Chivite Las Fincas 2 garnachas, un vino blanco con alma de tinto

Elaborado con Garnacha blanca y Garnacha tinta, en una botella joya casi negra, esconde un blanco delicado, fresco, con un gran equilibrio y muy sutil.

Alicia Hernández22/06/2021

Te presentamos este Chivite Las Fincas 2 Garnachas 2019, la segunda añada de un vino único y muy gastronómico que nace de la colaboración entre Juan Mari Arzak y Julián Chivite y que se ha ganado el calificativo de blanco con alma de tinto, al contar con las dos garnachas, casi a partes iguales.

La Garnacha Blanca está elaborada con prensado directo, una mínima maceración en la propia prensa y una cuidadosa extracción a baja presión. La Garnacha Tinta procede de mosto extraído cuidadosamente en el mismo momento del estrujado de la uva, evitando al máximo el contacto con los pigmentos de la piel. Ambas elaboraciones se crían sobre lías durante cinco meses hasta el momento del coupage y posterior embotellado.

Nace amparado bajo la Indicación Geográfica Protegida Vino de la Tierra 3 Riberas, de Navarra, y es un vino parcialmente fermentado en barrica de roble francés.

Para Julián Chivite este es “un vino con volumen que ofrece la crianza sobre lías y una excepcional frescura.  Es un blanco delicado, fresco, con un gran equilibrio y muy sutil”. César Muñoz, enólogo de Chivite, comenta que “lo más complicado ha sido lograr el equilibrio en boca entre la finura y lo corpóreo que hacen que este sea un vino ligero pero envolvente al mismo tiempo”.

Una botella de color oscuro, casi negro, provoca un juego visual y sorprende al consumir al servir un vino blanco. Al descorcharla nos encontramos un vino de color color amarillo pajizo con matices verdosos. En nariz muestra aroma a fruta blanca (pera, manzana, níspero) con matices de fruta roja (granada, grosella). Y en boca es muy vivo, equilibrado con sedosidad y muy largo.

  • P.V.P recomendado: 14,95€.