Descubre cómo se hacen las mejores croquetas caseras

Las croquetas son más que un simple plato. Son una forma de cocina de aprovechamiento.

Álvaro Hontanar25/07/2022

Las croquetas son uno de los platos emblema de la cocina española, pero dominarlas es una complicada tarea. Conseguir un rebozado fino pero crujiente y un interior meloso es un arte al alcance de muy pocos.

Las croquetas son más que un simple plato. Son una forma de cocina de aprovechamiento. Las podemos realizar con las puntas que nos sobran del jamón, la carne que no nos hemos comido del cocido, los restos de pollo asado

A continuación, te mostraremos unos cuantos trucos con los que podrás elevar al máximo nivel tus croquetas caseras.

Cómo hacer una masa de croquetas perfecta

Para hacer la bechamel necesitamos la misma cantidad de harina que de mantequilla. La cantidad de leche que utilizaremos dependerá de la cremosidad que queremos conseguir. Si las queremos más compactas, «a la vieja escuela», necesitaremos unos 150-160 g de cada por litro de leche. En cambio, si las queremos muy cremosas, usaremos unos 120-130 g de cada por litro de leche.

Si queremos un sabor intenso podemos sustituir la leche por caldo o utilizar una mezcla de ambos.

Las croquetas necesitan la misma cantidad de mantequilla que de harinaLas croquetas necesitan la misma cantidad de mantequilla que de harina

Cómo conseguir un rebozado crujiente

El rebozado no debe ser ni muy fino ni muy grueso. Este consta de 3 capas. Una primera de pan rallado muy fino o harina, una segunda de huevo batido y una tercera de pan rallado algo más grueso. Si queremos lograr un exterior muy crujiente podemos utilizar Panko en lugar del clásico pan rallado. El Panko es un pan rallado japonés que se utiliza para empanar. Este nos permite conseguir una fritura más crujiente.

Una vez hayamos terminado de rebozar las croquetas, lo más recomendable es dejarlas reposar por unos 20-30 minutos. De esta forma, el pan rallado se secará y quedarán todavía más crujientes.

Cómo freír croquetas

El aceite es un punto clave en cualquier fritura. Aunque el aceite de girasol es uno de los más utilizados, el aceite de oliva es mucho mejor, ya que aguanta altas temperaturas sin quemarse.

Antes de freír las croquetas tenemos que esperar a que el aceite esté lo suficientemente caliente. La temperatura ideal son unos 175ºC (en el caso de utilizar aceite de oliva). Además, es necesario que estén cubiertas completamente por el aceite para que la fritura sea uniforme.

La temperatura del aceite debe rondar los 175ºCLa temperatura del aceite debe rondar los 175ºC

Para que el aceite mantenga una temperatura constante es necesario ir de poco en poco. Si echamos todas las croquetas de golpe la temperatura bajará y absorberán más aceite. Lo ideal es freírlas en pequeñas tandas.

Una vez fritas, se dejan escurrir sobre un plato o recipiente con papel de cocina absorbente para que expulsen todo el exceso de aceite.

Cómo congelar croquetas adecuadamente

Si a la hora de ponernos a hacer croquetas nos sobran muchas tenemos la alternativa de congelar. Lo mejor es realizarlas y comerlas en el acto, pero si contamos con poco tiempo podemos siempre congelarlas.

En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que la masa de croquetas puede aguantar unos 2 o 3 días en la nevera. En vez de congelarlas, si tienes pensado hacer croquetas de nuevo en la misma semana, puedes dejar la masa sobrante en la nevera.

Por otro lado, si quieres dejar todas las croquetas hechas, entonces lo más recomendable es congelarlas. Obviamente, la congelación se debe realizar antes de freírlas. Los pasos a seguir son los siguientes.

  1. Guardar las croquetas en una bolsa transparente, preferiblemente de cierre zip o cremallera. Entre cada croqueta es recomendable que haya una ligera separación para que no se peguen.
  2. Escribir la fecha de congelación. Hay que tener en cuenta que las tenemos que consumir en menos de 3 meses.
  3. Cogemos una tabla de plástico fina (puede ser, por ejemplo, una tabla de cortar de plástico) y situamos la bolsa sobre ella. Este paso es indispensable para que las croquetas no pierdan su forma.
  4. Metemos las croquetas con la tabla de manera horizontal en el congelador. Una vez pasadas 1 o dos horas ya podremos retirar la tabla, puesto que las croquetas ya se habrán endurecido y tendrán la consistencia suficiente.
Las croquetas que congeles no deben ser demasiado grandesLas croquetas que congeles no deben ser demasiado grandes

Trucos para recalentar croquetas

En primer lugar, nunca debemos utilizar el microondas para recalentar croquetas. Cualquier fritura que recalentemos en un microondas quedará blanda y con una textura desagradable. Tampoco podemos freírlas de nuevo, ya que entonces quedarán sobrecocinadas y aceitosas.

Para recalentar croquetas de manera adecuada tenemos dos alternativas:

  • Utilizar una sartén pincelada con aceite de oliva y a fuego muy suave. De esta forma las croquetas irán cogiendo calor lentamente y de manera uniforme.
  • Utilizar un horno. Colocamos las croquetas en una rejilla, separadas unas de otras y las dejamos durante unos 5 minutos. Si notas que las croquetas se tuestan por arriba, las puedes cubrir con papel de aluminio. El horno debe estar precalentado a 200ºC.