Día de la madre: los sabores que te llevarán de vuelta a casa

Día de la madre: los sabores que te llevarán de vuelta a casa

Celebra el Día de la Madre con los platos más deliciosos, preparados con el amor y la dedicación de mamá. ¡Te volverás a sentir como en casa!

Cristina Tejerina07/05/2023

El Día de la Madre es una fecha especial en la que honramos y celebramos el amor, el cuidado y la dedicación de las madres en todo el mundo. Y qué mejor manera de hacerlo que con uno de los mayores placeres de la vida: la comida.

Si hay algo que nos transporta de inmediato al hogar y nos hace sentir cómodos y seguros, es el sabor de los platos que nos prepara mamá. Por eso, en este artículo te traemos los mejores platos para celebrar el Día de la Madre.

Las típicas croquetas de tu madre

Las croquetas son un plato típico de la cocina casera y consiste en una masa cremosa, que puede estar elaborada a partir de diferentes ingredientes como pollo, jamón, bacalao, espinacas, entre otros, y que se reboza y se fríe en aceite caliente.

Son muy fáciles de adaptar a diferentes gustos y necesidades. Por ejemplo, si tu madre es vegetariana, puedes preparar sus deliciosas croquetas de espinacas y queso. Si por el contrario, a tu madre le encanta el sabor del jamón, seguro que opta por preparar unas croquetas de jamón serrano.

Lo interesante de las croquetas es que pueden ser un plato principal o un aperitivo, dependiendo de la cantidad que se prepare y de la ocasión en la que se sirvan.

Desde Con Mucha Gula, te recomendamos preparar las croquetas en conjunto, ya que es una actividad divertida y creativa que permite involucrar a todos los miembros de la familia. Puede ser una excelente forma de compartir tiempo de calidad y hacer que el día de la madre sea aún más especial.

La lasaña, la cena perfecta del día de la madre

La lasaña es uno de los platos más populares en todo el mundo, y es un gran favorito en muchas familias. Esta deliciosa pasta con carne picada y queso gratinado es una excelente opción para la cena del Día de la Madre. Puedes prepararla con antelación y simplemente calentarla en el horno antes de servir, siendo una opción muy práctica y conveniente.

Es muy versátil, ya que se le pueden agregar verduras, hongos, o cualquier otro ingrediente que se desee.

Pollo al horno

Una de las ventajas de preparar pollo al horno es que se puede personalizar fácilmente para adaptarlo a los gustos de cada persona. Por ejemplo, se puede marinar el pollo con diferentes hierbas y especias, como romero, tomillo, ajo, y pimentón, para darle un sabor especial. Por otra parte, se puede utilizar una salsa, como la salsa barbacoa, para darle un toque diferente.

Además, el pollo al horno puede ser un platillo saludable, si se cocina sin grasas adicionales. También es una opción económica, ya que se puede comprar el pollo entero o por partes y cocinarlo en grandes cantidades para servir a toda la familia.

Para acompañarlo puedes usar verduras asadas, arroz, ensaladas o patatas.

Las albóndigas

Las albóndigas son otro plato típico de la cocina casera que se suele servir en el Día de la Madre. Este plato consiste en pequeñas bolas de carne picada, que pueden estar elaboradas a partir de diferentes tipos de carne, como ternera, cerdo, pollo o cordero, mezcladas con pan rallado, huevos, especias y otros ingredientes que le dan sabor y textura.

Las albóndigas pueden ser una excelente opción para homenajear a las madres y para celebrar en familia

La preparación de las albóndigas es un proceso laborioso que requiere tiempo y paciencia, pero el resultado final suele ser muy satisfactorio. Una vez que se han preparado las bolas de carne, se cocinan en una salsa de tomate o en un caldo, lo que les da un sabor aún más delicioso.

El flan, el postre por excelencia del día de la madre

Para terminar la cena del Día de la Madre con un dulce y buen sabor de boca, no puede faltar el flan. Este postre clásico es una verdadera delicia, con su textura cremosa y su alto nivel en proteínas. La receta del flan es muy antigua y se ha transmitido de generación en generación, por lo que su preparación puede variar según la persona. Eso sí, seguro que ninguno es como el flan de tu madre.

Una excelente opción para cualquiera que quiera sorprender en el día de la madre con un postre casero.