Receta de crema de verduras con quesitos

Crema de Calabacín: El Secreto para una Sopa Cremosa

Una crema de calabacín siempre es una buena opción. Y para que además de sencilla, sea una receta rica y sabrosa... aquí tienes nuestros trucos.

25 de marzo de 2024

¿Buscas una receta reconfortante, rica, sabrosa y fácil de preparar? ¡No busques más! La crema de calabacín es la solución perfecta para una comida reconfortante en cualquier momento del año. Pero para sacarle el máximo partido, te vamos a contar algunos trucos de cómo preparar esta sopa cremosa que seguramente se convertirá en una de tus favoritas.

El Encanto de la Crema de Calabacín y su sencilla elaboración

La crema de calabacín es una opción versátil para quienes buscan una comida llena de sabor. Su textura suave y cremosa la convierte son una gran alternativa para cualquier ocasión, ya sea como plato principal o como acompañamiento. Además, su sabor suave y delicado la hace perfecta para aquellos que no son fanáticos de las sopas más fuertes o picantes.

Preparar crema de calabacín es más fácil de lo que piensas. Todo lo que necesitas son unos pocos ingredientes simples y un poco de tiempo. Para comenzar, necesitarás calabacines frescos, cebolla, caldo de verduras y un toque de crema para darle esa textura suave y cremosa que todos amamos. Y aquí está el truco: puedes hacer una versión sin leche para aquellos que prefieren opciones lácteas alternativas, como la crema de calabacitas sin leche.

¿Sabes cómo hacer la mejor crema de calabacín?

5 Pasos para una Crema de Calabacín Perfecta

  1. Preparación de Ingredientes: Comienza picando finamente la cebolla y cortando los calabacines en trozos pequeños.
  2. Cocción: En una olla grande, derrite un poco de mantequilla o aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla picada y saltea hasta que esté transparente. Luego, añade los calabacines y cocina por unos minutos más.
  3. Añadir Caldo de Verduras: Vierte el caldo de verduras en la olla hasta cubrir los vegetales. Deja que hierva y luego reduce el fuego a fuego lento. Deja cocinar hasta que los calabacines estén tiernos.
  4. Licuar y Dar Textura: Una vez que los vegetales estén cocidos, retira la olla del fuego y deja que la mezcla se enfríe un poco. Luego, con una licuadora de mano o una licuadora de vaso, procesa la sopa hasta que quede suave y cremosa.
  5. Servir y Disfrutar: Vierte la crema de calabacín en tazones individuales y sirve caliente. Puedes acompañarla con un poco de pan crujiente o hierbas frescas para darle un toque extra de sabor.

Una Opción Deliciosa para Todos los Gustos

Ya sea que prefieras la versión clásica con un toque de crema o la opción sin leche para una alternativa más ligera, la crema de calabacín es una opción ganadora para cualquier ocasión. Su sabor suave y cremoso la convierte en una opción que seguramente complacerá a todos, desde los más pequeños hasta los más grandes.

Recuerda, cuando pienses en crema de calabacín, piensa en una opción reconfortante y deliciosa que siempre será un éxito en la mesa. Y para más recetas deliciosas y prácticas, no olvides visitar el sitio web de Recetas Nestlé® México. ¡Buen provecho!

Jesús Sánchez Celada

Jesús Sánchez Celada es Periodista gastronómico y director de la revista Con Mucha Gula. Su contribución al periodismo gastronómico va más allá de Con Mucha Gula, consolidándose como figura multifacética en el panorama... Ver más sobre el autor