Alergias alimentarias: conócelas y evita sus efectos | Nutricion y Consumo
Leche, huevos, pescados y mariscos son los alérgenos más frecuentes
Alergias alimentarias: conócelas y evita sus efectos
Las alergias alimentarias afectan a más de un 2,5% de la población entre 0 y 17 años y provocan trastornos que no deben confundirse con la intolerancia. La solución pasa por eliminar los alimentos causantes de la dieta, y controlar las etiquetas y productos donde pueden estar ocultos.
Alicia Hernández

Alicia Hernández

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
28/04/2014



La alergia a ciertos alimentos es un mecanismo de defensa que se manifiesta con distintos tipos de trastornos y síntomas, desde cutáneos a gastrointestinales y respiratorios. El sistema inmunológico se defiende de una sustancia, normalmente inocua (denominada alérgeno), que es percibida como un invasor peligroso. En EE UU afecta a entre un 3,5 y un 4% de la población y en Europa la prevalencia es de entre el 1.4 y el 2,4% en adultos y entre el 0,3 y el 7,5% en niños, sobre todo menores de 3 años. Algunas alergias se superan con la edad, pero por el momento el único tratamiento es eliminar el alimento de la dieta. Por eso hay que averiguar dónde puede encontrarse de forma oculta, como ingrediente de un producto elaborado, o por contaminación o resto de trazas durante el proceso de elaboración.

¿Alergia o intolerancia? No son lo mismo

En el primer contacto con el alérgeno sólo se produce una sensibilización, para en posteriores contactos atacar. Los síntomas aparecen en las dos horas siguientes a la ingesta del alimento y su gravedad varía en función de la cantidad de alimento ingerido, la sensibilidad de la persona y factores como el asma, el consumo de analgésicos, etc. Aunque suelen ser leves, las reacciones a alimentos son responsables de hasta el 50% de las anafilaxias, reacciones alérgicas muy graves que pueden poner en riesgo la vida, y los alimentos implicados con más frecuencia son el huevo, la leche, frutas, frutos secos y pescado. Precisamente el lema de la Semana Mundial de la Alergia 2014 (del 7 al 13 de abril), se presenta bajo el lema “Anafilaxia: cuando la alergia es letal”, para incidir en el diagnóstico y tratamiento de estas peligrosas situaciones. En caso de reacción alérgica grave, hay pacientes que deben llevar siempre consigo un dispositivo auto inyector de adrenalina y deben usarlo.

Existe otra reacción adversa a los alimentos que es la intolerancia. Alergia e intolerancia pueden ocasionar síntomas parecidos, pero no son lo mismo y no hay que confundiarlas. Los mecanismos corporales que intervienen en cada una son distintas. En el caso de la alergia, el sistema inmunológico reacciona ante el alérgeno, mientras que la persona con intolerancia no puede metabolizar adecuadamente el alimento y presenta síntomas digestivos tras su ingesta, sin que participe el sistema inmunológico. Los síntomas (vómitos, diarrea y dolor abdominal) suelen aparecer, además, de forma más lenta. La enfermedad celíaca es una intolerancia al gluten y la intolerancia a la lactosa está producida por un déficit enzimático de lactasa, como ejemplos.

Las alergias más frecuentes

Cuando el alimento se convierte en un veneno y se llega al diagnóstico de una alergia alimentaria, el paciente entra un mundo desconocido, el de los componentes de los productos y su etiquetado. Así, muchos productos envasados pueden contener alérgenos, como la presencia de huevo en un queso rallado o trazas de frutos secos en pan de molde. También hay que tener en cuenta las llamadas “alergias cruzadas”: una persona alérgica puede reaccionar también si toma alimentos similares, como entre frutas de la misma familia o entre distintos tipos de leche de mamíferos (vaca con cabra, oveja).

LECHE

  • Frecuencia: Afecta al 3% de los niños menores de un año.
  • Duración: El 70% de los casos remite antes de los tres años.
  • Alergias cruzadas: Sí. Con la leche de otros mamíferos, por ejemplo de leche de cabra y de oveja.
  • Tratamiento: Lactancia materna exclusiva al menos hasta los 6 meses y después, empleo de leche hidrolizada.
  • Alimentos a evitar: Todos los derivados lácteos: yogures, quesos, mantequillas…; Pastelería y bollería; Caramelos, chocolate, cacao en polvo, turrones, cremas de cacao; Algunos potitos y papillas; Batidos, zumos y horchatas; Cubitos de caldo, sopas de sobre, conservas como fabada, cocido, etc; Algunos embutidos: jamón de York, salchichas…

HUEVOS

  • Frecuencia: entre el 0,5 y el 2,7% de los niños menores de un año la sufren. La clara es más alergénica que la yema.
  • Duración: El 70% de los casos remite antes de los 10 años.
  • Alergias cruzadas: Sí. Con huevos de otras especies.
  • Tratamiento: Retirar de la dieta cualquier alimento que contenga huevo.
  • Alimentos a evitar:  Huevos y derivados; Sopas, caldos o consomés clarificados con huevo; Rebozados y empanados con huevo, caseros o precocinados; Pasteles, galletas, hojaldres…; Flanes, cremas, helados, merengue, natillas, mantequilla y yogures; Mayonesa, salsas, etc.
  • Conviene tener en cuenta: Algunas vacunas, como la triple pírica o la antigripal, que se cultivan en huevos de gallina, podrían contener trazas de proteína de huevo. Consultar con el pediatra.

PESCADOS Y MARISCOS

  • Frecuencia: Afecta al 1% de los niños. Los pescados más alergénicos son la merluza y el gallo; en menor medida el atún, bonito y caballa. Los mariscos más alergénicos son los moluscos y crustáceos.
  • Duración: Remiten con menos frecuencia.
  • Alergias cruzadas: Sí. Con pescados y mariscos de especies parecidas.
  • Alimentos a evitar: Pescados, guisos de pescado y caldos de pescado concentrados; Aceite de pescado; Derivados del pescado: surimi, palitos de cangrejo. Productos enriquecidos con Omega3 o aceite de pescado.

FRUTAS Y VERDURAS

  • Frecuencia: Afecta al 0,5% de los niños. El 70% se trata de las alergias a frutas de la familia de las rosáceas (melocotón, albaricoque, nectarina, cereza, pera y manzana), seguido de las frutas tropicales. Las verduras más alergénicas son: tomate, lechuga, apio, col, berenjena y pimiento.
  • Duración: No suele remitir, aunque tiene mejor pronóstico si se desarrolla a una edad temprana.
  • Alergias cruzadas: Sí. Con verduras o frutas de la misma familia de las rosáceas.
  • Tratamiento: Retirar esas frutas y verduras.
  • Alimentos a evitar: Cereales de desayuno, chocolate, pan y gelatinas con frutas. Frutas escarchadas o desecadas, zumos, compotas, yogures, helados, postres lácteos y chucherías.

CEREALES, LEGUMBRES Y FRUTOS SECOS

  • Frecuencia: Afecta al 0,5% de los niños. El trigo y el arroz son los cereales más frecuentes. Las legumbres: garbanzos, lentejas, judías y guisantes. Y los frutos secos más alergénicos son el cacahuete y las avellana.
  • Duración: No suele remitir.
  • Alergias cruzadas: Sí. Entre frutos secos entre sí y cereales con gluten también entre sí.
  • Tratamiento: Retirar de la dieta los alimentos que causan la alergia.
  • Alimentos a evitar: Las legumbres y lecitina de soja; Todos los frutos secos; Postres, tartas y bollería industrial; Pan de hamburguesa; Leche y pasta de almendra; Turrón, mazapán, polvorón…; Productos enriquecidos con Omega 6; Guisos con frutos secos; Aceites de freír.
NOTICIAS RELACIONADAS


HAY 2 COMENTARIOS
DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.