Un crucero por la campiña francesa para admirar paisajes y degustar viandas
Bocados del Canal du Midi
El Canal du Midi es una vía de agua que surca los campos, cruza túneles y divisa paisajes, pasa por esclusas y observa pueblos, y nos sirve ricos bocados por los que brindar con vino francés.
Joaquín del Palacio

Joaquín del Palacio

Fotografías:

Traducción:

Actualizado
03/11/2016



Canal du MidiCanal du Midi

El Canal du Midi recorre 240 km. desde Toulouse hasta Sète, en el mar Mediterráneo. Una línea de agua que surca la tierra. Hace 350 años, durante el reinado de Luis XIV, se proyectó unir el Atlántico con el Mediterráneo para abaratar costes de transporte y hacer un trayecto más seguro, sin tener que rodear la península Ibérica ni pasar por el estrecho de Gibraltar, que entonces estaba repleto de piratas.

Esta carretera líquida fue diseñada por el genial Pierre-Paul Richet e inaugurada unos meses después de su muerte en 1681. En menos de dos siglos llegaría el ferrocarril… Y después, el tráfico por carretera. Su uso fue decayendo hasta los años 80 del pasado siglo, cuando se utilizó por última vez como vía de transporte pero… ¡pasó a ser un destino turístico! Sí, un precioso escenario longitudinal.

Brindis al atardecer

Souterrain du MalpasSouterrain du Malpas

Cualquiera puede sentir el placer de navegar por él. Los barcos eléctricos se alquilan, y no es necesario ningún permiso especial, solamente unas explicaciones… ¡Y a navegar! Aunque parezca mentira, es un lujo al alcance de la mano y la sensación de timonear una embarcación por tales paisajes no se olvida. Comienza una singladura que atravesará campos, cruzará viñedos y fondeará en pueblos de interior, en un territorio repleto de productos gastronómicos como el vino, las hortalizas e, incluso, los pescados y los mariscos en las cercanías del mar.



El AVE llega directamente desde Madrid, y fácilmente desde cualquier ciudad con AVE, hasta Béziers, una preciosa ciudad con un ambiente excelente y muchos rincones de postal. Viendo desde fuera esta ciudad, se observa un skyline sensacional en el que destaca

BèziersBèziers

una catedral-castillo, una vez dentro se descubrirá el puzle de rincones y edificios singulares del que está formada. La estación de tren está abajo, junto al puerto del Canal du Midi. Así pues, bajarse del tren y empezar a navegar es todo uno. Y si apetece tomar algo, allí mismo está el Café de Plaisance para degustar la típica cocina francesa a buen precio, o tomar un clásico aperitivo francés en su terraza: el típico kir, un cóctel con crema de cassis y vino blanco, una delicia gala para abrir boca antes de surcar el canal.

Alrededor de Béziers están las nueve esclusas, una escalera líquida; el Souterrain de Malpas, un túnel; y el paso más estrecho del canal, de solamente 5 metros, concretamente en un puente de Capestang que no cae lejos de Saint Chinian, una zona que produce vinos



Punta Corta SètePunta Corta Sète

ricos. Quizás los mejores vinos de la zona para brindar desde la nave, amarrada junto a un viñedo al atardecer, o para tomarlo como aperitivo de una cena magnífica en Poilhes, un encantador pueblo a la orilla del canal. El restaurante Vinauberge tiene los mejores vinos del Languedoc-Roussillon y muchos otros de primera línea. Estos vinos están disponibles en máquinas que lo conservan perfectamente una vez abierto. Ofrece una buena carta y cenas con concierto para disfrutar en su magnífica terraza… Después habrá que volver a descansar, acunado por las aguas en el barco.

Sète, pescado de mar y laguna

Amanece en SèteAmanece en Sète

Luis XIV, antes de crear el canal, lo vislumbró en su mente. Casi a la vez, en 1666, fundó Sète en un sitio estratégico: entre una montaña, una laguna y el mar. El enlace del mediterráneo y el Canal du Midi, pensó el rey, estará junto a una pequeña montaña de 183 metros que otrora fuese isla, aunque entonces ya estaba enlazada al continente por tómbolos (barras de arena) que cerraban la laguna de Thau. Allí se erigió un puerto marino importante y el Canal Royal, que daba salida al transporte llegado a través del Canal du Midi, en su mayoría vino. Así durante siglos Sète se llenó de barricas, se enriqueció y se convirtió en un lugar atractivo, lleno de rincones y suficiente encanto para que hoy muchos artistas quieran sentir la inspiración que transmite esa musa. Sète ilumina la mente.

Gastronomía típica de SèteGastronomía típica de Sète

La comida rápida de Séte se basa en unas tartaletas muy ricas entre las que destaca la tielle o la tiela, que es una especie de empanada de masa fina que está rellena de pulpo cortado en trocitos con una sabrosa salsa elaborada con tomate y otros ingredientes que forman la receta secreta que solamente conoce el dueño del negocio. ¡Una delicia! Es ideal para tomar mientras se pasea por las calles o se navega por las aguas de los canales, la laguna y el puerto y, entretanto, descubrir rincones, cruzar puentes y leer la historia de una ciudad que, en solamente 350 años, ha logrado la solera de las poblaciones longevas.

Las calles, el mercado y el puerto en el que los pescadores venden su pescado rezuman el sabor añejo de los pueblos mediterráneos… ¡Pero aún va más allá! Existe un pequeño lugar en el que, hace años, se fueron asentando pescadores: la Punta Corta. Este rincón, en el que parecen vivir sobrepalafitos, es único. Es una extraña imagen del pasado lejano, pero en Francia. Gatos, redes, barcas, casitas, los pescadores con sus aperos de pesca y las gaviotas, todo impregnado de un ambiente portuario antiguo. ¡Hay que verlo para creerlo! Allí pescan las riquísimas doradas de la laguna, a miles, pues entran para desovar y al salir… Caen en los anzuelos. Se pueden tomar en los restaurantes de la playa. En el restaurante La Ola, además de tener unas croquetas de diez y muy buenas raciones y tapas, se puede disfrutar de esa dorada en su punto con buenos vinos blancos locales y el sonido de las olas de fondo. C’est magnifique!

Vermut y ostras de Marseillan

Criadero de ostras en MarseillanCriadero de ostras en Marseillan

En la laguna de Thau acontece un milagro, el de las ostras. Las semillas de ostra cuando tienen un centímetro, más o menos, son metidas en cestas en la laguna durante dos meses y se sacan al aire durante un día y una noche cada semana para que sus conchas se refuercen. Después las pegarán con un cemento especial a lo largo de una cuerda en grupos de tres y volverán a ser introducidas en la laguna hasta que pasen entre 12 y 18 meses. En esta fase se sacan al exterior diariamente, al igual que las mareas las dejan al aire en su hábitat natural. Posteriormente les limpiarán las conchas y las reintroducirán un mes más en la laguna. Finalmente, llega el momento cumbre, pasarán una semana en unas piscinas con agua más fría y menos salada, la  temperatura y el nivel de sal son los dos secretos inconfesables que afinan el sabor final de los bivalvos, dándoles el toque personal.

Bodega Noilly Prat, MarseillanBodega Noilly Prat, Marseillan

De allí las ostras van al plato del restaurante La Ferme Marine, al natural con o sin limón, o cocinadas al gusto. El sabor es fino, suave y agradable. Su calidad está garantizada. Se toman maridadas con vinos blancos de la zona o, sorprendentemente, con un vermut muy rico, también local, un lujo para el paladar, un maridaje que descubrirá nuevos sabores… El vermut Noilly Prat es una de esas joyas que sorprenden. La bodega tiene las barricas a la intemperie, bajo el implacable sol mediterráneo permanecen durante un tiempo, y luego la selecta mezcla de hierbas logrará el sabor especial que le caracteriza. Ambos son productos de cercanía y de alta calidad.

Agde, todo junto al río

Hortaliza localHortaliza local

En su último tramo, el canal tiene un elemento grandioso. Una esclusa circular, una rotonda líquida que une tres vías, es la única glorieta del recorrido, que puede ser utilizada incluso para dar la vuelta. Allí el canal se alimenta de las aguas del río Hérault que pasa junto a Agde, una preciosa ciudad medieval que conserva gran parte de la época en que se construyó. Al recorrerla en soledad resuenan los ecos lejanos de cascos y armaduras.

Hoy el plano urbano sigue siendo medieval, muchas casas y la catedral llevan siglos en el mismo sitio y con el mismo aspecto, junto al río, a pocos kilómetros de su desembocadura.

OstrasOstras

Desde Agde se puede alcanzar el Mediterráneo caminando por un sendero junto al río. Antes de llegar, en el tramo final, está la lonja. Allí llegan todo tipo de barcos pesqueros: de bajura, de altura y, también, los atuneros. Reciben multitud de pescado fresco porque, con esta numerosa flota viene gran diversidad de género, de diferentes profundidades y distancias. Es la fuente que alimenta las pescaderías y los restaurantes de la zona. Caminando hacia el mar, un poco antes de alcanzarlo, hay varios restaurantes que tienen unas terrazas flotantes en las que da gusto sentarse a comer; por ejemplo, en el restaurante O Grain de Sel bajo la luz mediterránea, sentados en una terraza flotante. Danzando con el río y con el soplo de la brisa se disfruta de los protagonistas de las mesas: pescados frescos, mariscos recién cogidos y los ricos vinos cercanos.

No te puedes perder:

  • Visitar Séte y subir los 183 metros de su monte para ver atardecer y, después, cenar en un chiringuito playero.
  • Recorrer el Canal du Midi en un barco y subir o bajar esclusas, atravesar túneles y cruzar puentes viendo cultivos y viñedos a estribor y a babor. Y brindar al atardecer.
  • Tomar las ostras con vermut junto a la laguna de Thau, donde se crían.
  • Recorrer las calles de Béziers admirando su encanto y cenar en el restaurante Le Pif Rouge un risotto de vieiras.
NOTICIAS RELACIONADAS
HAY 2 COMENTARIOS
  1. Avatar de pablo rodriguez Enviado por
    Pablo Rodriguez
    4 noviembre 2016, 7:37 am

    Magnífico reportaje. Si se hace con niños disfrutan de la experiencia. Te paras /atracas, bajas las bicicletas, haces turismo, degustas otra clase de menús y disfrutas del paisaje.
    Si lo has hecho habrás tenido una experiencia diferente a lo que es un viaje. Abrazos cordiales

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      5 noviembre 2016, 10:24 am

      Muchas gracias por tu comentario. Es cierto lo que dices Pablo, es un viaje sensacional y fácil de hacer. Es inolvidable. Un abrazo

DÉJANOS TU COMENTARIO
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.