Dulce Navidad en la Pasteleria Nunos

Redacción

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
28/12/2009



José Fernández junto a una de sus imaginativas copasJosé Fernández junto a una de sus imaginativas copas

Quienes piensen que en estos días sólo hay turrones de almendras se equivocan, cada vez es más frecuente la elaboración de exquisitos dulces expresamente navideños por parte de importantes pastelerías en todo el país. Nos fijamos en una, Nunos (Narvaez nº 63, Madrid). Su dueño el pastelero José Fernández es Campeón de Pastelería de la Comunidad de Madrid 2009, y este año en sus vitrinas hay Turrones de Pedro Ximénez, de Frambuesa o de Countreau con cacaos de Venezuela; Turrones de Cacahuete caramelizado o de Brandy con cacaos de Madagascar; Turrones de cacahuetes caramelizado o de brandy con cacaos de Madagascar, Turrones de Praliné de Casis, de Yuzú con cacaos Alto el Sol (Perú) o Turrones divertidos como el de cava con cacaos de Méjico.

Uvas de la suerte de chocolate, con un sorprendente relleno líquido de cava brutUvas de la suerte de chocolate, con un sorprendente relleno líquido de cava brut

Los mazapanes se hacen con almendras Marconas, también tiene empiñonados de yema, Troncos de Navidad con rellenos de praliné y crujiente de limón, o el de crema Remy Martín, orejones y ciruelas o el Tronco de Mousse de chocolate y turrón de Jijona. Tampoco falta en su pastelería los cada vez más consumidos en Navidad Panettones, con seis meses de fermentación.

En un alarde de imaginación, el pastelero nos propone uvas de la suerte de chocolate con un sorprendente relleno líquido de cava brut, después de las campanadas propone brindar con copas de cava con chocolate en suspensión o con copas de cava, yogourt, fresa y uvas. Tiene también la de cava con crema de limón y almendrados; la copa de crema de turrón o la de cava con mousse de limón y petazetas.

Cofres de chocolate, un regalo diferente para estas navidadesCofres de chocolate, un regalo diferente para estas navidades

En el terreno de los roscones, es impresionante la calidad, como el de nata belga con mantequilla y aromatizado con ron añejo, relladura de limón y de naranja, todo amasado a mano.

Para quienes no tengan muy claro qué regalar estos días, los regalos comestibles que propone Fernández son una buena opción: cofres, joyeros, fundas de violín, botellas de cava de chocolate que contienen su delicada colección de bombones de Navidad decorados con pan de oro y plata y rellenos de diferentes licores, juegos de mesa comestibles como las tres en raya… un alarde de imaginación. La mayoría de las ciudades españolas tendrán una confitería similar, pero mientras tanto los que vivan en Madrid pueden acercarse a esta.

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.