Ávila, un viaje interior | Viajar
 
Ávila, un viaje interior
Joaquín del Palacio

Joaquín del Palacio

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
06/06/2012



Catedral de ÁvilaCatedral de Ávila

Al llegar a Ávila lo primero que se ve es su imponente muralla de 2,5 km. de perímetro y 12 m. de altura media, que además tiene 9 puertas y 88 cubos. Por ello, no es de extrañar que dentro de ese magnífico cinturón granítico se encuentre una ciudad noble y elegante: Ávila de los Caballeros. Éste es uno de los títulos que ostenta la capital más alta de España, situada a 1.131 metros sobre el nivel del mar; pero no es el único, porque también es Ávila del Rey y Ávila de los Leales. Aún sorprende más lo que nos aguarda intramuros: sus edificios pétreos tienen un precioso interior con patios artísticos y dependencias elegantes, construídas con materiales nobles como la madera o la piedra. En ese viaje interior se descubre también su exquisita y variada gastronomía, que se disfruta en multitud de bares y restaurantes y, sobre todo, el hallazgo de la paz que solamente una ciudad milenaria puede aportar cuando queremos desconectar del mundo acelerado y ruidoso en el que vivimos la mayoría. Solamente es necesario cruzar su muralla para entrar en otra época: el corazón de Ávila aún late al ritmo medieval.

Altar de Ulaca. Solosancho. ÁvilaAltar de Ulaca. Solosancho. Ávila

Hace unos 2.500 años los vetones ocupaban estos territorios. Aquellos antiguos abulenses veneraban al verraco y tenían su principal ciudad amurallada en Ulaca. Ahora sus restos arqueológicos pertenecen a Solosancho, un municipio a unos 25 km. de la actual capital. Ulaca, a 1.500 m.s.n.m, también estaba amurallada pero, aunque su fortificación era más baja y débil, también era más larga, ya que tenía 3 km. de perímetro, o sea 500 metros más que la capitalina. Los actuales abulenses quizá tengan más de aquellos pobladores que de posteriores culturas que han estado en estas tierras. Ellos pertenecían a la Edad del Hierro y sus usos, costumbres y herramientas poco cambiaron con el paso de los siglos hasta hace unas décadas. La piedra y la cercanía al cielo quizá proceda de los vetones. Aquellos hombres eran canteros especializados, y, prueba de ello son los restos de canteras, de una sauna y, sobre todo, los restos de un magnífico altar que usarían para manifestar sus creencias. Este altar de Ulaca, salvando los casi dos milenios, podría ser el remoto pasado espiritual de Santa Teresa. Es muy posible que aquellos habitantes miraran al cielo observando las estrellas, las fases lunares y otros eventos astronómicos. Lo hacían porque era fundamental para su vida conocer el tiempo, las estaciones, la luz solar, etc. En Ávila la piedra se acerca al cielo; ahora, el viaje interior se hace espiritual y se eleva…

La muralla desde los Cuatro PostesLa muralla desde los Cuatro Postes

Una panorámica inolvidable de la ciudad se ve en la salida de la carretera de Salamanca nada más cruzar el río Adaja. Allí están los Cuatro Postes, el mejor sitio para ver las murallas. Este río siempre fue famoso por la cantidad de molinos que funcionaron con sus aguas. De nuevo la piedra es la protagonista de la molienda: el trigo, la harina y el pan. Uno de estos molinos ha sido rehabilitado como restaurante, el Molino de la Losa. Comer junto a las aguas del Adaja es un placer, y saber lo que ha significado este río también, porque los molinos y su producto han sido la base de la alimentación durante siglos. El pan abulense es muy rico y es muy importante para que los platos estén buenos. Con pan y vino se anda el camino.

Después de pasear por las calles abulenses, admirar su imponente muralla y visitar sus pétreas mansiones y palacios, es bueno refrescarse con una caña o un vino. Muchos visitantes acuden a Ávila para comer de tapas. Es cierto porque es fácil que después de tomarse un par de cañas o de vinos y sus correspondientes tapas no se tenga más ganas de comer ya que algunas son grandes y de buena calidad. Ésta es una manera ideal de repostar combustible para seguir descubriendo rincones. Con la caña te ofrecen elegir una tapa de entre varias que tienen, y siempre suelen tener patatas revolconas, carne estofada, un buen embutido, etc. Aquí también es un lujo comer de tapas, un lujo para nuestro interior.

Catedral-fortalezaCatedral-fortaleza

Las iglesias en la zona son muchas y tienen mucho encanto. Extramuros se sitúan una en cada puerta y parece que ayudaran a bendecir la salida por aquellos caminos cuyo devenir era inescrutable como lo eran y son los del Señor. La de San Vicente es una maravilla, pero la de San Pedro también y así hasta las nueve que jalonan sendas puertas. Por encima de todas ellas sobresale la imponente Catedral del Salvador de Ávila, ésta intramuros, cuya cabecera forma parte de la muralla, siendo uno de los mejores ejemplos de iglesia-fortaleza en el mundo y la primera de estilo gótico que se edificó en España. La ciudad eclesiástica por excelencia tenía que ser el lugar de nacimiento de Teresa de Cepeda y Ahumada allá por el siglo XVI y, por supuesto, también el lugar de su Iglesia y su Convento que la elevarían hasta llegar a ser Santa Teresa de Jesús. La paz que la roca transmite se eleva, se espiritualiza. Parece mentira que lo etéreo se halle tan cerca de la pesadez y la aspereza de la piedra. ¡Qué contradicción más curiosa!

Hotel Fontecruz de ÁvilaHotel Fontecruz de Ávila

Actualmente también es fácil encontrar la paz para alojarse en Ávila. El Hotel Fontecruz es el complemento ideal para establecerse porque cumple excelentemente con todos los aspectos de una buena residencia, posee buenos accesos y un aparcamiento para que todo sea fácil en la llegada. Ya en la recepción el trato es inmejorable. En este hotel la tranquilidad está garantizada y también el lujo, porque las habitaciones son muy amplias y con una decoración elegante que las hace acogedoras. Si aún se necesita más relajación el spa te ayuda aún a desconectar más. ¡Disfrutarlo es un lujo! Forma parte de esas importantes aguas abulenses: unas del río Adaja y sus famosos molinos; otras son las sólidas que caen del cielo incluso en verano en alguna rara ocasión; y, por supuesto, las de este spa. El relax húmedo que producen sus aguas y sus saunas con vistas al exterior es inigualable. Afuera hay una piscina para los días de calor, porque también aquí hay algunos días que aprieta el sol. No sería necesario salir de este hotel si no fuera porque está en Ávila. La relación calidad-precio del Fontecruz es la mejor del lugar, es un lujo accesible para todos los bolsillos, no hay duda.

Judías blancasJudías blancas

La idiosincrasia abulense también se manifiesta en la gastronomía. El viaje interior entra por nuestra boca y recorre los sentidos con las sensaciones que nos ofrecen las viandas. En esta tierra los platos son nutritivos y de aspecto tradicional, como las judías blancas o el chuletón de ternera. Aquí se interpreta la cocina de maravilla, porque las alubias están enteras pero en boca son tiernas y mantecosas, están riquísimas mezcladas en cada cucharada con un trocito de oreja o chorizo y tomadas con un traguito de tinto y el buen pan abulense. La carne al punto es excepcional, hecha por fuera con el fuego de la brasa, y jugosa y sabrosa al cortarla, mezclada con patatatas está muy buena; no hay que olvidar que otro de sus platos típicos son las patatas revolconas y la calidad del tubérculo en este plato es fundamental.

Yemas de ÁvilaYemas de Ávila

También la repostería es muy importante porque, por ejemplo, las yemas son el mejor souvenir para llevar a los nuestros cuando volvemos de allí y es muy fácil comprarlas, porque se encuentran muchas pastelerías caminando por la ciudad. De entre los dulces también hay que destacar los Corazones de Santa Teresa, pero las famosas yemas en boca se convierten en la crème de la crème.

En Ávila es fácil comer bien porque simplemente pidiendo un vino o una caña te ofrecen elegir una buena tapa. El origen de algunos de estos platos habría que buscarlo hace siglos, porque en Ávila casi todo es antiguo, pero los años han ido seleccionando y solamente ha ido quedando lo mejor.

Galería fotográfica:

NOTICIAS RELACIONADAS


HAY 4 COMENTARIOS
  1. Avatar de Alberto de Santo Ang Enviado por
    Alberto De Santo Ang
    12 junio 2012, 12:29 am

    Muchas gracias Joaquín por hacernos reavivar tantos recuerdos (Ye+ d Santa Teresa…) por tus lecciones de historia, por el apetito que nos entra leer de su gastronomía y por las ganas de ir allí a compartir tus experiencias. Un placer leer tu artúculo.

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      12 junio 2012, 3:04 pm

      Muchas gracias a ti por leer los artículos.

      Ávila es una escapada ideal para los madrileños por su cercanía y por lo bien que se come, además al ser un lugar tan distinto a Madrid la mente se desconecta y parece que has ido muy lejos.

      Un fuerte abrazo.

  2. Avatar de Joaquín Enviado por
    Joaquín
    8 junio 2012, 2:11 am

    Muchas gracias Carmen. Será un placer recibir un comentario de tu viaje por Ávila y hacer nuevos descubrimientos.

    Un saludo

  3. Avatar de carmen huerta Enviado por
    Carmen Huerta
    8 junio 2012, 1:08 am

    He de hacer un viaje a Avila y hospedarme en el Hotel Fontecruz para admirar esas tierras, cuando lo realice te mandaré un correo. Un saludo Carmen

DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.