Casa Alberto, cuando la tradición es un grado
Eva Celada

Eva Celada

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
15/04/2010



Alfonso Delgado junto al arco y los motivos taurinos que visten la sala de Casa AlbertoAlfonso Delgado junto al arco y los motivos taurinos que visten la sala de Casa Alberto

Casa Alberto pertenece a la Asociación de Restaurantes Centenarios de Madrid, lo que significa que el ambiente es muy tradicional y acogedor. Por otra parte, el restaurante, que tiene un comedor pequeño, cuenta con una gran barra y mesitas donde se pueden tomar algunas de las excelentes tapas que ofrecen. En plena calle de las Huertas, en el corazón de Madrid, rodeado de restaurantes y bares, Casa Alberto brilla con luz propia por haber sabido mantener la tradición y a la vez adaptar sus platos a los nuevos gustos de los comensales, en parte gracias a su director Alfonso Delgado.

Nombre: Casa Alberto
Dirección: Calle de las Huertas nº 18 Madrid
Teléfono: 91 429 93 56
Página Web: http://www.casaalberto.es/
Tipo de cocina: Tradiccional y casera
Entorno: Clásico con muchas fotografías del mundo del toro y un arco al fondo, muy agradable.
Servicio: Típico servicio de camareros de toda la vida, que te tratan con familiaridad y que conocen bien lo que venden
Accesibilidad: Buena
Ambiente: Gente joven que va de marcha por la zona, extranjeros, y personas que conocen el restaurante y valoran la cocina tradicional.



Aparcacoches: No
Precio: 35-40 euros
Fecha visita: Cena, Martes 9 de Marzo de 2010

Cocina:

Espárragos a la madrileñaEspárragos a la madrileña

Empezamos con un Revuelto de de Morcilla y Pimientos (9 euros) muy bueno, como hecho en casa. Despues llegan Espárragos a la Madrileña (11 euros), extraordinaria la calidad de los espárragos, que llevan encima un huevo y pimentón. Probamos  a continuación un clásico de la carta, los Callos a la madrileña (14 euros); a pesar de la contundencia de este plato resulta suave y ligero, pero con mucho sabor, gracias a que se cocina con verduras, según nos explicó Mario Pilar Quiroga, Jefe de Cocina del restaurante. Otro imprescindible son las ilustres Croquetas de Jamón de Casa alberto (9,50 euros), buenísimas, con cobertura crujiente, el interior cremoso con abundante jamón, deliciosas, van sobre un lecho de patatas paja. Con menos sabor probamos los Tigres, la versión clásica, rellenando los mejillones con su propia carne y cebollita, su bechamel y su rebozado.

Bacalao a la MadrileñaBacalao a la Madrileña

Muy bien elaborado el pescado rey de Madrid, el bacalao, en dos versiones: Bacalao a la Madrileña (18,50 euros), que va sobre un lecho de salsa de tomate con pimientos y cebolla frita: muy bueno el punto del Bacalao y su contraste con la salsa.

La otra versión, que no se encontraba en la carta el día que fuimos, es un Bacalao Relleno de Jamón Iberico sobre una emulsión de patata: muy original, y al contrario de lo que pueda pensarse el jamón potencia aún más el sabor del bacalao.



De postre tomamos Tarta de Canela, buenísima y Lecha Frita, bien preparada, bien presentada y con la consistencia perfecta: deliciosa.

Tarta de canelaTarta de canela

La carta del restaurante es amplísima, con ricos platos de cuchara, como las Judías con chorizo y oreja, ensaladas más sofisticadas, los clásicos Caracoles a la Madrileña, Rabo de Buey estofado o Albóndigas de Ternera.

En cuanto a la bodega, se dispone de una carta bastante aceptable, con la opcion de probar caldos de Madrid. Los vinos recomendados son Vizcarra (Ribera del Duero), cuya botella de medio litro  sale a 11,50 euros  y la botella de 3/4 a 18, un Martínez Lacuesta 12 euros y el etiquetado por RCM Restaurantes Centenarios, que es un vino de Madrid 12,50 euros.

Observaciones:

El establecimiento está en una casa centenaria donde vivió Cervantes, por eso se incluye en la carta el plato llamado Huevos Cervantinos. Como el comedor no es muy grande, se aconseja reservar mesa; si se tiene prisa también se puede picar algo en la barra o las mesas del bar. Se sirven medias botellas de vino y hay aparcamiento público a escasos 100 metros, en la Plaza de Santa Ana.

Calificación:

Cocina sin sorpresas bien elaborada con productos de temporada que se compran a proveedores del barrio, basada en la cocina tradicional madrileña y evolucionada para que siente bien, bajando el nivel de grasas. Un lugar muy recomendable si vamos al centro y queremos comer platos de toda la vida o tapear.

Puntuación:

7/10

 

Galería fotográfica:

NOTICIAS RELACIONADAS
DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.