Sala de Atlántico

Atlántico: la taberna gallega de Pepe Solla en el corazón de Madrid

El chef Pepe Solla oferta en este establecimiento, ubicado en la calle Velázquez, platos basados en la cocina gallega más informal.

Eva Celada02/03/2016

Pepe Solla en el restaurantePepe Solla en el restaurante

Pepe Solla es, posiblemente, uno de los cocineros que mejor trabaja los productos marineros del norte. Sus pescados y mariscos, incluso los que utiliza en conserva, siempre son un referente. En su restaurante en Poio, con una Estrella de la Guía Michelin y la segunda a punto de caer, ya que está reseñado como tal, bien lo demuestra. Su apuesta madrileña, como asesor del restaurante Atlántico, quiere ocupar un espacio que restaurantes como Cañadío primero y Alabaster después, con bastante acierto, han ocupado en Madrid, porque el madrileño y toda esa ingente población itinerante de la capital busca el mar (de ahí que Madrid sea «el principal puerto de España»), porque en la ciudad se consume muchísimo pescado y los comensales buscan ávidos esos establecimientos donde tomarlos casi como si se tocara el agua.

Sin embargo, Atlántico no nos va a llevar a ese «alma» de Pepe Solla en Galicia, y es casi mejor no haber ido a su restaurante en Pontevedra, porque si buscas eso, en la calle Velázquez, 31, no está… Aunque sí encontraremos platos de cocina informal bastante curiosos e incluso sorprendentes, empezando por las empanadas de buen sabor aunque algo blandas en la base, excelentes las croquetas, no muy resuelto el Canapé de mejillón con su concha comestible (3,50 euros), fallida la Ensalada césar marina con sardina (9 euros) y sorprendentes los Mejillones al curry verde (9 euros), quizá muy especiados pero realizados de una forma diferente, que seguro sorprende al comensal.

Merluza de AtlánticoMerluza de Atlántico

Incontestable la merluza que, técnicamente y desde un punto de vista del producto es perfecta, especialmente la Merluza de caldeiro con queso ahumado, remolacha y frutos secos: es difícil tomar una merluza más fresca, mejor hecha, mejor combinada con productos que te ofrecen textura, ya que el queso es aire, los frutos secos aportan crujiente y la remolacha frescura y equilibrio. Sólo por este plato merece la pena ir a la que Pepe Solla denomina casa de comidas, aunque ni por estética ni por situación lo sea.

Los postres, que son un reto para todos los restaurantes, son de los que ahora están tan de moda y que personalmente no me gustan mucho: son como postres rápidos, alguno en estilo potito, la Tarta de manzana con nueces y canela o la torrija, que en realidad resulta excesivamente blanda, son los propios de un establecimiento donde la gente come rápido y se marcha a trabajar, vamos que la mayoría ni los toman pero hay que tenerlos…

Sala de AtlánticoSala de Atlántico

Atlántico está bien, incluso aceptablemente bien, sería un sitio más donde tomar cocina informal en la capital, pero debajo de la palabra Casa de comidas esta el nombre de Pepe Solla y de ese nombre, de su prestigio y credibilidad se espera más, al menos yo esperaba más, esperaba excelencia, similar a la de Albert Adrià en Tickets, con esa perfecta adaptación de la cocina creativa a la informalidad… Detalles depurados, esa magia gallega llena de esencia en cualquier platillo por humilde que sea.

Atlántico Casa de Comidas
Velázquez, 19 Madrid
Teléfono: 914 356 316
www.atlanticocasadecomidas.es