Sin que peligre su crecimiento
Cómo introducir a los niños en la dieta vegetariana
Adriana Ortemberg

Adriana Ortemberg

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
22/08/2012



Lógicamente, una pareja vegetariana guiará a sus hijos en un camino de alimentación sin carnes. ¿Problemas? Ninguno, si se hace con sapiencia. La mayoría de padres vegetarianos tienen suficientes conocimientos y la convicción de que hacen lo correcto y, de todas maneras, ante cualquier duda siempre cuentan con el buen asesoramiento de médicos “alternativos”,  es decir, médicos con formación naturista, o avezados en el tema.

Ahora bien, hay casos en los que es recomendable la intervención de un profesional de la salud cualificado en alimentación vegetariana. Por ejemplo, si el vegetariano es sólo uno de los padres, el no vegetariano necesitará que le den la seguridad de que a su niño “no le faltará nada”. Y, si los padres son vegetarianos novatos, es decir, recién “convertidos”, es posible que les asalten las dudas. Recuerdo una anécdota: hace años, una enfermera me había dicho en una revisión de rutina de mi pequeño que el niño necesitaba comer carne para tener buena musculatura y para “más cosas”. La duda de madre hizo que acudiera al Doctor Carlos González, autor del libro “Mi niño no me come”, y le pregunté que qué opinaba sobre éso. Me dijo: “¿Has visto alguna vez un elefante comiendo carne? Y musculatura no le falta, ¿no?. Asunto zanjado y punto.

La cuestión de la alimentación vegetariana infantil no pasa en realidad por lo que se come en casa, sino más bien por lo que sucede cuando el niño sale: comer en casa de la abuela, de un amiguito, en el cole, en un cumpleaños… Los adultos no saben muy bien qué darle de comer, y si el niño si no está bien enseñado acerca de por qué lleva esta alimentación, acabará comiendo un bocadillo de jamón y queso o unos espaguetis a la boloñesa, como todos los demás. Por eso, es muy importante una buena educación; aún cuando sean pequeños, los padres les han de ir explicando porqué ha de comer esto y lo otro no y, sobre todo, que sepa qué decir cuando le digan “¿Y por qué comes zanahorias? ¿Acaso no las matas cuando las sacas de la planta?“…

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.