falsos mitos sobre la cerveza

8 falsos mitos sobre la cerveza

¿Quieres estar bien informado sobre las verdades y mentiras que se cuentan sobre la cerveza?

Con Mucha Gula18/01/2021

En el maravilloso mundo de la cerveza es fácil encontrarse ciertas afirmaciones que, aunque extendidas en el imaginario colectivo, son rotundamente falsas. Mitos que van pasando de boca en boca hasta parecer reales. Muchas de estas falsas creencias nos dan una imagen distorsionada de la realidad y hacen que en muchas ocasiones podamos cometer errores a la hora de degustarlas. Una buena información y buscar siempre fuentes fiables es fundamental para estar correctamente informado.

Hoy queremos ayudaros a aclarar una serie de afirmaciones muy extendidas y que no son correctas para que los amantes de la cerveza podáis disfrutar de vuestra bebida favorita de la mejor forma posible.

La diferencia de calorías entre las una cerveza con alcohol y una sin alcohol es de apenas 50 caloríasLa diferencia de calorías entre las una cerveza con alcohol y una sin alcohol es de apenas 50 calorías

1- La cerveza sin alcohol no tiene calorías

La diferencia de calorías entre las una cerveza con alcohol y una sin alcohol es de apenas 50 calorías, por lo tanto no es una cifra considerable para esta afirmación. Es más, existen estudios que afirman que tomar cerveza con moderación, sea cual sea su graduación alcohólica no engorda.

2- Las cervezas oscuras son más fuertes que las cervezas doradas

Se tiende a creer que cuanto más oscura es una cerveza, más fuerte es y más alcohol tendrá. El color de una cerveza variará en función de las maltas que se utilicen en su fabricación pero eso no tiene nada que ver con la graduación alcohólica. Un claro ejemplo de lo que decimos es la cerveza Guinnes, de color negro, que contiene 4,2º de alcohol mientras muchas cervezas doradas pueden incluso superar los 8º.

3- Las cervezas de lata son peores

En absoluto. Mucha gente piensa que las cervezas de botella de vidrio son de mejor calidad que las de lata, aludiendo a un supuesto sabor a metal,  pero es algo que no es cierto. Las latas que se fabrican en la actualidad llevan un revestimiento plástico por lo tanto el líquido no entra en contacto con el metal y su sabor es el mismo que si estuviesen en un recipiente de vidrio.

Las latas que se fabrican en la actualidad llevan un revestimiento plástico por lo tanto el líquido no entra en contacto con el metal Las latas que se fabrican en la actualidad llevan un revestimiento plástico por lo tanto el líquido no entra en contacto con el metal

4- Las buenas cervezas se venden en botellas verdes o transparentes

Las botellas verdes que abundan en muchas cervezas son fruto de la escasez de botellas marrones que se produjo tras la segunda guerra mundial. El impacto de la luz del sol sobre la cerveza puede dañar sus propiedades organolépticas, por ello las botellas originales de las cervezas eran marrones o de color ámbar, ya que eran las que mejor protegían el contenido de las mismas. Esto no significa que las botellas verdes sean malas para la cerveza, ya que la tecnología actual elabora vidrios que protegen su contenido independientemente del color de la botella.

5- En Inglaterra se bebe la cerveza caliente

No es cierto, aunque existen matices en esta afirmación. Las cervezas más comunes en Reino Unido son las Tipo Ale, cervezas de alta fermentación cuyos matices se aprecian mejor a una temperatura más alta. Este tipo de cerveza se recomienda servir a partir de los 7 grados.

6- La cerveza hay que tomarla fría

Siguiendo el punto en el que hablábamos de la temperatura de las cervezas en Inglaterra, existe una creencia general sobre la temperatura de la cerveza. Parece que hay que servirla prácticamente congelada. Esto no es correcto. Un frío excesivo tapará los matices de muchas cervezas por lo tanto la temperatura correcta debe rondar entre los 5 y 6º C.

Existe una variedad tan grande de cervezas, con diferentes matices y sabores, que son perfectamente válidas para un maridajeExiste una variedad tan grande de cervezas, con diferentes matices y sabores, que son perfectamente válidas para un maridaje

7- La cerveza no sirve para maridajes con comida

Otra afirmación que hace mucho daño a los grandes amantes de la cerveza es la que señala que no son aptas para maridajes, algo totalmente falso. Existe una variedad tan grande de cervezas, con diferentes matices y sabores, que son perfectamente válidas para un maridaje, incluso si hablamos de alta cocina. Es más, muchos grandes restaurantes utilizan cervezas para potenciar el sabor de sus elaboraciones al igual que hacen con el vino.

8- Las cervezas americanas son de mala calidad

Otra de las grandes mentiras que podréis escuchar sobre las cervezas es que solo se hacen buenas cervezas en Alemania o Bélgica y que en lugares como EEUU no se elaboran cervezas de calidad. Falso. En Estados Unidos existen miles de pequeñas fábricas que elaboran cervezas artesanas de muchísima calidad.