Abios rosado 2010
Héctor Parra

Héctor Parra

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
10/06/2012



Abios rosado

Con cuatro años a sus espaldas, catamos este Abios rosado de Valbusenda, un vino muy fácil de beber y que resulta una interesante opción para acompañar una comida o cena veraniegas. Elaborado tras una vendimia seleccionada de sus viñedos más jóvenes, despalillando sin estrujar la uva y encubando con una maceración en frío de 12 horas, después un sangrado por gravedad para obtener el mosto “lágrima” de la Tinta de Toro. A continuación se produce la fermentación en virgen, en acero inoxidable a una temperatura de 14ºC durante doce días para proceder después a un trasiego y una crianza en depósito con sus propias lías finas durante un mes.

Aparte de los vinos en sí, Valbusenda destaca además por la interesante arquitectura de su bodega y por el hotel de lujo con spa que ofrece a los visitantes en Peleagozalo, y cuya visita recomendamos.

DATOS DEL VINO
Bodega:
Valbusenda 
Denominación de Origen:
Toro
Zona:
Peleagozalo, Zamora
Tipo:
Rosado
Variedades:
100% Tinta de Toro (Tempranillo)
Añada:
2010
Grado Alcohólico:
13%
Precio de venta al público (aprox.):
6,70 euros
Temperatura de Servicio:
9ºC

Ficha de Cata

Fase Visual:

Color rosa-palote vivo y muy luminoso, con irisaciones lilas

Fase Olfativa:

En nariz resulta algo flojo, destacando aromas a fruta roja recién cortada.

Fase Gustativa:

En boca resulta ligero, fácil de beber y con un leve punto de carbónico natural que le aporta frescura.

Maridaje:

Este vino es un acompañamiento interesante para platos como arroces, pastas, pizzas, pollo y carnes blancas, resultando especialmente agradable en época de calor, dada su temperatura de servicio por debajo de los diez grados. No es un vino de guarda, por lo que conviene consumirlo poco después de adquirirlo.

Conclusión

Abios rosado es un vino muy adecuado para contrarrestar el calor en la época estival. Su leve toque carbónico y su caracter predominantemente afrutado lo convierten en una opción que, si bien no es conceptualmente muy novedosa, puede ser un acierto casi seguro para una comida o cena al aire libre en los meses más cálidos del año, tomado junto a algunos de los platos más clásicos de la gastronomía veraniega, pudiendo reemplazar alternativas mucho menos interesantes, como el Lambrusco. Un vino además, muy adecuado para gente joven que se inicia en el mundo de vino o para servir en locales como terrazas junto con tapas o tostas.

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.