¿Todavía no has incorporado antioxidantes a tu rutina de alimentación?

Los antioxidantes ayudan a neutralizar y contrarrestar los efectos de los radicales libres y el envejecimiento del organismo

16 de abril de 2024

Seguro que has oído hablar, en los últimos meses, del poder de los antioxidantes. Pero, aunque ahora se han puesto de moda, sus beneficios se han estudiado y se conocen desde hace tiempo. Por eso, son muchos los expertos que recomiendan incorporarlos en la dieta habitual.

¿Cuál es el objetivo de los antioxidantes?

Lo que persiguen los antioxidantes es neutralizar y contrarrestar los efectos de los radicales libres, unas sustancias que se han relacionado con el envejecimiento del organismo. No obstante, no hay que olvidar que los radicales libres son necesarios para el organismo, ya que contribuyen en la realización de algunas funciones metabólicas, pero gracias a los antioxidantes, ya sean a partir de alimentos o de suplementos orales, podemos minimizar sus efectos en el envejecimiento.

Incorpora los antioxidantes en tu dieta

Así puedes incorporar los antioxidantes en tu día a día

Hay muchas maneras de añadir antioxidantes a tu dieta. Por un lado, disponemos de muchos alimentos con un alto poder antioxidante que podemos incorporar de forma sencilla. Nuestra recomendación es siempre que dentro de los que tenga antioxidantes, apuestes por aquellos de temporada y ecológicos, para disfrutar al máximo de todos sus nutrientes.

Pero, además, también tenemos la opción de los suplementos orales. Este tipo lo podemos encontrar en varios formatos como, por ejemplo, las cápsulas o en polvo.

Algunos de nuestros favoritos

Estos son algunos de nuestros alimentos antioxidantes favoritos:

  • Te matcha: presenta un alto contenido en vitamina C, un potente antioxidante que protege las células. Además, también tiene un alto contenido en magnesio y proteínas. Esta bebida, aunque es tradicional de Japón y tiene más de 2.500 años, se ha puesto ahora muy de moda y se ha viralizado en redes sociales.  Cuando lo pruebas, lo primera que notas es como un sabor vegetal y astringente, al que le sigue un ligero dulzor que te sorprenderá. La diferencia entre este té verde y otros reside principalmente en que, al ser de hojas molidas, simplemente hay que añadirlo al agua caliente y además, conserva más propiedades que el té verde utilizado en infusiones.
  • Setas: las setas japonesas Reishi, shiitake y maitake son fuente de vitamina C, con gran poder antioxidante. Además, puedes encontrarlas en cápsulas, deshidratadas o frescas.
  • Algas: algunas con muchas propiedades antioxidantes son la espirulina o la chorella. Puede optar por añadidlas en cápsula o en polvo.
  • Raíces como la cúrcuma y el jengibre: nuestra recomendación es utilizarlas para preparar infusiones, que podrás tomar por la mañana o la tarde. También hay opción fresca o en polvo.
  • Frutas y frutos ricos en vitamina C o E: como el ya conocido açai (es rico en Vitamina E: que contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo).

Por Verónica Velasco, nutricionista en Herbolario Navarro

Verónica Velasco

Verónica Velasco es una profesional con una sólida formación en el ámbito de la nutrición y la salud natural. Graduada en Nutrición por la prestigiosa Universidad Central de Venezuela, ha consolidado su experiencia a lo largo de los años, especializándose además en nutrición deportiva y fitoterapia, campos en los que ha demostrado un profundo conocimiento y... Ver más sobre el autor