Con una cata maridaje en la Terraza del Casino
Álvaro Palacios presenta las nuevas añadas de sus vinos
Fernando Sedeño

Fernando Sedeño

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
04/04/2013



Álvaro PalaciosÁlvaro Palacios

Álvaro Palacios ha presentado en sociedad las nuevas añadas de sus vinos de familia en una espectacular cata con cena maridada en el carismático restaurante madrileño La Terraza del Casino. La familia Palacios lleva 2 siglos dedicada al vino, especialmente desde que José Palacios Remondo a mediados del siglo XX fundara la bodega Palacios Remondo en Alfaro, La Rioja. Actualmente sus descendientes son unos de los mejores y más reconocidos embajadores del vino español por el mundo. Estudiosos y conocedores de las técnicas y de la cultura vitivinícola, han recorrido todo el mundo recogiendo el bagaje que actualmente les permite expresar con la máxima armonía a través de sus vinos la unión del terreno con la vid y, lo que es más significativo, han logrado hacer del negocio familiar su pasión.

Comprometidos con el terruño, la familia ha sabido aprovechar las características geoclimáticas de sus viñedos, elaborando su vinos conjugando las particularidades del suelo, el clima y la variedad de uva, encontrando la fórmula del éxito en el acomodo de la naturaleza y la técnica, trabajando principalmente con las variedades autóctonas y tradicionales de cada zona, especialmente en el Priorat, descartando poco a poco las uvas foráneas que por moda se plantaron en las últimas décadas del siglo pasado, abriendo camino a lo que es hoy en día una de las máximas expresiones en los vinos de pago, trabajando con las variedades que tradicionalmente forman parte de las tierras que cultivan, y que son precisamente las que mejor se adaptan al terreno. Defensores del concepto de vino de pago o de lugar, que en nuestro país apenas está contemplado y desde luego nada protegido ni promocionado, a diferencia de lo que ocurre con las viñas de nuestro vecino francés, que ha hecho del terreno la seña de identidad de sus vinos y precisamente de su éxito.

En la Cata estuvieron presentes Álvaro Palacios, su hermana Chelo y su sobrino Ricardo Pérez Palacios. Presentaron sus nuevas añadas, muchos de ellos vinos aún en rama, que empezaremos a ver en el mercado a partir del próximo verano.

Álvaro, junto a algunos de los asistentes a la cataÁlvaro, junto a algunos de los asistentes a la cata

La cata la organizo en tres capítulos, coincidentes con las tres zonas donde la familia tiene presencia, que son: La Rioja, Bodegas Palacios Remondo en Alfaro; Bierzo, Descendientes de J. Palacios, en Corullón y Priorat, Bodegas Álvaro Palacios en Gratallops. Aunque en la realidad la cata fue en dos actos: el primero con las novedades presentadas a modo de cata tradicional y el segundo la cata con el maridaje preparado por Paco Roncero de las estrellas de la familia, Los Faraona y L’Ermitas, junto con Herencia Remondo.

En los vinos de la familia se diferencian dos estilos el cálido, más mediterráneo de sus prioratos o riojas y el atlántico de sus bierzos, pero en todos se ha buscado la mineralidad y el aporte del terruño. Y es que los Herederos de José Palacios son expertos en interpretar el “terroir” y aprovecharlo para mayor gloria de sus vinos, también son unos fervientes practicantes de la biodinámica, con sus componentes ecológicos y mágicos, de los que Ricardo Pérez Palacios es un experto transmitiendo el complejísimo compendio de factores, logrando destilar la espiritualidad biodinámica de las cepas, a sus vinos en el Bierzo.

Imagen de la Terraza del Casino durante la presentaciónImagen de la Terraza del Casino durante la presentación

Los elegantes Prioratos de Álvaro Palacios son vinos llenos de vida, calidez, alegría y energía. Las catas de los Bierzos y prioratos se centraron en las dos últimas añadas, muy diferentes: el 2011 un año relativamente propicio climatológicamente y el 2012 un año muy seco y difícil para la vid, la que ha dado muy poca producción pero muy intensa en mineralidad, bayas pequeñas y con hollejos recios que las inoportunas lluvias, justo antes de la vendimia, afortunadamente para la calidad, no lograron ablandar. Muy buenos recursos para unos vinos complejos y ricos en matices, añada la del 2012 a seguir con atención, en la que la familia Palacios tiene las más altas expectativas de calidad.

Bodegas Palacios Remondo (La Rioja)

La cata va a comenzar...La cata va a comenzar…

Los vinos de Rioja de la Bodega Palacios Remondo nacen en la falda del Yerga, donde la familia tiene su principal propiedad: la finca La Montesa, con un clima mas mediterráneo típico de la Rioja Baja con más sol y menos lluvias que en la Rioja Alta, de clima más atlántico, el territorio idóneo para las garnachas, que con el tiempo se están convirtiendo en las protagonistas riojanas de la familia.

Placet de Valtomelloso 2009 y 2010. Uvas: viura. Crianza: 11 meses en recipientes ovales de roble. Producción: 30.700 botellas. Probamos primero el 2010, presenta un color amarillo pálido con un sutil ribete verdoso y algún reflejo dorado, hierbas, flores blancas y un puntito cítrico, en boca es redondo, ligeramente untuoso y elegante. El 2009 tiene más reflejos dorados sobre el amarillo pálido, en nariz se presenta frutal con su toque cítrico y ligerísima presencia de madera, en boca es redondo y largo.

La Montesa 2010. Uvas: garnacha (75%), tempranillo (20%) y Mazuelo. Crianza: 12 meses en barrica. Producción: 665.988 botellas. Se presenta con una hermosa capa media rojo picota con algún reflejo morado, en nariz presenta frutos rojos, negros y especias, en boca es goloso con los taninos, pleno, con un toque arcilloso.

Propiedad 2010 y 2011 Uvas: garnacha. Crianza: 14 meses en barrica. Producción: 73.590 botellas. La etiqueta de este vino ya hace referencia con las 5 estrellas a las 5 parcelas de las que proviene, como la normativa española no permite referir en el etiquetado a las fincas el guiño muestra la filosofía familiar de vino de “terroir” El 2010 es la primera cosecha que se elabora con un 100% de garnacha. Muestra una capa media color picota un poco apagado. En nariz es muy cítrico y con frutillos rojos, en boca muestra unos taninos muy pulidos y algo de acidez que repunta al final.

Propiedad 2011. Uvas: garnacha. Crianza: muestra de barrica. Producción: 48.590 botellas.  100% garnacha, le probamos en primicia tardará aún unos meses en salir a la venta, presenta un bonito color todavía con ribetes morados de juventud, en nariz le cuesta abrirse pero se percibe mucha fruta, es muy varietal con las típicas frutillas rojas. Goloso con taninos aún por pulir, le queda tiempo en botella para domarlos, apunta buenas maneras.

Herencia Remondo Gran Reserva 1978. Uvas: garnacha (75%) y tempranillo. Crianza: 24 meses de barrica. Producción: 120.000 botellas. Estamos ante uno de los grandes y clásicos vinos de la Rioja tanto por la venerable edad alcanzada, en buena forma, con fruta aún presente, como por complejidad y elegancia, un vinazo que narra por si solo toda la tradición que la familia al día de hoy honra y amplía.

Descendientes de J. Palacios (Bierzo)

Maridaje de Paco Roncero para la ocasiónMaridaje de Paco Roncero para la ocasión

Corullón, al oeste del Bierzo es el lugar donde la Familia Palacios, posee 30 Ha de viñas viejas, repartidas en varias fincas en suelos pizarrosos, pobres y empinados. Ricardo Pérez Palacios es el “alquimista” de la familia en el Bierzo junto con la Mencía, que es la protagonista, pero complementada con multitud de variedades que el tiempo ha seleccionado naturalmente entre las adecuadas al terreno.

Pétalos 2011. Uvas: Mencía (95%), uva blanca (3%), Alicante Bouschet y otras. Crianza: 10 meses en barrica. Producción: 323.800 botellas. Vino proveniente de viñas viejas, hecho principalmente con Mencía y una heterogénea mezcla de variedades. Muy cubierto, morado, en nariz presenta notas varietales a violetas, frutos negros y bayas con un toque láctico. En boca se muestra potente con los taninos aún afilados que el tiempo en botella acabara redondeando, recuerdos de tostados y cierta untuosidad.

Villa de Corullón 2011. Uvas: Mencía (97%) y uva blanca. Crianza: 13 meses en barrica. Producción: 17.445 botellas.  Presenta una capa media alta con un bonito color rojo intenso con reflejos rubís y azulados, vino en nariz se muestra la fruta junto con tonos balsámicos y de monte, regaliz. Redondo.

Las Lamas 2011. Uvas: Mencía (98%) y Alicante Bouschet. Crianza: 15 meses en barrica. Producción: 2.504 botellas.  Vino bien cubierto con color picota intenso, en nariz muestra al principio unos aromas terciarios agradables que al despejarse van dejando protagonismo a los aromas dulzones de frutillas y flores, muy atractivo en boca muestra unos taninos muy pulidos con un paso ligero pero sabroso y un retrogusto largo, vino redondo, mineral, untuoso y equilibrado, excelente.

Moncerbal 2011. Uvas: Mencía (98%) y uva blanca. Crianza: 15 meses en barrica. Producción: 2.612 botellas.  De capa media alta, color picota con ribete morado en nariz muestra atractivos aromas de reducción dulzones, florales y frutales con un largo postgusto, fácil de beber muy elegante y gustoso.

La Faraona 2012. Uvas: Mencía. Crianza: muestra de barrica. Producción: 665 botellas. Este vino se ha sacado de la barrica para su cata, aún le queda crianza, lleno de mineralidad, es uno de los grandes vinos de la familia Palacios de los que habrá que seguir, aunque su escasa producción lo hará costoso y difícil de encontrar. Tiene todos los elementos para, con el tiempo, ser un vino histórico.

La Faraona 2011. Uvas: Mencía. Crianza: 16 meses en barrica. Producción: 1.250 botellas. Color picota intenso, en nariz muestra violetas. Vino Redondo, envolvente y goloso con los taninos aún por domar. Glorioso, todavía le vendrán bien unos añitos de botella, evolucionará a lo grande.

Álvaro Palacios (Priorat)

Detalle de la mesa, con la cata ya avanzadaDetalle de la mesa, con la cata ya avanzada

El Priorat es la apuesta más personal de Álvaro Palacios, donde hace sus “vinos de villa” en Gratallops, donde llegó a finales de la década de los 80 y, posiblemente, la que le ha encumbrado al éxito. Aprovechando la tradición vitivinícola existente en la zona y aplicando su visión personal ha logrado poner el Priorat en los puestos de honor del mapamundi de vinos. Suelos pizarrosos y empinados vuelven a ser los protagonistas junto con la Garnacha y la Samsó (cariñena), el seco clima y la influencia del cercano mediterráneo.

Camins del Priorat 2012. Uvas: garnacha (40%), samsó (25), cabernet sauvignon (18), syrah (10) y merlot. Crianza: muestra de barrica. Producción: 224.000 botellas.  Lo probamos en primicia, presenta una capa alta con un bonito ribete rubí y algún reflejo azulado, aromas dulzones de frutos rojos. En boca es frutuoso, con mucho volumen y sabroso, los taninos golosos le dan mucha calidez.

Les Terrasses 2011. Uvas: garnacha (50%) y samsó. Crianza: 12 meses en barrica. Producción: 136.100 botellas.  Vino de viñas viejas, presenta una capa alta con un ribete morado aún con aromas a frutas rojas y negras compotadas, en boca es muy sedoso y redondo, mineral y licoroso pero muy fácil de beber, excepcional.

Gratallops – Ví de Vila 2011. Uvas: garnacha (65%) y samsó. Crianza: 16 meses en barrica. Producción: 9.600 botellas.  Otra primicia que no saldrá a la venta hasta el verano del 2013, capa media-alta con reflejos rubís y ribete morado-azulado, en nariz es floral, con frutillos rojos y madera en boca se muestra vivo y muy redondo, pleno con los taninos dulces. Fantástica la calidez mediterránea de este vino.

Finca Dofí 2011. Uvas: garnacha (95%) y otras. Crianza: 16 meses en barrica. Producción: 19.146 botellas. La Garnacha ha ido ganando protagonismo con los años en este vino en este 2011 un 95%, Rojo picota bien cubierto en nariz es frutal, muy varietal, con predominio de cereza, goloso, licoroso y largo es un vino lleno de matices minerales y carnoso.

L’Ermita 2012. Uvas: garnacha (92%), samsó (7%) y uvas blancas. Crianza: muestra de barrica. Producción: 1.730 botellas. Elegante color picota con elegante capa media, en nariz produce una sensación dulce, de fruta y especias, en boca es redondo, gustoso y muy largo. Es un excelente vino sin hacer, sacado de la barrica para la cata. Para guardar y cuidar, recompensará todos los mimos. Excelente añada

L’Ermita 2011. Uvas: garnacha (90%), samsó (8%) y uvas blancas. Crianza: 16 meses en barrica. Producción: 1.378 botellas. Otro vino aún por acabar pero también magnifico en el que se percibe, lógicamente, más presencia de madera que en el 2012 y algún toque balsámico y de monte bajo en nariz, se muestra lleno, redondo y largo en boca. Es un vino ideal para guardar por largo tiempo. A L’Ermita el merecido éxito los hace vinos muy difíciles de encontrar pero resultan un valor seguro para coleccionistas y amantes del vino.

La cata fue un acto festivo y social, un magnífico trabajo de comunicación de unos vinos cuya mayoría no estarán al alcance del gran público, por precio y producción, pero que deben ser divulgados y conocidos.

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.