Diablo Mundo, buena cocina con sentido común | Comer
 
Diablo Mundo, buena cocina con sentido común
Eva Celada

Eva Celada

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
18/01/2009



Fachada de Diablo MundoFachada de Diablo Mundo

Fátima Pérez ofrece en Diablo Mundo una cocina de calidad basada en productos de temporada, con una original utilización de diversas setas en sus platos, los cuales aglutinan una acertada mezcla de texturas y sabores. Una excelente relación calidad-precio y una sala amplia y acogedora, convierten a este establecimiento en un digno candidato para los amantes de la buena mesa.

Nombre: Diablo Mundo
Dirección: Calle Espronceda, 34 (Madrid)

Teléfono: 91 395 00 37
Página Web: http://www.diablomundo.com
Tipo de cocina: Cocina de mercado bien elaborada.
Entorno: Sala con amplios techos, luminosa y acogedora.
Servicio: Amable y correcto, con salida frecuente de la chef a sala.
Accesibilidad: Buena.
Ambiente: Parejas de clase media alta, algunos habituales.
Aparcacoches: Sí.
Precio: Medio, con buena relación calidad/precio.
Fecha visita: Viernes, 16 de enero de 2009

Cocina:
La chef y propietaria Fátima Pérez elabora (porque cocina ella, algo que no ocurre siempre en todos los restaurantes) una cocina con buena base ya que los productos son de calidad, presentado especial atención a su estacionalidad, prodigiosa la utilización de setas en algunos de sus platos como ya demostrara en la Primera Cumbre Micológica “Soria Gastronómica” 2008. Iniciamos el menú con un caldo de potaje monañés, por gentileza del restaurante para calentar el estómago, delicioso de sabor; la ensalada de bacalao con pistachos, tomate, piña, escarola y aro de foie consigue una mezcla de texturas y sabores deliciosas. Absolutamente invernal y original la copa de boletus con puré de castañas y crujiente de anís. Como plato de pescado el salmón fresco con lombarda salteada con pasas y pomelo confitado, una buena combinación de sabores acidulados. No hay buen restaurante que se precie que no prepare adecuadamente las aves, en este caso la perdíz con castañas y setas, bien presentada aunque ligeramente secas las pechugas. Divertido, sabroso e igualmente original el postre: bizcocho gratinado con frambuesas.

Observaciones:

Se presentan cuatro tipos de panes, buena bodega, a cargo de Carlos Arroyo, con caldos marcados con prudencia, algo cada vez más dificil de encontrar. En nuestro caso, la sugerencia fue un Pico Cuadro del 2006 (D.O Ribera del Duero) a 25 euros, una adecuada elección con excelente relación calidad-precio.


Calificación:

Cocina de alto nivel con sabores auténticos, en ocasiones original y sorprendente. Con buena relación calidad precio, una apuesta segura para comer bien y, lo más importante, sienta bien.

Puntuación:

7/10

Galería fotográfica:

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.