Bobal, el tesoro de Utiel-Requena
Héctor Parra

Héctor Parra

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
29/08/2011



El CRDOP Utiel-Requena centra gran parte de sus esfuerzos en la recuperación de la uva BobalEl CRDOP Utiel-Requena centra gran parte de sus esfuerzos en la recuperación de la uva Bobal

Empezamos con este artículo una serie que nos llevará a las distintas Denominaciones de Origen de España, intentando acercar a nuestros lectores al fascinante mundo del vino a través de nuestras propias experiencias, recorriendo juntos las distintas regiones y su particular forma de entender el vino y las actividades que en torno a él se articulan, constituyendo en muchos casos una forma de vida.

Hemos hablado ya varias veces en Con Mucha Gula sobre la sombra de la globalización que planea sobre muchos viticultores, y de cómo las cualidades y beneficios de variedades foráneas, los intereses comerciales y las tendencias de mercado se imponen muchas veces sobre las variedades autóctonas algo que, junto a plagas y otros acontecimientos históricos, han colocado al borde de la desaparición a muchos tipos de uva, tanto en España como en otros países.

José Luis Robredo, presidente de la Denominación de Origen, durante la presentación del encuentroJosé Luis Robredo, presidente de la Denominación de Origen, durante la presentación del encuentro

El caso que hoy nos ocupa, reflejo afortunadamente de otros cuantos en nuestro país, es el de la D.O. Utiel-Requena, que lucha por recuperar y potenciar la uva autóctona de la zona: la variedad Bobal, una uva pequeña, de gran resistencia y tardía en el brote, y cuyas cualidades organolépticas agradecerán muchos paladares adormecidos por la monotonía varietal. Es por ello que no dudamos en aceptar la invitación del Departamento de Comunicación de Utiel-Requena para emprender un viaje por la zona junto a un grupo de bloggers y responsables de medios online relacionados con la enología y la gastronomía para conocer, sobre el terreno, la filosofía que rodea a la uva bobal y poder probar los caldos que, a partir de ella y de otras variedades que se cultivan en la zona, elaboran los integrantes de esta Denominación de Origen.

La cita comenzó en el Hotel Paraje San José, que se convirtió además en el cuartel general desde donde organizar el resto de actividades. En uno de sus salones de conferencias y, tras instalarnos, tuvo lugar la presentación del encuentro, de manos del presidente de la Denominación de Origen, José Luis Robredo, así como una charla sobre orígenes, historia y actualidad de la DO, de manos de Daniel Expósito, enólogo de Dominio de la Vega, quién aportó muchos datos de interés que iremos comentando a lo largo de este artículo.

Imagen tomada durante la cata de vinos de la DO Utiel-RequenaImagen tomada durante la cata de vinos de la DO Utiel-Requena

Justo después pudimos probar algunos de los vinos de Utiel-Requena en una cata  en la que se ofrecían numerosos caldos en botellas tapadas junto a una ficha donde aparecían todos los datos de cada uno excepto el nombre de la bodega. Diversidad de opiniones entre el grupo, formado esencialmente por blogueros del mundo del vino y la gastronomía – no en vano el evento fué bautizado como bob@l-blogers -, aunque se apreció en general la calidad de los mismos y, personalmente y aunque no soy muy aficionado a ellos, me sorprenderon algunos de los rosados elaborados con uva bobal en la zona alta (Vega San Antonio), sin olvidarnos de un coupage 2005-2006-2007 de La Muela, un tinto con barrica  de la zona de Estenas y especialmente un vino dulce de la zona de Venta del Moro que la mayoría de los presentes coincidimos en elegir entre nuestros preferidos.

Visita a las Cuevas de la Villa de RequenaVisita a las Cuevas de la Villa de Requena

Tras el primer contacto con los vinos tuvimos ocasión de conocer Requena, dando un paseo por los aledaños de su plaza mientras hacíamos tiempo para comenzar la visita a las Cuevas de la Villa, un conjunto de 22 cuevas excavadas en época musulmana al que se accede desde la propia plaza y que ocupan 1.200 metros cuadrados del subsuelo de Requena. Estas cuevas, que quedaron cegadas en el siglo XVII y que se descubrieron y recuperaron en los años 70, han tenido diferentes usos a lo largo del tiempo, siendo utilizadas como silos, osarios y, especialmente, bodegas, en las que se almacenaba y conservaba en vino en tinajas, tras el pisado de la uva en los jaraices y los trullos. La visita guiada a las cuevas es muy interesante y puede realizarse a un precio de 4 euros por la mañana de martes a domingos (a las 11,12 y 13 horas) y por las tardes de viernes a domingo (a las 16:15, 17 y 18 horas).

Vinos seleccionados para representar a la DO de Utiel-Requena durante el año 2011Vinos seleccionados para representar a la DO de Utiel-Requena durante el año 2011

Tras la visita a Requena tuvo lugar una comida, en un restaurante cercano a la sede del Consejo Regulador, en el que tuvimos ocasión de charlar durante el almuerzo con algunos de los responsables de la DO, así como de probar los vinos seleccionados este año por la DO para las ferias y certámenes del sector por su representatividad: Viña Enterizo 2010, un rosado elaborado por Bodegas Coviñas con uva Bobal; Aula 2008, un tinto elaborado con Merlot, también por Bodegas Coviñas; y Vegalfaro 2009, un blanco madurado en barrica elaborado con Chardonnay y Sauvignon Blanc. Nos acompañaron durante la comida los comentarios de Carmina Cárcel, Técnico del CRDO, que nos ayudó a entender el porqué de la selección de cada vino, además de dirigir la cata con la que se maridó el almuerzo. Tres vinos interesantes, aunque tanto por preferencias propias como por la experiencia de la mañana, me quedaría con el rosado y sobre todo el tinto, opinión que iría confirmándose a lo largo del día, como podréis leer un poco más abajo.

El Taller de los Aromas del Museo del Vino nos acerca al mundo de la cata en un entorno mágicoEl Taller de los Aromas del Museo del Vino nos acerca al mundo de la cata en un entorno mágico

Tras el agradable almuerzo, durante el cuál pude conocer y charlar con algunos compañeros muy interesantes, como Miguel Ángel Martín, de Enocata; Álvaro Cerrada de Ya lo cato Yo; y Sara García de De Uvas a Vinos, a quienes mando un fuerte abrazo, y tras un paseo para bajar un poco la comida, tuvimos la oportunidad de visitar la sede del Consejo Regulador de la DO Utiel-Requena. Allí pudimos, en primera instancia, conocer el Museo del Vino, ubicado en el edificio conocido como la Bodega Redonda, un edificio construído en 1891 aprovechando el desnivel de las calles aledañas para facilitar la descarga de la uva desde los carros a la tolva de la entonces bodega. Un edificio singular y muy unido a la tradición vitivinícola de la zona, que el CRDO rehabilitó e inauguró en 1991, coincidiendo con su centenario, y donde ahora se ubica el museo, que dispone de mucha información sobre la Historia del vino en Utiel-Requena, además de muchos enseres donados por agricultores y bodegueros de la zona, convirtiéndose en una visita imprescindible para quienes deseen conocer los orígenes de esta Denominación de Origen. Además, la planta superior del museo dispone de un Taller de los Aromas donde, entre miles de botellas de múltiples añadas, muchas de ellas piezas de museo, se pueden oler distintos aromas clave para ir cogiendo práctica a la hora de reconocerlos durante la cata.

A continuación, y tras la visita guiada al museo acompañados por Esperanza Alonso, su directora, llegó el momento más deseado del día: una cata, cara a cara, con algunos  de los productores de Utiel-Requena, en una de las salas de la sede del Consejo Regulador . Allí pudimos probar numerosos vinos y escuchar lo que cada uno de sus creadores nos contaba sobre ellos. Una forma tan original como efectiva de dar a conocer más a fondo el trabajo que realizan.

Parreño, Duque de Arcas, Arte Mayor, Casa Don Ángel, Olivastro, Enterizo… Una buena colección de la zona que nos ayudaron, a entender a través del lenguaje del propio vino, que Utiel-Requena tiene aún un camino por recorrer pero que, igualmente, tiene tanto la posibilidad como la voluntad de alcanzar una posición de referencia con sus caldos, que ofrecen una diferenciación que muchos clientes sabrán apreciar porque aportan “aire fresco” en lo que a sabores y aromas se refiere, ofreciéndose a un precio muy asequible con una mezcla de calidad y variedad que, en los tiempos que corren, no es una combinación nada frecuente.

De esta cata me quedaría, especialmente porque fué una experiencia muy gratificante en su conjunto, con tres detalles clave:

Cata de vinos de Utiel-Requena en la sede del Consejo ReguladorCata de vinos de Utiel-Requena en la sede del Consejo Regulador

En primer lugar probar el rosado Alvent de Bodegas Coviñas y que sea el que más me haya gustado, y que sea precisamente una de las bodegas más grandes de la DO quien lo haga, lo cuál reabre mi debate interior sobre si las bodegas pequeñas, que miman más sus vinos, tienen o no más posibilidades que las grandes, que disponen de margen para hacer “experimentos” con partes pequeñas de su producción, algunos de los cuáles, como es el caso, exceden las expectativas y dan lugar a vinos sorprendentes.

En segundo lugar probar un vino tan interesante como Olivastro, de Bodegas Carres, y comprobar que Requena también dispone de gente joven, como es el caso de José Luis Torres Carpio, que basándose en la agricultura biodinámica, permite sentir la uva Bobal con toda su expresividad: frutos rojos, ahumados, torrefactos, todo ello en una mezcla con la justa intensidad para resultar muy agradable al paladar. Sin duda una grata sorpresa que se confirmaría al día siguiente, como luego os contaré, al tener la suerte de poder visitar la bodega y conocer su pequeño-gran proyecto a fondo.

Finalmente, pero no por ello menos importante, probar una delicia como Miquelius, de Bodegas Dagón, un vino elaborado con Bobal con mucho mimo y elaborado siguiendo criterios biodinámicos y astrológicos que, junto con más de un año de roble francés que le da una discreta cantidad de azúcar residual que hace que al beberlo se descubra, tras los cuidados de Miguel Jesús Márquez en su finca de los Pedriches, otra forma de sacarle todo el jugo a la uva estrella de la zona, con un vino que no deja indiferente.

Visita al yacimiento de la Solana de Las PilillasVisita al yacimiento de la Solana de Las Pilillas

Tras la cata tuvimos ocasión de visitar el yacimiento de la Solana de Las Pilillas, ubicado en la pedanía requenense de Los Duques, donde hicimos un recorrido a pié junto a una guía que nos llevó a los restos arqueológicos de lagares y bodegas datadas del siglo quinto antes de Cristo que allí se han encontrado, y que suponen una prueba irrefutable de la elaboración de vino en Requena desde entonces. Una interesante proyecto de restauración en curso que sin duda enriquecerá con un componente histórico-cultural más la ya de por sí interesante Ruta del Vino de Utiel-Requena.

Migue nos enseña al Bodega de San Miguel, en el Caserío de SisternasMigue nos enseña al Bodega de San Miguel, en el Caserío de Sisternas

Más tarde y ya terminando un día muy intenso, nos dirigimos al Caserío de Sisternas, ubicado al suroeste de Requena. Allí, rodeados de viñedos y en un paraje excepcional, tomamos un aperitivo a la luz de las velas tras el cuál visitamos el Museo del Vino y la Vida Rural, lleno de aperos, herramientas y recuerdos de todo tipo pertenecientes a la  familia de los Cabilderos, sin olvidar la Bodega San Miguel, una bodega subterránea también llena de todo tipo de objetos relacionados. El recorrido, amenizado por Migue, que ejerció de guía y encandiló a todo el grupo con su simpatía, cenamos en una de las salas del caserío, tomando embutidos típicos de la zona a la brasa de sarmientos, además de otros productos de la zona, todo ello acompañado, como no, por los vinos de Utiel-Requena.

Tras la cena volvimos al hotel y cogimos fuerzas para el siguiente día. Previamente, nos habíamos dividido en grupos, con el objetivo de poder visitar tres bodegas cada grupo y reunirnos después para una comida final antes de dar por terminado el encuentro.

En los viñedos de Latorre Agrovinícola con Luis Miguel LatorreEn los viñedos de Latorre Agrovinícola con Luis Miguel Latorre

En mi caso tuve la oportunidad de visitar Latorre Agrovinícola, en Venta del Moro, donde junto a Luis Miguel Latorre, que es además el vicepresidente de la DO, pudimos visitar los viñedos y la bodega. Después,  José Luis Torres Carpio nos habló a fondo de su pequeña Bodega Carres, en Casas de Eufemia, donde elabora el Olivastro que tanto me gustó. Por último, pero no por ello menos importante, a pesar de que al ser la última el tiempo apremiaba y fué una visita muy rápida, Félix Martínez nos mostró las impresionantes instalaciones de Vera de Estenas. Estas visitas nos permitieron conocer proyectos de distinta magnitud, pero que comparten algunos parámetros básicos: el amor que los bodegueros profesan por su tierra, la profunda unión que existe entre ellos y sus bodegas, donde prácticamente viven y comparten momentos con los suyos, y el duro esfuerzo que están realizando por volver a poner la uva Bobal donde se merece.

Probando Olivastro en Bodega Carres junto a José Luis Torres CarpioProbando Olivastro en Bodega Carres junto a José Luis Torres Carpio

Tras las visitas tuvimos una agradable comida final de grupo, tras la cuál se dió por terminado este encuentro, del que no querría terminar de hablar sin mencionar y agradecer el enorme esfuerzo hecho por toda la DO y encabezado por Carolina Donato, de su equipo de comunicación, que junto a las ya citadas Esperanza Alonso y Carmina Cárcel, han apostado por los blogs y publicaciones online como soportes a los que dar a conocer su proyecto, emprendiéndose en un “blogtrip” que, en mi humilde opinión, ha sido todo un éxito, y del que otras Denominaciones de Origen, incluídas cómo no las más grandes, deberían tomar buena n0ta.

Y para terminar sólo quiero mandar un saludo a los c0mpañeros de viaje relacionados con el mundo de la gastronomía, a quienes aún no he mencionado, y a los que espero volver a ver muy pronto: Pepa y Gustavo de Pepa Cooks, Cova Morales de Comoju, Ana y Eduardo de Cocina con Poco, Francisco Becerro de Lazy Blog, Riki Wigley, Carmelo Prieto de La cocina de aficionado, y sus respectivas parejas.

 Galería fotográfica:

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.