelen tomarse calientes.

Valencia, al sol y a la playa

Valencia es una excelente opción si lo que buscas es una ciudad genial para disfrutar en primavera. Cuenta con algunas de las mejores playas en España, con sol casi asegurado. La Semana Santa en Valencia es diferente a todas las demás: se vive desde los barrios de pescadores por excelencia, El Cabanyal y Poblados Marítimos.  Y cómo no, la gastronomía de estas fechas está relacionada con el pescado.

Puedes probar una paella a la “voreta de la mar”. O descubrir cosas nuevas como Los pepitos. Son un panecillo de leche al que se le quita la miga de dentro y se rellena con titaina. Una vez rellenados se tapan con un palillo para que no se salga el relleno, se bañan en leche, se pasan por huevo y se fríen. 

La titaina es una especie de pisto de tomate y pimiento al que se le añade piñones, ajo y ventresca de atún en salazón.

También están las croquetas de bacalao. Aunque la puedes encontrar durante todo el año en la mayoría de restaurantes de la ciudad, su origen se remonta a Semana Santa. En la mayoría de casos se conocen como buñuelos de bacalao: llevan huevo, patata y bacalao desmigado que hacen que se queden muy blanditos por dentro y crujientes por fuera.

Jesús Sánchez Celada

Jesús Sánchez Celada es Periodista gastronómico y director de la revista Con Mucha Gula. Su contribución al periodismo gastronómico va más allá de Con Mucha Gula, consolidándose como figura multifacética en el panorama... Ver más sobre el autor