Donde los recuerdos se sirven en copas: Un viaje evocador por 3 bares de España

Donde los recuerdos se sirven en copas: un viaje por 3 bares de España

¿Eres un amante de la buena comida y la cultura española? No te pierdas este recorrido por tres bares con historia en León, Pinto y Valencia.

25 de julio de 2023

Si hay algo que nos une a todos los españoles, es nuestra pasión por la buena mesa. Y es que, en cada rincón del país, podemos encontrar bares y restaurantes que han logrado convertirse en auténticos símbolos de su región. En esta ocasión, nos adentramos en la historia de tres bares con una larga tradición, que han sabido ganarse el corazón de sus clientes gracias a su inigualable ambiente, su excepcional oferta gastronómica y, por supuesto, su historia.

La rinconada, destacado entre los bares de León

Comenzamos nuestro recorrido por León y nos adentramos en el Barrio Húmedo, famoso por sus estrechas calles repletas de bares y tabernas. En la plaza del Conde Luna, nos encontramos un pequeño bar que ha sido testigo de la historia de la ciudad, con vistas en su terraza exterior al palacio que le rodea, con más de 1.000 años de antigüedad.

Luis Rodríguez, regenta el bar desde hace 13 años. Sin embargo, la Rinconada lleva abierto más de 30 años “La decisión de coger este bar fue su ubicación. Me encantó”, explica.

La rinconada

Su cocina se basa en la gastronomía leonesa. Con las famosas tapas de la provincia castellana como la sangre, la morcilla o el cocido leonés. “No han llegado a decir que nuestro hígado encebollado es único, es un piropazo”, cuenta Luis. La Rinconada es un bar especializado en casquería, dónde se sirven raciones muy elaboradas como mollejas guisadas, manitas de cerdo, carrilleras o callos a la leonesa.

Al dedicarse a esta especialidad, tienen que seguir un proceso minucioso y de tiempo que los clientes “valoran mucho”. Además de sus más de 30 raciones, tampoco faltan los embutidos típicos de León, como la cecina o el chorizo, y los básicos como ensaladas y los quesos.

Bar Grana y Oro

Dejando atrás León, nos dirigimos al sur para visitar un bar en Pinto, una pequeña localidad en las afueras de Madrid. A pesar de su tamaño, este bar ha conseguido hacerse un nombre gracias a su clientela habitual y su plantilla fija.

Amador Sánchez abrió Grana y Oro hace cinco años. Tras haber emprendido anteriores proyectos hosteleros, “decidí volver a arrancar en mi pueblo, en Pinto”, explica. Es un bar pequeño, con una ubicación magnífica, que le permite tener una terraza muy amplia con la que sus clientes más disfrutan.

Bar Grana y Oro

“Mi principal objetivo es dar calidad al cliente a buen precio”, cuenta Amador. Su especialidad es trabajar el pescado y el marisco, que es lo que más demanda en las comandas. Aunque también se atreven con varios tipos de carnes, recogidos a lo largo de su carta.

A pesar de tener una apariencia de bar pequeño, Amador cuenta que “la gente se sorprende de la calidad, porque no da esa impresión desde fuera”. En su interior, es un ambiente que mezcla el mundo del toro y el flamenco.

El astrónomo

Para terminar, nuestra última parada nos lleva a Valencia, donde encontramos “El astrónomo”. Este bar lleva 8 años abierto y pertenece a Sergio Mendoza. Se encuentra en el barrio de Patraix, barrio en el que ha vivido Sergio y su familia toda la vida. Tras abrir junto a su padre dos locales en otra zonas de Valencia, por fin les surgió la oportunidad de estar cerca de casa.

“La idea del astrónomo es que no tengas claro si tiene ocho años o cincuenta, dónde no puedas situarlo en una época concreta”, cuenta Sergio. Su comida es de temporada, pues tienen su propio huerto con el que abastecen su cocina. “Además, hemos abierto una tienda alimentación al lado en la que puedes comprar los productos que te hayan gustado”, añade.

El astrónomo es uno de los bares del barrio valenciano de Patraix

Se declara partidario de que un sitio tenga sus básicos y que no cambien, y define la cocina del Astrónomo como una cocina “de mercado y de temporada”. Sin embargo, a lo largo de los años, se han ido renovando para aumentar sus beneficios. “Empezamos con un menú del día muy barato”, explica el dueño, “cuando perdimos el miedo, nos dimos cuenta que tener menos comensales nos salía más rentable. Nosotros corremos menos y tenemos más tiempo para atender al cliente, lo que supone un producto final mejor”.

Su fin último es conseguir “un sitio sin pretensiones donde se coma bien, e intentar quedar fuera de modas”.

En resumen, estos tres bares son auténticos templos de la gastronomía y la cultura de sus respectivas regiones. Con su historia, su ambiente y su deliciosa oferta gastronómica, son lugares que ningún amante de la buena comida debería perderse.

Jesús Sánchez Celada

Jesús Sánchez Celada es Periodista gastronómico y director de la revista Con Mucha Gula. Su contribución al periodismo gastronómico va más allá de Con Mucha Gula, consolidándose como figura multifacética en el panorama... Ver más sobre el autor