Cómo hacer Gazpacho

Esta receta casera y tradicional de gazpacho andaluz, fácil y rápida de hacer en casa, es una forma perfecta para darle la bienvenida al verano. Prepáralo en pocos minutos y sírvelo bien frío.

Con Mucha Gula29/05/2020

El gazpacho es sin lugar a dudas una de las recetas españolas mas tradicionales e internacionales, un plato refrescante y nutritivo que está íntimamente relacionado con el verano y con el calor. Además, hacerlo es muy sencillo: pocos ingredientes y sencillos de encontrar. ¡No hay excusa para preparar el primer gazpacho del verano!

1- Lavamos y cortamos los tomates y los pimientos

1- Lavamos y cortamos los tomates y los pimientos

Vamos a preparar 1 litro y medio de gazpacho. Empezamos lavando y pelando 1 kg de tomates maduros y un pimiento verde. A los tomates les quitaremos la parte del rabo y a los pimientos también, además tendremos cuidado en quitarle las semillas. Cortamos los tomates en dados y los pimientos en trozos. Reservamos

2- Pelamos y cortamos el pepino, el ajo y la cebolla

2- Pelamos y cortamos el pepino, el ajo y la cebolla

A continuación necesitaremos medio pepino, un diente de ajo y media cebolla. Pelamos el pepino con una mandolina y lo cortamos en cuadrados. El diente de ajo lo cortamos en dos y la media cebolla en trozos. Reservamos.

3- Añadimos los ingredientes a la batidora y batimos tres minutos

3- Añadimos los ingredientes a la batidora y batimos tres minutos

Introducimos en un vaso de batidora los ingredientes que hemos preparado. Se le puede añadir pan, para que quede más consistente, pero es opcional. Batimos tres minutos. Hay quién comete el error de batir menos tiempo: no tengáis miedo de pasaros, podéis batir los ingredientes tres minutos fácilmente y de esa forma los ingredientes se integrarán más y mejor, obteniendo todo su sabor.

4- Incorporamos vinagre, aceite y sal y volvemos a batir

4- Incorporamos vinagre, aceite y sal y volvemos a batir

Con la mezcla ya batida, le añadimos un chorrito de vinagre de vino blanco, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal. Volvemos a batir y probamos por si queremos rectificar de sal o si nos queda muy espeso añadir un poco de agua fría.

4- Colamos y enfriamos

5- Colamos y enfriamos

Es el momento final: pasamos la mezcla por un chino para que quede muy fina y la metemos en la nevera durante un par de horas para poder tomarlo fresco.