José González Godoy, en el centro junto a algunos de sus compañeros en Ametsa