Carbón dulce

¿Cómo se hace el carbón dulce? La historia detrás del castigo más apetecible

El temido carbón dulce, el 'castigo' para los niños que se han portado mal, un regalo de lo más goloso, pero… ¿cómo se hace el carbón dulce?

6 de enero de 2024

Llegan los Reyes Magos, llega la ilusión y llegan los regalos… Bueno, esto último solo si te has portado bien. Abrir un regalo y ver carbón dulce, era uno de los peores momentos de cada Día de Reyes cuando era pequeña. Aunque, he de decir que, poco después se me pasaba el disgusto. Ojalá todos los regalos para ‘niños malos’ fuesen tan dulces. Después del disgusto, pasaba a devorarlo. Y… ¡qué delicia! Pero, ¿cómo se hace el carbón dulce

¿Por qué carbón? El origen de la tradición

No se sabe realmente el por qué del carbón. Se dice que la paje de los Reyes, Carbonilla, era la encargada de vigilar a los niños para ver si se portaban bien. Se dice también que eran los duendes quienes llevaban el carbón a la casa de los niños más traviesos y advertirles de que debían portarse mejor el siguiente año.

Otras historias lo vinculan al Olentzero. Desde Navarra, se dice que es él el encargado de repartir el carbón dulce. cuando este carbonero bajaba a los pueblos a vender su carbón… Dejaba carboncillos a los niños, que ya sabían qué significaba eso y les haría cambiar su comportamiento. 

El carbón dulce, el 'castigo' más dulces para los niños traviesos

Leyendas hay muchas, para todos los gustos. Sea como sea, aunque no te hayas portado bien, a veces recibir carbón no es tan malo. Este exquisito dulce tiene un proceso de producción curioso. 

Carbón dulce: ojalá todo lo malo estuviese tan rico

¿Cómo se hace el carbón dulce? El carbón dulce se elabora a base de azúcar y agua, a base de glass. Para ello, se mezcla una cantidad muy grande de azúcar con claras de huevo, zumo de limón y colorante alimentario. El colorante es el encargado de darle el característico color negro de carbón. En los últimos años, se ha popularizado también el carbón dulce de otros colores como azul o verde. Simplemente difiere del tradicional en el uso de otros colores de colorantes.

Para elaborar el carbón dulce se hace un almíbar a 130ºC al que posteriormente se añade la mezcla de limón y azúcar glas con colorante. Al añadir esta mezcla y batir, se crea una espuma muy aireada. Así toma forma el carbón. El carbón se solidifica cuando la mezcla se enfría. Así se obtiene la forma característica dura y crujiente. 

Todos hemos recibido carbón dulce de regalo de los Reyes Magos. Bueno… Regalo, regalo… Siempre nos han dicho que el carbón dulce es para los niños malos y traviesos. Que los Reyes, cuando te has portado mal te dejan carbón. Pues… No seré yo quien diga lo contrario, pero ojalá todos los castigos estuviesen tan ricos. Después de descubrir la historia de este dulce ‘travieso’… Solo nos queda esperar que sus majestades no nos ‘castiguen’… Y si lo hacen, ¡pues habrá que disfrutarlo!

Isabel Deleuze

Isabel Deleuze, periodista bilingüe por la Universidad Carlos III de Madrid, está especializada en periodismo gastronómico, con artículos de nutrición, restaurantes y recetas de cocina como algunos de sus puntos más... Ver más sobre el autor