Cinco destinos para esquivar la Navidad

Las vacaciones de Navidad son un momento ideal para desconectar, incluso de las propias fiestas, viajando a un destino en el que no se celebren, no se pongan las luces de colores y no escuches villancicos.

18 de diciembre de 2014Actualizado el 22 de marzo de 2020

Si no te gusta el ambiente que hay en Navidad, puedes viajar a un destino en el que no se celebre o donde sea tan discreto que apenas se note. Esquívala, para ello no hace falta gastar demasiado dinero. Evita permanecer en estas fiestas aguantando el ruido de los fuegos artificiales y los petardos, las luces de colores y los villancicos sonando constantemente. Escápate de una manera diferente, será una experiencia que no olvidarás

Ciudades exóticas:

En una medina árabeViajar a Marruecos en navidades significa evitar todo lo referente a esta fiesta religiosa, pues es un país musulmán. Aunque allí en estas fechas hay festividades, no existe la celebración de la Navidad cristiana tal y como la conocemos, porque sus ritos religiosos no lo permiten. Así pues, es un destino cercano y, por tanto, bien de precio para evadirse del colorido y los sonidos típicos navideños que a muchos no gustan. Ciudades como Marrakech o Fez son muy atractivas y están cargadas de tradición. Perderse por las calles de sus medinas es como estar en otro mundo y, sin embargo, desde España se llega en dos horas de avión. También es fácil encontrar viajes en agencias desde poco más de 300 euros para una semana.

En el océano:

En velero por los mares del surEmbarcarte por el océano, sentir las olas y olvidarte de lo terrenal es todo uno. En un barco la percepción es diferente a la que se puede sentir en tierra firme: el viento, el ritmo del mar y la aventura de navegar son sensaciones que nos harán desconectar de cualquier ambiente navideño. En Aproache.com podemos embarcarnos por destinos exóticos como Bahamas, Maldivas o Tailandia. El clima tropical de estos destinos, junto con los paisajes exóticos y playeros nos hará pensar que estamos muy lejos de casa… Y realmente lo estarás. Será casi imposible sentir que en España estás en invierno, en plenas navidades, porque estando embarcado en un océano lejano se pierde la noción del tiempo.

Islas europeas remotas:

Islas AzoresUno de los destinos más remotos del planeta está en Europa, en medio de océano Atlántico. Las islas Azores están a más de 1.400 Km. (más de dos horas en avión desde Lisboa) del continente y su paisaje volcánico, cubierto de vegetación atlántica y su clima oceánico le hacen ser un destino exótico y diferente para acabar el año de un modo discreto, disfrutando además de su excelente gastronomía. La isla de San Miguel y, sobre todo, Terceira son lugares tranquilos y poco poblados. Están apartados del ruido y la luz navideña y aunque sí lo celebran, sobre todo en los grandes municipios, el ambiente es muy discreto. En este destino se pueden encontrar paquetes por un precio de unos 400 € incluyendo avión, traslados, seguro y 4 ó 6 noches de hotel con desayuno.

Perdido en la naturaleza:

Parque Natural del Alto TajoUno de los lugares más deshabitados de Europa es una zona que comprende las provincias de Soria, Teruel, Guadalajara y Cuenca. Concretamente en estas dos últimas se encuentran dos paisajes naturales protegidos: el Parque Natural de la Serranía de Cuenca y el Parque Natural del Alto Tajo. Los municipios están casi deshabitados y la densidad de población está en torno a los 2 hab./Km. Es el lugar ideal para desconectar de todo lo que hacemos o vivimos habitualmente, porque incluso en muchos sitios no hay ni siquiera cobertura para los teléfonos móviles. Se pueden hacer rutas de senderismo o bicicleta, actividades de recolección de setas y no cruzarte con nadie. Es uno de los sitios ideales para esquivar las navidades. Se pueden encontrar casas rurales en la zona desde 25 € persona/noche.

En una gran metrópoli:

Decoración árabeUna de las ciudades más impresionantes del planeta es Estambul, una capital situada entre dos continentes en la que la Navidad pasa de puntillas. Grandes monumentos como el Palacio Topkapi, la mezquita Azul o la de Santa Sofía son visitas indispensables que no nos recordarán para nada las fiestas de estas fechas. La gastronomía turca es buena y diferente, tiene una buena relación calidad-precio y es muy diversa. Merece la pena, si se viaja con todo contratado, dejarse libres al menos las comidas para descubrir manjares de otra cultura que están muy ricos. Los viajes son económicos si se coge el paquete completo de viaje, traslados y hotel porque es un destino muy visitado y las agencias tienen precios muy ajustados como viajes de 4 noches por menos de 400 euros.

Joaquin del Palacio

Joaquín del Palacio, reconocido geógrafo, profesor y apasionado viajero, es una figura significativa en el ámbito de la geografía y el periodismo de viajes. Su fascinación por explorar diferentes culturas y rincones del mundo lo ha convertido en una persona muy destacada en estos... Ver más sobre el autor