¿A qué restaurantes volveríamos una segunda vez?
Eva Celada

Eva Celada

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
22/08/2012



Buscando documentación entre mis clásicos, uno de ellos es José Carlos Capel (no me duele decir que, junto con otros tres o cuatro, es uno de los mejores periodistas gastronómicos de este país y posiblemente del mundo), documentándome sobre uno de esos temas que se ponen de moda, pero que de verdad no existen, me he topado con un artículo delicioso del creador de Madrid Fusión, se llama: “Volver una segunda vez“. Él, como la mayoría de los que nos dedicamos a ésto, volvería una segunda vez a lugares que precisamente no son ni los más lujosos, ni los más premiados con estrellas, ni los que tienen los menús degustación más extensos.

Me identifico plenamente con su opinión; ya en el libro que escribió, “Las joyas gastronómicas”, explicaba como aún se emociona con un descubrimiento pequeño o grande, nacional o internacional, y cómo son precisamente esos descubrimientos los que dejan huella en él. Es pavoroso cuando tras un menú de treinta platos no puedes casi recordar ninguno, y más aún casi no recordar lo que comiste en un restaurante donde el tiempo de explicación es más largo que el tiempo de degustación.

¿A qué lugares vamos los periodistas gastronómicos cuando no trabajamos? Esta es una pregunta trampa, porque lo cierto es que siempre estamos trabajando, por lo que la pregunta correcta es la de Capel: ¿a qué lugares volveríamos una segunda vez?

Se me ocurre a Seiruga, pequeño restaurante en la playa coruñesa del mismo nombre, a tomar unos calamares de potera o un arroz con bogavantes excelente; a Casa Solla, a volver a degustar su maravillosa merluza (Capel prefiere el soufflé), a Lucio en Madrid para disfrutar de su ensalada de escarola o de sus huevos rotos; y, como Capel, a Echaurren, porque ¡qué croquetas! También las gambas rojas de Quique Dacosta en Denia, que hacen de forma excelente en Samm en Madrid, donde la paella sigue siendo una maravilla. A mi lista incorporo la tarta de queso de Cañadío o las setas de El Empalme… Y como se que se me olvidan muchos sitios a los que volvería una segunda vez, añadiré más, poco a poco, a esta lista…



Les paso el artículo de Capel que pueden encontrar en su blog:

“Lugares donde he vivido experiencias que me han entusiasmado. Lo que más me ilusiona es pensar que la lista es escueta y me quedan muchas cosas por descubrir. Al restaurante Echaurren (Ezcaray, La Rioja) volvería a probar sus croquetas y la merluza rebozada; a la Bodega El Capricho (Jiménez de Jamuz, tierras de La Bañeza) la cecina de buey; a Quique Dacosta (Denia), las gambas rojas; a Sagàs (Barcelona) el bocadillo de pan con tomate; a Casa Marcelo (Santiago), el pan y los lomos de sardinas ahumadas; a La Penela (A Coruña y Madrid) la tortilla de patatas y la ternera asada; a O´Pazo (Madrid) las ostras y las filloas; a Nerúa (Bilbao) la ensalada de tomates mini; a Sacha (Madrid), los tuétanos asados; a Casa Gerardo (Prendes, Asturias) la fabada y el arroz con leche; a La Tasquita de Enfrente (Madrid) la ensaladilla rusa; a Papabubble (Barcelona) sus caramelos de Coca-Cola; a Casa Solla (Pontevedra) el suflé Alaska; a Ca L´Enric (Girona) la becada; a Asador Manix (Valladolid) el lechazo; a Casa Manteca (Cádiz) el fiambre de chicharrones; a El Charolés (El Escorial) el cocido; a Els Pescadors (Llançà en Girona) el suquet; a Moulin Chocolat (Madrid) los macarrons; a pastelería Totel  el panetonne; al hotel Ampurdán (Figueres) la “liebre a la royale”; a Churrería Ramón (Marbella) los tejeringos; a Alhucemas (Sanlúcar la Mayor, Sevilla) los boquerones fritos; a Casa José (Aranjuez) las alcachofas; a 33 (Tudela) la menestra; a Rodrigo de la Calle (Aranjuez) los arroces de verduras; a Naveira do Mar (Madrid) la merluza a la gallega; a Fastvinic (Barcelona) el bocadillo de perdiz escabechada; a El Campero (Barbate) el atún de almadraba; a Quimet & Quimet (Barcelona) sus conservas de pescado; a la pastelería de Oriol Balaguer (Barcelona y Madrid) los bombones; a La Botica (Matapozuelos, Valladolid), el helado de piña verde con espuma de piñón; a Arzak (San Sebastián) los chipirones en su tinta; al Hostal Landa (Burgos) la bollería y los huevos fritos con morcilla; al restaurante, bar Sagartoki (Vitoria) el ravioli de huevo y patata; a la pastelería Formentor (Madrid) las ensaimadas; a…”



Y vosotros, ¿dónde volveriais una segunda vez?

NOTICIAS RELACIONADAS
HAY 9 COMENTARIOS
  1. Avatar de Paz Risueño V Enviado por
    Paz Risueño V
    13 octubre 2012, 9:57 am

    Tan cerca nuestro Dia de la Mujer Rural-15 octubre-yo propongo un restaurante en el que ellas son alma y vida:La casa del tio Venancio,en Caracenilla( Cuenca) apenas a 1 hora de Madrid y 2 de Valencia y con toda la calidez que en turismo es calidad.

    Cordero a la miel,migas de pastor,morteruelo y de postre no dejéis de probar los Vientos de España, un postre de fusión que Angelina aprendió de la dulce bosnia Mirsada.

    Por supuesto,siempre volveré a cualquiera de los lugares de Galicia donde tan buen yantar ofrecen

  2. Avatar de Alexandra Enviado por
    Alexandra
    18 septiembre 2012, 10:57 pm

    Un poco a hilo de que en los gustos de críticos y gastrónomos, en el fondo, se encuentran las cosas sencillas, hace un tiempo escribí un artículo para el que entrevisté a muchos de los más conocidos críticos y chefs de España. ¿Sabéis qué comida ganó por goleada? La elaborada con el humilde huevo. http://www.revistastrogonoff.com/2011/10/que-cree

  3. Avatar de Joaquín Enviado por
    Joaquín
    3 septiembre 2012, 1:13 pm

    La verdad es que recuerdo muchos y buenos pero no sus nombres pero sí me acuerdo de algunos.

    Volvería a comer uno de mis platos favoritos a La Venta de Castañeda en Cantabria para disfrutar de la mejor olla ferroviaria. La mejor carne que he comido la volvería a tomar en El Capricho de Jiménez de Jamuz. Coincido con Carmelo en la tortilla española de La Encina de Palencia pero también hay un bar en la calle de San Vicente Ferrer de Madrid que hace unos bocatas de tortilla que se caen las lágrimas. Para el marisco hay muchos y buenos en Galicia pero solamente recuerdo el nombre de O Caneiro junto a la playa de Vilarrube en Coruña.

    También se come bien pero volvería por tener las mejores vistas de Palma de Mallorca al restaurante Na Burguesa y al restaurante giratorio Panoramic 360 para comer viendo Granada.

  4. Avatar de Lucía Enviado por
    Lucía
    28 agosto 2012, 1:45 am

    Me muero por volver a Boroa, un antiguo caserío de Amorebieta (Vizcaya) rodeado de naturaleza y con platos tan maravillosos como ese huevo de caserío a 65ª con guisantes lágrimas, sisas y trufa… uhhhhmmmmm!!! pero podría ser cualquier otro de sus entrantes seguido de fantásticos pescados (degustación de tres bacalaos: al pil-ìl, vizcaína y a la brasa), carnes impresionantes y postres divinos como el chantilly de cuajada o su especial pantxineta. Otro lugar lleno de magia es Frutería del Vero, en Barbastro (Huesca), una antigua fábrica de chocolate. En la planta de arriba se venden productos gourmet y en la planta baja, abovedada, se cena a la luz de las velas productos de gran calidad, sin elaboraciones rebuscadas: ternasco, chuletón, caza… a los que se llega tras degustar buenos patés caseros, foie, setas y quesos acompañados de deliciosas mermeladas. Y con vinos de la tierra, claro, Somontano. Sencillamente exquisito.

  5. Avatar de Luis Garcia Balcells Enviado por
    Luis Garcia Balcells
    25 agosto 2012, 1:28 pm

    Deseo volver por segunda vez al Racó D´en Cesc (Barcelona) y degustar su cordero asado deshuesado, “pintado” con miel, mostaza y sésamo que lleva una base de rissotto de cebada y acompañada de la cerveza danesa reparationsbajer (cervecera De Proefbrouwerij).

    Para postre los pimientos rojos caramelizados rellenos con helado de nata y con una base de crema de vainilla del Lagar de Isilla (Aranda de Duero) acompañado por la cerveza belga Mort Subite de frambuesa.

  6. Avatar de Pepe Enviado por
    Pepe
    24 agosto 2012, 4:27 pm

    Restaurante O´Pote, en Betanzos (A Coruña)

    Una buena tortilla de patatas es bien acogida por muchos de nosotros.

    Existen muchas variedades y formas de hacerla, sin embargo hay una que yo diría diferente a las demás; la tortilla de Betanzos.

    O´Pote, es el restaurante donde suelo volver una y otra vez, por su tortilla, (ganadora del premio nacional 2011 en Alicante) y por su buen triramisú casero, entre otros productos, influyendo como no la atencion de su equipo humano

  7. Avatar de Pepe Enviado por
    Pepe
    24 agosto 2012, 4:01 pm

    Quien conoce El "San Francisco" en Malpica de Bergantiños, entenderá perfectamente los motivos que nos hacen volver.

    La calidad de sus productos, típicos de la zona, donde destaca el buen marisco da costa da morte unido a sus excelentes caldeiradas de pescado alegran nuestro estómago.

    La ubicación, con la mejor vista das Illas Sisargas nos proporciona un paisaje perfecto.

    Y por último la profesionalidad y cuidado de los detalles de Tita, su propietaria hace sumamente acogedor el momento que pasamos en sus instalaciones.

  8. Avatar de carmelo rodrigo Enviado por
    Carmelo Rodrigo
    23 agosto 2012, 2:39 pm

    A Casa Vallecas (Berlanga de Duero), Eva, y su rissotto de hongos y trufa; a Patio Martín (Simancas), La Encina (Palencia) o Bedua (Zumaia) a por la tortilla de patatas; a La Xicra (Palafrugell) a comer "niu"; a TEM (Cambrils) y su caldereta de patata y bogavante; a Casa Avelino (Burgos) a por las manitas de cordero o cualquier plato de caza…a tantos sitios!!!

  9. Avatar de Gallego81 Enviado por
    Gallego81
    23 agosto 2012, 12:04 pm

    A Zuberoa (Oiartzun) por la tarta de queso

DÉJANOS TU COMENTARIO
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.