Detalle de uno de los salones del Centro Riojano de Madrid