Ideas y Trucos para cocinar de forma más sostenible

Cocinar de forma sostenible es un paso fundamental que deben dat los hogares. Hoy te damos unos tips que harán de tu cocina un lugar más responsable con el planeta.

4 de abril de 2024

A la hora de cocinar, somos cada vez más las personas que nos preocupamos de que nuestro menú sea no sólo saludable, nutritivo y equilibrado, sino también sostenible. Cuando hablamos de sostenibilidad nos referimos a evitar desperdiciar alimentos y energía (algo especialmente importante teniendo en cuenta los elevados precios de la luz o el agua),respetando además el medio ambiente.

Según el último informe sobre desperdicio alimentario en los hogares, publicado en 2022 por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, cada familia española desperdició de media durante el año 2022 65,5 kilos o litros de comida y bebida.

Una cifra que, aunque ha descendido un 6% respecto al año anterior, sigue siendo escandalosamente alta y que hace que nos planteemos qué podemos hacer para evitar malgastar recursos en un mundo en el que cerca de 700 millones de personas pasan hambre.

Ser sostenible en la cocina ha pasado de ser una opción a una responsabilidad.

La lista de la compra, primer paso para evitar desperdiciar comida

Una manera clave de evitar el desperdicio de alimentos, y además ahorrar, es la que propone Eva Pérez, dietista-nutricionista del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas (CGCODN): hacer una planificación de menú semanal. “De este modo, podemos ver de manera sencilla qué vamos a necesitar, qué tenemos en la despensa y, así, elaborar una lista de la compra con únicamente aquello que realmente nos hace falta”.

En la despensa, es recomendable tener los alimentos organizados según categorías y ordenados según su fecha de caducidad, poniendo delante aquellos alimentos cuya fecha de consumo esté más próxima.

Si, a pesar de llevar una lista de la compra ajustada, acabamos llenando el carro más de la cuenta, podemos aprovechar para congelar el sobrante que no vayamos a consumir próximamente, siempre asegurándonos de que se hace de la manera adecuada para que el alimento esté en buenas condiciones y que no pase demasiado tiempo hasta consumirlo. ¡Cuidado! Debemos tener en cuenta que hay ciertos alimentos que no toleran bien la congelación, como los huevos crudos, el arroz, la pasta, los alimentos grasos o con mucha agua.

Otra manera de ser sostenibles a la hora de hacer la compra es eligiendo productos de temporada y de cercanía, además de intentar adquirir alimentos que no vayan envasados en plástico y llevar nuestra propia bolsa de tela para guardar los alimentos adquiridos.

Consejos para dar una segunda vida a la comida

Eva Pérez nos aporta algunos ‘tips’ para aprovechar los alimentos que adquirimos y sacarles el máximo partido:

  • A la hora de comprar pescado, en lugar de hacerlo por raciones o bandejas, podemos comprar la pieza entera. De este modo, aprovechamos la cabeza y las espinas para hacer con ellas un caldo o fumet que nos servirá después para una sopa, arroz o pasta.
  • Cuando nos sobra verdura, podemos utilizarla para hacer un puré o, mezclada con otras, elaborar una menestra.
  • La fruta madura puede aprovecharse para elaborar una mermelada, utilizarla en alguna salsa o también se puede congelar y hacer con ella batidos o zumos frescos en verano.
  • Algunos alimentos, como el yogur, el aguacate o el café, pueden tener una segunda vida como cosméticos, por ejemplo, utilizándolos como ingredientes naturales para mascarillas de piel o cabello.
Ser sostenible empieza por hacer una compra responsable.

Cómo ser sostenible cocinando (y ahorrar)

Más allá de los alimentos en sí, la forma en que cocinamos también puede ayudarnos a reducir el desperdicio y a lograr un ahorro económico y energético en casa.

Un buen comienzo es el de utilizar electrodomésticos que sean eficientes energéticamente, lo que a su vez hará que sean más respetuosos con el medio ambiente. Además, podemos organizarnos y aprovechar el uso de estos electrodomésticos, por ejemplo, cocinando varios platos a la vez en el horno.

Si vives solo o en pareja, una buena idea es cocinar más cantidad y congelarla. De este modo, ahorramos energía y también tiempo, puesto que ya tendremos la comida preparada para otro día.

A la hora de conservar la comida, es preferible utilizar tuppers de cristal en lugar de plástico. Los botes de conservas que compramos pueden ser un excelente envase, dándoles así una segunda oportunidad.

También podemos plantearnos tener nuestro propio mini huerto de plantas aromáticas en la cocina. Ocupa poco espacio y nos ayudará a dar sabor a la comida al mismo tiempo que nos proporcionará buen olor en la casa.

Cómo ahorrar agua mientras cocinamos

Aunque es el baño la parte de la casa donde más agua se gasta en el ámbito doméstico, la cocina es un lugar en el que podemos reducir su consumo con algunos sencillos consejos que nos explica Eva Pérez:

  • El primero y básico, aunque no por ello conviene dejar de recordarlo, es cerrar el grifo cada vez que se termina de usar.
  • Si queremos que el agua salga templada o caliente, podemos poner un cubo que recoja el agua hasta que salga a la temperatura que queremos. Después, podemos utilizar esa agua para regar las plantas, la limpieza de la casa, etc.
  • Tener siempre una jarra o botella de agua fría en la nevera también evitará que tengamos que dejar el grifo abierto más tiempo del necesario cuando esperamos a que salga fría.
  • Usar el lavavajillas, si disponemos de él, consume menos agua que fregar a mano. Esperaremos a tenerlo lleno o, en caso de no estarlo, utilizaremos programas específicos para carga reducida.

Adoptando los sencillos cambios que nuestra dietista-nutricionista recomienda en este artículo, conseguiremos cocinar de manera más eficiente, económica y respetuosa con el medio ambiente.

EVA MARÍA PÉREZ es Dietista-nutricionista, docente y educadora nutricional. Miembro de la Comisión Ejecutiva del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas y presidenta del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de La Rioja (CODINULAR). Ha ejercido en el ámbito de la educación sanitaria con formaciones, proyectos nutricionales en centros escolares y para distintos proyectos de la Consejería de Salud de La Rioja y de la educación alimentaria, sobre todo en niños/as y adolescentes, con proyectos de cocina y nutrición.

Rebeca Valenciano

Rebeca Valenciano es Responsable de Comunicación en el Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas de España, una destacada profesional que desempeña un papel vital en el ámbito de la nutrición y la comunicación en España.... Ver más sobre el autor