Córdoba, un paraíso junto al Guadalquivir | Viajar
La primavera es un momento ideal para disfrutar de la gastronomía y los patios.
Córdoba, un paraíso junto al Guadalquivir
Joaquín del Palacio

Joaquín del Palacio

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
09/05/2013



El valle del Guadalquivir es la principal vía de comunicación de Andalucía. Sus tierras son fértiles y el clima es bueno, aunque un poco caluroso en verano. Este valle se ubica entre Sierra Morena al norte y las sierras Béticas al sur. El paisaje que actualmente vemos es producto de la erosión y la deposición de sedimentos, por eso se trata de una tierra relativamente nueva que ha ido rellenando el Guadalquivir, el llamado río Grande por los árabes. Debido a las intensas lluvias del principio del 2013 el Betis, para los romanos, bajaba muy cargado y terroso, de este modo y durante milenios fue llenando sus riberas de suelos productivos. Los territorios más nuevos están precisamente en la desembocadura, allí las aguas dulces se mezclan con las salinas atlánticas y durante los últimos kilómetros el río lleva sal suficiente para que haya salinas. El gran río está lleno de anécdotas.

Vista desde el hotel Mirador de MontoroVista desde el hotel Mirador de Montoro

Alguno de los paisajes andaluces más encantadores están en este valle junto a su cauce. En uno de sus meandros está Montoro, subido en una ladera curva de su margen izquierda. El mejor balcón para disfrutar de estas vistas es el Hotel Mirador de Montoro, estratégicamente situado. Calidad, tranquilidad y buena gastronomía son las características de este hotel, pero lo mejor de todo es su ubicación. Se podría estar horas mirando las aguas pasar y la luz solar cambiar. Disfrutar de las diferentes imágenes que nos ofrece esta atalaya durante las 24 horas del día es una experiencia sin par. La sierra, el pueblo y el río son suficiente espectáculo para no tener que despegarse de la ventana… Pero el pueblo también merece una visita, hay que pasear por él.

Estatua de MaimónidesEstatua de Maimónides

Montoro se asienta junto al río en un meandro frente a las lomas y laderas que van ascendiendo hasta la sierra. La riqueza medioambiental de esta zona es tan grande que se le ha dado un grado de protección: el Parque Natural de la Sierra de Cardeña y Montoro. Es un entorno precioso que tiene una vegetación diversa que propicia la existencia de fauna salvaje. En este entorno natural tan rico las abejas se desarrollan de maravilla, aquí disponen de una variedad de flores que va desde las típicas del clima mediterráneo como la encina o las plantas aromáticas a otras más relacionadas con el clima húmedo como el eucalipto.

La Miel Sierra Montoro es un producto natural que ha recibido varios premios por su calidad. Lorenzo es su principal representante y cuida con mucho cariño estas mieles, además te lo sabe contar. Produce miel de azahar, de encina, de romero, de eucalipto, etc. Él recomienda que se tome sola, para comprobar lo buena que es y el buen sabor que tiene, pero también te anima a mezclarla con frutas como la naranja u otros postres, porque es un añadido de calidad que enriquece y mejora los sabores. Dice que las abejas son muy sensibles a la contaminación y a los entornos poco naturales, pero en las cercanías de Montoro ellas forman parte del ecosistema y producen una miel muy pura y muy rica. La miel es uno de los alimentos más saludables porque aporta al organismo muchos beneficios, como minerales, aminoácidos y otras sustancias beneficiosas.

La elegancia de la sencillezLa elegancia de la sencillez

Después del 711 d.C. los árabes, que adoraban las aguas corrientes, se asentaron en la orilla del gran río y fundaron la capital de al-Ándalus en el antiguo emplazamiento de la Corduba romana. A partir del año 786 empezaron a construir la mezquita. Este edificio se convertirá en un lugar sagrado, único e impresionante, ya que fue mezquita y ahora alberga la catedral de Córdoba; gracias a este hecho la parte musulmana se mantiene en perfecto estado. Así vemos hoy el precioso bosque de arcos rojiblancos que cautiva al espectador.

En el S.X Abderramán III se proclamó Califa y convirtió a Córdoba en un reino independiente de Damasco y en la ciudad más importante de Europa, con casi un millón de habitantes y más de mil mezquitas. Esa grandeza no duró mucho porque en 1236 fue tomada por los cristianos sin violencia, y gracias a este acontecimiento mantiene un casco histórico grande y bien conservado.

Es impresionante entrar a la ciudad desde la Torre de la Calahorra, hoy es el museo Vivo de Al-Andalus, un buen aperitivo para la visita, en el que destaca una maqueta perfecta de la mezquita-catedral, así la ves entera y la puedes observar desde cualquier perspectiva. Subido a la terraza de la torre se admira la ciudad enfrente. Cruzando el puente romano de 16 ojos, por fin, se entra. La sensación es escalofriante, nos lleva más de un milenio al pasado.

La primera anécdota ya está aquí, pues la imagen de San Acisclo y santa Victoria está en una capilla en este puente, aunque casi todo el mundo cree que el patrón es el arcángel que está al final del puente en el monumento de la Victoria de san Rafael. Sin embargo, el día de san Acisclo no es festivo. Se celebra san Rafael y, en vez de festejarse en septiembre, tienen la dispensa de seguirlo venerando en la antigua fecha del 24 de octubre. Así es Córdoba, ¡sorprende a sus propios vecinos! Muchas de estas anécdotas y leyendas muy interesantes e, incluso, aterradoras se conocen haciendo la Ruta de Leyendas de Córdoba con Teo. Es el mejor modo de pasear por la ciudad, conocerla y sorprenderte con todo tipo de leyendas curiosas y misteriosas.

Palacio de VianaPalacio de Viana

Los patios son otro patrimonio cordobés que merece ser conocido por su significado, su belleza y su lucimiento al público en el mes de mayo. Es una estancia muy importante en las casas porque, en verano, Córdoba arde bajo el sol durante el día, sin embargo es un placer estar a la sombra escuchando una fuente al fresquito, rodeado de geranios, buganvillas, claveles, etc. El Palacio de Viana es una unión de varios edificios que cuenta con doce de estos rincones especiales, más un jardín con grandes árboles. Se pueden visitar los patios, el interior del palacio y, como visita gratuita, tiene una con vídeo explicativo. La visita es imprescindible para conocer de una vez varios de estos patios, espacios típicos y muy queridos.

Voz y guitarra flamencaVoz y guitarra flamenca

El atardecer es un momento mágico en Córdoba, aquellas leyendas que contaba Teo casi se hacen realidad. Caminando por las calles en silencio algunos rincones parecen querer contarte algún secreto… La acompasada voz desgarrada de un cantaor se escucha tímidamente en algún lugar, lejos. El instinto te lleva por “La ruta de las Tabernas”. Las palmas sordas suenan despacio y unos tacones parecen romper el suelo… Ya en el Mesón San Basilio el silencio es sepulcral, únicamente escuchan mientras todos miran absortos al escenario; solamente los dedos, que acarician las cuerdas de la guitarra, claman en la noche esperando que el “sentío” del cantaor emita su voz… El flamenco es una pasión que se siente de un modo muy especial en Córdoba y se brinda con un blanco de Montilla-Moriles y unas olivas.

Lorca escribió en el Romancero Gitano: “Aunque sepa los caminos, yo nunca llegaré a Córdoba“. Pues hay que conocerlos muy bien, porque esta ciudad se oculta en sus patios y calles, se camufla en el silencio descarnado del flamenco que retumba en la noche y se esconde entre las leyendas más desconocidas cordobesas. En el intrincado laberinto de los siglos y la historia también se pierde uno. Para conocer todos esos caminos, habrá que volver… Córdoba nos espera con todos sus encantos.

Restaurantes y alojamiento

Carne de El ChurrascoCarne de El Churrasco

Uno de los tesoros ocultos cordobeses se encuentra en el interior de un restaurante encantador. El restaurante El Churrasco, que es un clásico cordobés, empezó siendo un pequeño establecimiento en el que se comía una carne excelente, por eso tuvo mucho éxito y fue creciendo. Hoy, después de anexionarse varias casas de alrededor, casi posee toda una manzana de la parte más antigua de la ciudad. Se sigue comiendo de maravilla, el trato es excepcional y los comedores y la bodega son dignos de rodar una película. La bodega impresiona por la cantidad y calidad de sus vinos, pero sobre todo por las fechas de sus etiquetas que hay que leer con mucho cuidado porque las décadas han ido desdibujando sus datos. La carta es variada y de mucha calidad. Platos como las habas con jamón, las berenjenas fritas o las carnes de Los Pedroches son excelentes por la calidad y la preparación. Entre los pinchos destaca la tapa de sardina ahumada y guacamole que fue ganadora del 1º Premio Tapa de Córdoba de 2012. La visita es imprescindible.

Alcachofas con jamón. Restaurante La Cuchara de san LorenzoAlcachofas con jamón. Restaurante La Cuchara de san Lorenzo

La Cuchara de san Lorenzo, con dos menciones en la Guía Michelin, es un restaurante cuya cocina es de vanguardia, pero basada en la calidad del producto y la elaboración tradicional. El toque de autor le infiere un carácter especial. Es un comedor tranquilo, quizás íntimo, un buen lugar para una comida o cena entrañable, cercana. La carta es original y con buena relación calidad-precio. En ella destacan las croquetas de ternera, las alcachofas confitadas o el salmorejo, como platos sabrosos y de una suavidad suprema. Los platos estrella tal vez sean las manitas deshuesadas con foie, un plato único y delicioso, y el parmentier de boletus y huevo tratado a baja temperatura 63º, otra delicia más para el paladar.

Hotel Casas de la JuderíaHotel Casas de la Judería

El alojamiento en Córdoba ha de estar en el centro, no hay nada mejor que tras la cena poder pasear o tomar algo regresando caminando al hotel cerca del río o por la judería, eso es un lujo. Dejas el coche y te olvidas. El  Hotel Casas de la Judería, aposentos en los que nació don Luis de Góngora y Argote hace más de 450 años, es puro encanto y su equipamiento suficiente para disfrutar. Sus tres patios de las tres culturas y las vistas del campanario de la mezquita-catedral son algunos de los detalles que se llevará uno tras abandonar este alojamiento. Esta antigua casa solariega es ideal por donde se la mire, todo en ella te lleva al pasado: los pavimentos, las dependencias, la escalera, etc.

Galería fotográfica:

NOTICIAS RELACIONADAS


HAY 2 COMENTARIOS
  1. Avatar de Joaquín Mart& Enviado por
    Joaquín Mart&
    21 mayo 2013, 7:56 pm

    Querido Joaquín, gracias por tu artículo. Todo suma. Es perfecto. La próxima vez que vaya a realizar una excursión por ahí te lo comunicaré para, primero, que me cuentes cosas del sitio y, segundo, por si necesitaras alguna imagen o comentario que, gustoso, te ofrecería. Un abrazo.

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      21 mayo 2013, 8:04 pm

      Muchas gracias por tu comentario. Siempre que voy por Andalucía me acuerdo de las aventuras que me contaste que habías vivido en Huelva. Un abrazo

DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.