Con Gregory Rome al frente, en su espectacular Mesa Cero
Brel: cocina creativa con sabores mediterráneos
Brel, situado en el paseo marítimo de El Campello y con la familia Rome al frente, es una de las apuestas más brillantes de la cocina creativa en la zona.
Eva Celada

Eva Celada

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
09/03/2015



 

La familia Rome dirige este restaurante, ya en la tercera generación, combinando cocina informal basada en recetas italianas (cuenta con más de 23 pizzas diferentes de gran calidad), con cocina creativa principalmente desarrollada en la Mesa Cero, ubicada en la cocina, y que el propio cocinero, Gregory Rome, ofrece a modo de show-cooking.

DATOS DEL RESTAURANTE
Nombre: Brel
Dirección: Calle San Vicente, 91 - El Campello (Alicante)
Teléfono: 96 563 07 01
Web: www.restaurantebrel.com
Tipo de cocina: Creativa
Entorno: Salón confortable, con terraza y mesa alta en la cocina
Servicio: Atento y eficiente
Accesibilidad: Buena
Ambiente: Familias y clientes habituales
Aparcacoches: No
Precio: Cocina informal desde 20 euros, menú degustación por 60 euros
Fecha de la visita: Almuerzo, Sábado 28 de Febrero

COCINA

Los 14 platos del menú degustación de la Mesa Cero resultan atractivos, variados y originales. Comenzamos con un árbol que simula un almendro. Inmediatamente recibimos el menú comestible, que es exactamente eso: una hoja en la que está escrito el menú, en la que se monta una ensalada; una idea original que a la gente le divierte. Continuamos con la extraordinaria Gamba roja a la piedra: la gamba se hace con el calor de la piedra brevemente y mantiene todo su sabor. Seguimos con la Hueva de pescado, un plato sofisticado que nos traslada al mar sin tópicos ácidos y que demuestra por sí sólo la solidez de la cocina de Gregory. Se nota la influencia de otros grandes, pero hay personalidad en su cocina.

No nos resistimos a probar la Croqueta de queso, que pedimos al chef, aunque sabemos que no está incluida en el menú degustación de la mesa cero. Está impresionante, realizada con leche de cabra y vaca: una exquisitez. Tras comprobar que también la cocina tradicional es una apuesta segura del restaurante, probamos la Pizza invisible, una pizza que no tiene base, pero sí los elementos de la pizza, nos gusta menos. Seguimos con el Huevo con setas, una versión de un plato cuyos ingredientes funcionan muy bien, el caldo de fondo tiene mucho sabor; el conjunto combina con acierto aromas ahumados.

Llegan los mejores tres platos del menú: primero, el aArroz sobre paté de pichón: pura intensidad campera y a la vez elegancia, le sigue el All-i-pebre de anguila, un guiso muy reconocible en la zona que no puede estar más rico, da pena que se acabe. Continuamos con el Cochinillo y terminamos con la Parpatana de atún, ambos platos similares en untuosidad y muy bien elaborados.

El final del menú son dos postres que realiza Pamela Romero, esposa del cocinero y a la vez encargada de la cocina dulce, uno de ellos es el Sabor a pastelería, todos los ingredientes de un bizcocho se unen por el comensal y se toman a modo de crema. Después llega un postre mucho más efectista, que se recibe con los ojos cerrados y que se combina con música: el mismo imita un paisaje con diferentes elementos. Luz y sonido, un plato que parece un lienzo pintado ante el comensal y la firma de los dos cocineros termina el menú degustación, que completamos probando MX, un postre a base de bombones con corazón de Margarita: todo el sabor de México en un bocado.

El maridaje, elaborado por Jordy Rome, ofrece una propuesta sensata y a la vez sorprendente con propuestas como la cerveza artesana de producción local Serra Gelada, Exceptional Harvest de Ximénez-Spínola o Manzanilla La Guita, además de referencias locales, como el tinto de Vinessens El Telar 2011, El Novio Perfecto con Moscatel y Viura de Bruno Murciano y David Sampedro, o el cava Brut Nature 1919 de Casa Rojo. El restaurante cuenta, además, con vino por copas desde 3 euros y una surtida carta de vinos de la zona a precios muy correctos. El pan de es de Jesús Machi y tiene una gran calidad, exceptuando el de pizza, que se elabora en el propio restaurante, avalado por la experiencia de la familia Rome, que ha ofrecido pizzas en el establecimiento desde hace décadas.

OBSERVACIONES

La mesa cero hay que reservarla con al menos 24 horas de antelación, ya que el cocinero ofrece en ella una atención personalizada y, por tanto, muchos fines de semana se encuentra ya ocupada. El establecimiento ofrece también un menú degustación de siete platos en el resto de mesas, permitiendo además comer a la carta y disfrutar de sus especialidades de pasta y pizza.

CALIFICACIÓN

Salvo locales muy contados, en Alicante hay pocos establecimientos que realicen una cocina creativa con visos de convertirse en un referente. Gregory Rome consigue trasladarnos a los menús degustación de restaurantes con galardones, técnicamente muy depurados y, en su caso, conceptualmente aún por completar en definición y filosofía. Se notan influencias de Dacosta y León en su cocina. Donde más acierta es en los platos que miran más al interior de su propio equipo (como sucede con all-i-pebre) e incluso de él mismo (con un arroz por el que hay que volver), y donde los sabores del entorno se imponen a los efectismos.

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.