Caminos del Vino de la Mancha, un viaje diferente | Viajar
 
Caminos del Vino de la Mancha, un viaje diferente

Eva Celada y Jaime Jiménez

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
12/06/2009



Los molinos son un icono turístico y cultural de La ManchaLos molinos son un icono turístico y cultural de La Mancha

Se cree que cuando Cervantes dijo aquello de “en un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…”, se refería a Alcázar de San Juan, único pueblo de la zona que no menciona el Quijote, en el que sin embargo sí esta demostrado que llegó a vivir su autor. Se desconoce la razón por la que nuestro escritor más universal no mencionó Alcázar, pero sin duda es un lugar que merece la pena ser conocido, al igual que el resto de pueblos que conforman los Caminos del Vino de la Mancha .

Hay tantos sitios en España que desconocemos que a veces, cuando ves atiborrados los aeropuertos en los que miles de personas se van a otros países, te preguntas por qué siempre creemos que la hierba crece más verde en la otra orilla. A poco más de una hora de Madrid, en tren o coche, hay Historia, vino, gastronomía, paisajes y naturaleza… y sobre todo, aún hay gente amable y hospitalaria que te recibe con los brazos abiertos, que conoce su tierra, que la ama y te la muestra con toda su sencillez y grandeza.

Hay mucho por hacer, pero recursos no le faltan a esta zona: el viajero llegará escéptico y regresará maravillado. Aconsejamos un fin de semana largo, de jueves por la tarde a domingo; esto sólo será el principio de una relación afectiva, que seguramente durará toda la vida, entre el visitante y el entorno. La Mancha todavía conserva ese aroma auténtico y natural de lo que aún no esta contaminado por la masificación; puede que sus gentes parezcan rústicas, pero te atenderán y cuidarán como si fueras de la familia, entenderás y te entenderán, porque todos allí aún son de casa.

Nuestra visita

Bodegas Aresán sorprende por sus faraónicas dimensionesBodegas Aresán sorprende por sus faraónicas dimensiones

La Mancha ha sido durante muchos años el viñedo de Europa, siendo aún en la actualidad la zona más extensa donde se cultivan viñas de todo el continente, uvas que se “exportaban” como mosto fuera de la región, otros hacían vinos de calidad con la produción agrícola de la zona, por ello aún La Mancha se considera más una región agrícola-ganadera que la otra Castilla; sin embargo, afortunadamente, la mayor parte de las bodegas actuales empiezan a elaborar sus propios vinos, algunos de gran calidad, teniendo en cuenta que hay bodegas de gran nivel tecnológico (en algunos casos creadas con los beneficios del ladrillo), y otras de tipo más familiar, con importante inquietud vitivinícola. Ambas opciones son casi siempre visitables, porque no nos cansamos de repetir, la hospitalidad manchega es un referente. Visitamos dos bodegas, una grande y una pequeña -se puede incluso comer en ellas-y, por supuesto, probar sus caldos y también comprarlos. Optamos por la opción bodega grande en Villarrobledo: Bodegas Aresán, donde realizan visitas guiadas tanto a la bodega como a los viñedos, catas concertadas, alojamiento en hotel rural y tienen restaurante. Allí comimos un delicioso atascaburras, arroz con liebre, chuletillas y queso, entre otros riquísimos platos, todos ellos aderezados con los vinos de Aresán. Aunque la bodega es nueva y las abundantes obras de la zona han complicado el acceso temporalmente desde la autopista, merece la pena visitarla, ya que tiene todo lujo de detalles. También fuimos, en el casco urbano de Alcázar de San Juan, a conocer la bodega La Tercia, una bodega familiar que elabora vinos ecológicos, algunos de cepas centenarias, en las que la vendimia de una de ellas sólo da para una botella de vino, muy interesante, como se puede leer con más detalle en la segunda parte del artículo.

Ángel Parreño, Presidente de Caminos del Vino La Mancha, presentó el Bus del vino de la ManchaÁngel Parreño, Presidente de Caminos del Vino La Mancha, presentó el Bus del vino de la Mancha

Visitamos la V Feria Vitivinícola del Ayuntamiento de Villarrobledo, los días 6 y 7 se podían degustar distintos vinos y alimentos, allí comprobamos que hay pistachos manchegos, no todos son de Irán, más de 64 agricultores se han unido para crear la Asociación de Productores de Pistachos de Castilla-La Mancha, son pistachos un poco más duros, pero de una gran intensidad de sabor. Tras el acto de inauguración de la Feria, Ángel Parreño, Presidente de Caminos del Vino La Mancha, presentó el Bus del vino de la Mancha, que realizará desde el 13 de junio diferentes excursiones a los pueblos que incluyen las rutas del vino.

Sonreíamos al hablar del Centro de Interpretación de la Tinaja, una visita que parecía menor antes de conocer y recibir la suficiente instrucción sobre el tema: interesantísimo, explican cómo se moldea el barro hasta que se consigue hacer una tinaja, o recipiente donde se almacenaba el vino, toda una actividad que durante décadas se hacía en la zona y que dió paso a la industria del aluminio en la que la Mancha es pionera. Una curiosidad sorprendente y tan desconocida como íntimamente relacionada con el vino.

La Mancha, con sus omnipresentes molinos, ofrece multitud de pueblos con encantoLa Mancha, con sus omnipresentes molinos, ofrece multitud de pueblos con encanto

Nuestra propuesta es realizar alguna ruta de los Caminos del Vino por los pueblos de Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Toboso, Pedro Muñoz, San Clemente, Socuéllamos, Villarobledo y Tomelloso. Existen diferentes viajes organizados, desde un día hasta una semana. ¿Qué podemos visitar en estos pueblos? Algunos tienen molinos como los de Alcázar o Campo de Criptana, que se están restaurando o que ya se pueden ver por dentro. La mayoría, además, estan en enclaves maravillosos, como cerros, desde donde se puede ver toda la llanura manchega y el bellísimo mosaico de colores que cambia según la época del año. También se pueden visitar las bodegas, en todos ellos hay, La Alcazaba en Alcázar, tiendas de productos típicos como Las Añadas de Pedro Muñoz o El Abuelo en Socuéllamos, adquirir algún producto de artesanía como los que se venden en Hijas de Gabino García-Perona en Tomelloso o visitar la Fábrica de queso artesanal de Campayo en Villarrobledo. Disfrutar de sus Ferias en las que siempre hay algo rico que comer y que se celebran a lo largo de todo el año. 

Complejo Lagunar de Alcázar de San Juan

Especial mención por lo sorprendente habría que hacer del Complejo Lagunar de Alcázar, a tres kilómetros del núcleo urbano: un paseo en bicileta, andando o coche (porque no todo el mundo puede moverse con facilidad), sin vallas, permisos, jeeps o lo que se quiera, se puede visitar pura naturaleza salvaje en libertad, existe un horario de atención a las visitas guiadas (Teléfono 926 550 820), pero también puede visitarse libremente (ni los propios alcazareños saben lo que tienen). El complejo lagunar esta compuesto de la laguna del Camino de Villafranca, la de las Yeguas y la de la Veguilla (situada en las proximidades de la ciudad); tiene una extensión de 696 hectáreas, donde se pueden ver multitud de flamencos que incluso anidan, ruiseñores, jilgueros, pardillos, acocetas, cigüeñuelas, chorlitejos… también pueden verse joyas de la botánica como el coralillo. Maravillosos los atardeceres…

Mesa y descanso

Migas manchegas, un plato tan clásico como imprescindibleMigas manchegas, un plato tan clásico como imprescindible

La gastronomía manchega aún tiene mucho que decir, aunque sigue primando la cantidad y la calidad del producto sobre la creatividad, en La Mancha se come bien (si se tiene buen apetito), en todos los pueblos hay multitud de bares y restaurantes, las copas de vino (hay mucha tradición) son estupendas, su conservación bastante acertada. Podemos encontrar Gachas (crema que se hace con harina de almortas), migas manchegas, duelos y quebrantos (plato de la reconquista de obligado cumplimiento si se quería demostrar que se era converso), consistente en un revuelto de huevos con patatas y tocino, también lleva sesos, los pistos manchegos, los gazpachos de pastor, el atascaburras, los guisos de conejos, las calderetas de cordero, las migas ruleras, los escabechados, los platos con queso, los dulces con una clara tradición árabe, los vinos…

Se pueden comprar para llevar varios productos: sin duda vinos, también quesos, las tortas de Alcázar riquisimas, para hacer la bizcochada, con leche, canela…, también artesanía, embutidos…

Pastel de Cabracho del Hotel Convento de Santa ClaraPastel de Cabracho del Hotel Convento de Santa Clara

En cuanto a los restaurantes, se come correctamente en la mayoría de ellos, en Álcazar disfrutamos de los fogones de Daniel Perez en el Restaurante del Hotel Convento de Santa Clara, todo casero: Pastel de Cabracho: muy natural; Salmorejo: ligero pero de muy buen sabor, Huevo envuelto con ragut de matanza: lástima que el huevo estaba poco hecho, Tajada de bacalao en Orly (como gamba en gabardina) sobre pisto: delicioso, Cordero con frutos secos: el cordero desmigado muy correcto y la bizcochada, antes mencionada: maravillosa, asi como un Brownie con helado de violetas, el vino recomendado por el maitre poco afortunado (ambos), pero en general muy rico todo, visitamos en Campo de Criptana el restaurante Cueva la Martina (www.cuevalamartina.com) donde cenamos bien, con un servicio excelente, pero apenas teníamos ya hambre: Migas, Gachas, Duelos y quebrantos, Quesos con romero y manteca y en aceite, Chuletillas, Tarta de queso y tocinillo, así como Mistela; productos y preparaciones voluntariosas y honradas, sin mayores sofisticaciones muy del gusto de foráneos y visitantes. Otros restaurantes sencillos donde se hace una muy buena comida son el Restaurante Asador Javi y el Restaurante Asador Casa Vicente.

El alojamiento en la zona es muy variado y económico, desde el citado Hotel Convento de Santa Clara, un tres estrellas con zonas comúnes de cuatro, gastronomía decente y servicio amable, es una buena opción, aunque las habitaciones son pequeñas. El mejor de la zona es el Hotel Intur Alcázar de San Juan (www.intur.com), un cuatro estrellas con spa, amplios salones, habitaciones comodísimas, todo limpio, bien decorado, lástima la conexión Wi-Fi de pago (eso ya no se ve por el mundo), y el servicio de restauración un poco flojo, no así el desayuno, magnifico, con tomate para las tostadas recién hecho, el café y la leche estupendos, el pan tierno, la bollería casera…

Caminos del Vino de La Mancha

El Centro de Interpretación de la Tinaja, una visita imprescindibleEl Centro de Interpretación de la Tinaja, una visita imprescindible

Existen diferentes opciones para realizar las rutas del programa Caminos del Vino de La Mancha, una como es lógico coger el coche e irse a uno de los pueblos y organizarse las visitas, a través de las oficinas de turismo de cada uno de los pueblos, también entrando en la web www.caminosdelvino.org se pueden ver todas.

Hay, además, dos agencias que trabajan este producto, aconsejamos especialmente una de ellas, Enoviajes La Mancha que es la que nos atendió (maravillosamente, ¡gracias Mila!) a nosotros, y que realiza este tipo de viajes a la carta, desde un día por 60€ hasta 4 por 175€. Si se quiere tener más información, se puede entrar en la web www.enoviajeslamancha.com o llamando al teléfono 926 552 679, te llevan a ver Los Molinos, los diferentes pueblos, a los humedales, te organizan las visitas a las bodegas, catas, comidas, todo… es muy interesante, porque además a precios muy moderados te organizan la visita muy personalizada, no hace falta ser muchos, cuatro personas, seis, un viaje de amigos de trabajo: y puede ser más gastronómica, cultural, paisajistica, o como que se quiera…

Los Vinos de la Mancha

La Mancha, la mayor superficie de viñedo mundial, ha sido y es una Denominación de Origen estigmatizada por su pasado de grandes producciones de vinos de  escasa calidad. Algo está cambiando este último decenio, y de ser meramente exportadores de mostos para otras Denominaciones, están surgiendo una serie de bodegas que, con distintos objetivos, siguen una línea diferenciadora de lo que ha sido La Mancha hasta ahora. Partiendo de los agricultores, que cultivan la viña e intentan sacar la mayor producción a la planta para después venderla a la Cooperativa, se ha avanzado a otro tipo de perfiles, que se han visto reflejados en algunas de las bodegas que hemos visitado, y que recomiendo encarecidamente que el viajero conozca, para llegar a entender qué es el vino y qué hay detrás de esa copa en la que a veces cruelmente añadimos gaseosa:

Bodega Pinuaga

Magnífico viñedo el de Pinuaga en Corral de AlmaguerMagnífico viñedo el de Pinuaga en Corral de Almaguer

Ha sido esta generación de productores los que han creído y apostado por el potencial de un magnífico viñedo del que,  por su ideal localización entre encinares en Corral de Almaguer,  provincia de Toledo, no podía salir más que un vino de excelente calidad. Si a este potencial sumamos el saber hacer de un equipo joven, un cultivo en el que se interviene lo menos posible en el ciclo vegetativo natural de la planta, el respeto a la tierra de la que todo nace y, sobre todo, el buen hacer y la fe que aportan todas las personas, el citado vino de calidad teórica pasa a ser un ser vivo, salpicado con el esfuerzo  y las esperanzas de  cada uno de los implicados, y esto se nota cuando te echas a la boca una copa y el enólogo sonríe orgulloso ante tu expresión de asombro.  Delicadeza primando sobre potencia, fruta sobre madera, tempranillo en su máxima expresión y merlots de jóvenes cepas, casi experimentales, que parecen salidos del mismo Burdeos.

Su gama de vinos comprende:

  • Pinuaga, un tempranillo de viñas viejas con 12 meses de crianza en barrica, donde la fruta y la madera se complementan dando lugar a un vino elegante.
  • Pinuaga Nature, Tempranillo y terruño en su máxima expresión. Muy serio, pero quizá un poco descompensado de astringencia en la botella que probamos. Nada que no se arregle con unos meses en botella.
  • Pinuaga La Senda, Merlot muy interesante.

Bodegas Bro Valero

Sebastián y José  Bro Valero, durante la V Feria Vitivinícola del Ayuntamiento de VillarrobledoSebastián y José Bro Valero, durante la V Feria Vitivinícola del Ayuntamiento de Villarrobledo

Cerca del 95% de la superficie de viñedo  de los hermanos Sebastián y José  Bro Valero es enviada a la cooperativa.  El 5% restante, que proviene de sus mejores parcelas,  es la base de una pequeña pero destacable gama, entre la que sobresale un magnífico syrah con una producción limitada a 5.500 botellas. Frutas rojas con madera apenas perceptible y un paladar equilibrado y elegante, con un final persistente. Sin duda, un vino que vale más de lo que cuesta.

La gama de productos la complementa un más que correcto cabernet sauvignon crianza, y un blanco compuesto por un 80% de macabeo y un 20% de Chardonnay, que tras su paso por madera da lugar a un blanco fresco, pero complejo y muy interesante  en boca.

Bodega La Tercia

Jesús y Goyo Sánchez Mateos han recuperado la profesión de sus abuelos y elaboran vinos ecológicos certificadosJesús y Goyo Sánchez Mateos han recuperado la profesión de sus abuelos y elaboran vinos ecológicos certificados

Un vino de garaje de producción muy pequeña, treinta y cinco mil botellas en total.  Los dos hermanos Jesús y Goyo Sánchez Mateos han recuperado la profesión de sus abuelos, después de que sus padres se dedicaran simplemente a la producción de uva para la consecución de vinos a granel. Bajo los parámetros ecológicos del propio convencimiento, y certificados como tales por la Comunidad Económica Europea,  nos explican cómo el respeto a la tierra y a la planta como seres vivos que son, dan unos resultados totalmente satisfactorios. Encontrar un nido de pájaros entre las hojas de una cepa, con los polluelos abriendo el pico al ser descubiertos para pedir alimento al viticultor, resultan ser una gratificación a sus esfuerzos, casi tanto como el vino conseguido. Una pareja que te cautiva con su forma de explicar sus sentimientos y que te convence con un magnífico Yema Serena Selección Limitada 2004, que por poco más de cinco euros ofrece el vino de cencibel o tempranillo más impresionante que hemos probado en este viaje. Un vino que  que recomiendo descubrir por uno mismo. Una bodega que se va a ampliar sin perder su esencia y que habrá que seguir en los próximos años. Hay madera. Abierta para visitas sábados y domingos.

Impresionante entrada a las espectaculares Bodegas AresánImpresionante entrada a las espectaculares Bodegas Aresán

Bodegas Aresán

Bodega faraónica de reciente creación. Impresiona el edificio de la bodega, que comprende un hotel  y dos restaurantes, y aún más para un aficionado, el interior de la misma. Últimas tecnologías enológicas,  gran parque de barricas, bombas de trasiego, sala de depósitos y una gama amplia de vinos. Una gran bodega que marca una nueva línea de calidad en La Mancha con una amplia gama de varietales y coupages.

Galería fotográfica:

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.