Un estudio pone fin al mito de la barriga cervecera o la curva de la felicidad
Barriga… ¿cervecera?

Redacción

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
14/09/2010



El estudio realizado pone fin al mito de la barriga cervecera o la curva de la felicidadEl estudio realizado pone fin al mito de la barriga cervecera o la curva de la felicidad

El consumo moderado de cerveza no provoca aumento de peso, modificaciones en la composición corporal ni distensión abdominal, según un estudio elaborado por el Instituto del Frío-ICTAN del CSIC, que “pone fin al mito de la barriga cervecera o la curva de la felicidad”.

Así lo ha asegurado en rueda de prensa la responsable del estudio “Asociación entre el consumo moderado de cerveza tradicional y sin alcohol y la composición corporal, Ana María Veses, que ha presentado su trabajo a los miembros del Colegio Oficial de Médicos de León, para que “promuevan hábitos de vida saludables”.

Según el estudio “la ingesta de esta bebida fermentada de baja graduación alcohólica no provoca aumento de peso ni modificaciones en la composición corporal“. Asimismo, un trabajo titulado “La cerveza y la obesidad: un estudio transversal”, publicado en la revista “European Journal of Clinical Nutrition”, afirma que es improbable que una ingesta habitual de esta bebida esté relacionada con un aumento significativo en el índice de masa corporal y en el de cintura y cadera.



Tres cañas para los hombres y dos para las mujeres es el consumo diario de cerveza recomendado por este estudioTres cañas para los hombres y dos para las mujeres es el consumo diario de cerveza recomendado por este estudio

Tres cañas para los hombres y dos para las mujeres es el consumo diario de cerveza recomendado por este estudio, que ha sido realizado en un grupo de voluntarios, siguiendo un diseño de intervención cruzado. El periodo experimental duró varias semanas, durante las cuales todos los voluntarios del estudio mantuvieron sus hábitos de vida y alimentación. La única modificación introducida fue referente al consumo de bebidas habituales y a la ingesta de cerveza tradicional o sin alcohol en los periodos determinados según el diseño experimental.

Durante las primera semana, todos los sujetos tuvieron que abstenerse de cualquier consumo de bebidas con alcohol, para que en las cuatro semanas siguientes y de forma aleatoria, dependiendo del grupo al que habían sido asignados, incorporaron a su dieta habitual cerveza tradicional o sin alcohol. Todo ello, en la cantidad correspondiente a un consumo moderado de alcohol, es decir, dos latas de 330 mililitros en los varones y una en el caso de las mujeres.

Entre otros parámetros, el estudio analizó la ausencia de variación en el peso, el índice de masa grasa y masa corporal. Igualmente, se llevó a cabo un análisis dietético y de la actividad física realizada por los sujetos en el periodo del estudio y se realizaron mediciones de los pliegues cutáneos y de las circunferencias corporales.

Así, las mediciones antropométricas determinaron que el consumo moderado de cerveza, tanto tradicional como sin alcohol, no modifica la circunferencia del brazo, cadera y cintura; y tampoco registraron alteraciones significativas en los pliegues cutáneos.



Ana María Veses ha sentenciado que aquellos casos en los que el consumo de cerveza pueda conllevar a un incremento de la circunferencia de la cintura, se fundamentan en un estilo de vida sedentario, hábitos alimentarios incorrectos y diversos componentes genéticos.

La cerveza puede tener efectos positivos para el organismo, al estar elaborada con ingredientes naturales, y contener vitaminas y minerales de forma natural.La cerveza puede tener efectos positivos para el organismo, al estar elaborada con ingredientes naturales, y contener vitaminas y minerales de forma natural.

En el transcurso de la presentación del estudio, el presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (Sedca), Jesús Román Martínez, ha recordado que el consumo moderado de cerveza, con unas 45 kilocalorías por cada 100 miligramos, 17 en el caso de aquélla sin alcohol, “puede formar parte de una alimentación saludable, siempre y cuando nos refiramos a adultos sanos, ha puntualizado, en base a que la cerveza puede tener efectos positivos para el organismo al estar elaborada con ingredientes naturales (agua, cereales, levadura  y lúpulo) y contener vitaminas y minerales de forma natural.

NOTICIAS RELACIONADAS
DÉJANOS TU COMENTARIO
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.