Cinco claves para disfrutar de este oro líquido de la gastronomía española
Cómo conservar el Aceite de Oliva Virgen Extra
Para disfrutar del mejor AOVE hay que tener en cuenta no sólo la calidad del aceite, sino también sus condiciones de conservación. Aprovechar ofertas o comprarlo en almazaras y cooperativas en formato grande es una buena opción, siempre que se conserve correctamente. Aquí os damos las claves.

Redacción

Fotografías:

Publicado el
27/08/2015



El tiempo de conservación del aceite en óptimas condiciones depende sobre todo de cómo lo conservemos, pero también del tipo y variedad del aceite que compremos. No se conservan de igual forma un aceite de oliva “a secas” (mezcla de aceites de oliva virgen y aceites refinados), que un Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).  Y tampoco se conserva igual un aceite de oliva virgen extra de una variedad que uno de otra. Ésto es debido al menor o mayor contenido en polifenoles y vitamina E que tienen los aceites de oliva, y que son poderosos antioxidantes naturales que los protegen del paso del tiempo, siendo también los responsables del sabor amargo y picante tan característico de algunos aceites de oliva virgen extra, como los de la variedad picual. Y a mayor contenido en polifenoles y vitamina E, más tiempo y mejor se conservarán las propiedades originales del aceite de oliva. Por ejemplo, un aceite de oliva virgen extra de la variedad arbequina se puede conservar en condiciones óptimas aproximadamente un año, mientras que uno de la variedad picual puede aguantar perfectamente hasta 2 ó 3 años.

5 claves a tener en cuenta

En cualquier caso, la conservación del aceite, aunque no lo parezca, tiene su misterio. Más si quieres que no pierda sus propiedades para poder seguir disfrutando de su sabor durante mucho tiempo. Por eso, te dejamos unos cuantos consejos para que aprendas más secretos del aceite de oliva y de su conservación y cuidado:

1) El aceite debe conservarse en recipientes de vidrio oscuro, latón impermeabilizado o acero inoxidable, ya que lo mantendrán alejado de la luz, que es uno de los grandes enemigos del aceite. Eso sí, evita cualquier recipiente de hierro, que paradójicamente tanto se usaban hace unos años.

2) Aleja, en la medida de lo posible, el aceite de humos o vapores generados al cocinar, ya que le transmitirán malos sabores, lo contaminarán y estropearán según vaya pasando el tiempo.

3) Cierra herméticamente los recipientes que contengan el aceite y procura que no se queden demasiado vacíos, ya que el contacto con el aire acelera su descomposición. Nunca debemos dejar el aceite en una sartén para freír con él la siguiente vez, porque se oxidará con mayor rapidez.

4) La temperatura óptima de conservación está entre 18 y 24 grados, aunque si es más baja no pasa nada. Eso sí, el aceite empezará a solidificarse debido a su alto contenido en ácido oleico, y pueden que aparezcan partículas blancas en suspensión, que no son más que la grasa vegetal solidificada, y que volverán a fundirse conforme aumente la temperatura ambiente, sin perturbar las propiedades ni el sabor del aceite de oliva.

5) El mejor aceite es el que se cosecha en el año, por lo que se mantendrá mas tiempo y tendrá mejores propiedades si, al adquirirlo, tenemos en cuenta su fecha de recolección.

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.
 
Volver arriba