embutidos desconocidos

Charcutería insólita: el mundo de los embutidos por descubrir

Existen muchos más embutidos de los que te puedes imaginar ¿has oído alguna vez hablar de la secallona, la androlla o o el perro de Requena?

Elvira Ruiz16/12/2023

Pocos pueden resistirse a los embutidos y aunque creas que no te gustan, estoy segura de que alguno lo hará porque ¡sorpresa! existen más de treinta tipos de embutidos diferentes que todavía estas a tiempo de descubrir.

Un embutido es una pieza hecha a base de carne picada que puede ser de cualquier tipo, de cerdo, vaca, pollo, cabra e incluso pescado. La carne se condimenta con diferentes hierbas aromáticas y especias, como pimentón, pimienta, ajos, romero, tomillo, clavo de olor, jengibre, nuez moscada…  Después se introduce o “se embute” en piel de tripas de cerdo. Esta tripa natural es la que crea el particular y delicioso sabor de los embutidos.

Si este alimento parte de todo tipo de carnes y aliños, no es una sorpresa que la variedad sea infinita. Y aunque creas que conoces la mayoría, estoy segura que algunos te sorprenderán.

¿Alguna vez has oído hablar de chosco, secallona, chiquillo, androlla, farinato, botillo, sabadeño o perro de Requena? Puede que sean nombres que nunca hayas escuchado y menos probado, pero son tipos de embutidos. Y es que no todo iba a ser jamón serrano, chorizo, salchichón y lomo.

Variedad de embutidos de cerdo

El cerdo, aborrecido o amado

Aunque los embutidos puedan ser de diferentes tipos de carnes, la mayoría de ellos se hacen con carne de cerdo, un animal castigado a lo largo de la historia por algunas culturas y religiones. El dios de los antiguos hebreos decretó que el cerdo es un animal impuro que contamina a quien lo toca y, por supuesto, a quien lo come, años más tarde Alá le dijo a Mahoma algo parecido y desde entonces el cerdo es una abominación para millones de judíos y musulmanes.Está claro que en España no ocurre lo mismo, pues los cerdos son prácticamente adorados y un símbolo de nuestra cultura.

Del cerdo prácticamente todo se puede comer, como dice el dicho “del cerdo me gusta todo hasta sus andares”. Al ser un animal con tantas posibilidades es normal que existan tanta variedad de tipos de embutidos teniendo en cuenta, además, que cada comunidad autónoma produce los suyos partiendo de sus propias costumbres y tradiciones.

Embutidos a lo largo de la península

Cada territorio ha sabido aprovechar las oportunidades del cerdo, creando una amplia variedad de productos a lo largo de la Península Ibérica, aquí van algunos de ellos que quizás no conoces:

De Galicia todos conocemos el lacón, que se obtiene de las extremidades delanteras del cerdo, su proceso de preparación es similar al del curado del jamón. Pero seguro que no te suena tanto la androlla. La androlla, popular en Lugo y Ourense, está hecha de costilla adobada con ajo y pimentón dulce o picante, la carne se mete en una tripa y se somete a un proceso de ahumado que le da un sabor muy característico.

En Asturias también hay embutidos, el más conocido es el compango, que es un conjunto de embutidos utilizados para preparar fabada, pero hay uno que quizás no conoces que es el chosco de Tineo, consiste en pedazos de cabecero de lomo y lengua de cerdo adobados con ajo y pimentón y embutidos en un intestino, también existen variaciones de los que ya conocemos como la moscancia, que es morcilla con sebo de vacuno.

Hay una enorme variedad de embutidos que seguro no conoces.

Cantabria no destaca por sus embutidos, pero hay uno que brilla por sí solo, el borono lebaniego. Se elabora a partir de una masa de sangre y tripa de cerdo, cebolla, sal, manteca, especias, harina de maíz y harina de trigo. Esto da lugar a una bola negra, un poco alargada, aunque se parece a la morcilla, no es una morcilla. No se introduce en ninguna tripa sino que la masa se deja reposar y después se cuece para que adquiera consistencia. Se suele comer frito y a veces se endulza con manzana frita o azúcar.

Euskadi y Navarra, famosos entre otros grandes productos  por su chistorra o el chorizo pamplonica, pero hay un embutido que pasa más desapercibido y es el relleno navarro, un embutido que destaca por tener el huevo entre sus ingredientes principales. Es un producto elaborado con arroz, huevo, tocino blanco de cerdo, cebolla, ajo, perejil, sal y azafrán, todo ello picado, amasado y embutido en tripa natural y posteriormente sometido a proceso de cocción

En Cataluña la variedad es inmensa, una de las regiones de la península que más tipos de embutidos concentra, los más populares son el  fuet, el salchichón de Vic, la longaniza, la butifarra, el espetec. Pero hay uno absolutamente delicioso, que muchos niños catalanes sí recordarán, como “la golosina” que pedían en las carnicerías cuando acompañaban a sus padres a comprar, y es que, al ser un embutido fino, aunque alargado, te lo puedes comer en un segundo sin darte ni cuenta. Hablamos de la secallona, pertenece  a la familia de los secos o madurados y se diferencia del fuet por su menor grado de humedad y en que habitualmente no presenta mohos blancos en su exterior. Se elabora con carnes magras de cerdo, tocino, sal y pimienta y se deja secar de manera natural al menos durante diez días 

En la Comunidad Valenciana te sorprenderán varios nombres como: tarmeña, perro, gueña, bufa, figatells y, naturalmente blanquets, tal vez los más populares, Pertenece a la familia de los embutidos cocidos y se elabora con magro de cerdo, huevos y especias (normalmente clavo y canela) a los que, en ocasiones, se les añaden también piñones. Y el que quizás más te sorprenda por su peculiar nombre, aunque nada tiene que ver con este animal es, el perro de Requena, elaborado a partir del amasado y picado de magro, tocino u cabeza, cortezas y vísceras de cerdo.

Si nos vamos un poco más para el sur en Andalucía, la estrella de los embutidos es el jamón de Jabugo, aunque no es un embutido como tal. Pero hay un embutido andaluz  que pocos conocen, el relleno de carnaval: embutido típico de las vísperas de Cuaresma del sur de España. Lleva carne de cerdo y pavo, jamón serrano, chorizos de la orza, ajo, perejil y algunas especias. Una vez embutido se cuece y se sirve aunque también puede consumirse frío. 

Hasta en Baleares podemos encontrar un embutido desconocido que van más allá de la famosa sobrasada mallorquina este es el cuixot de Menorca, una longaniza negra compuesta de carne de cerdo, sangre, pimienta, pimentón, hinojo, canela y un poco de anís. Tiene una forma característica porque se embute en corteza de cerdo y no en una tripa. Se sirve cortado en láminas o también pasada por la plancha.

Ahora que conoces algunos de los embutidos desconocidos, no podrás resistirte a buscarlos y probarlos cada vez que viajes a uno de estos fantásticos destinos.