Con un servicio muy cuidado
Eguinoa: Cocina fusión de producto muy personal
Buen ambiente y un servicio eficaz en este restaurante, donde la cocina de Javier Brichetto deslumbra en el plato, con sabores exóticos y técnica depurada.
Eva Celada

Eva Celada

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
05/03/2015


 

Con varios ambientes, Eguinoa cuenta con distintos salones en la planta baja y alta, además de una bella barra para tomar una copa antes o después de la comida. La carta ofrece también medias raciones.

DATOS DEL RESTAURANTE
Nombre: Eguinoa
Dirección: Zurbaran, 18 Madrid
Teléfono: 911 168 956
Web: http://www.eguinoarestaurante.com
Tipo de cocina: Mercado y fusión latina
Entorno: Comedor acogedor, con techos amplios
Servicio: Correcto
Accesibilidad: Hay que bajar escaleras para acceder al comedor
Ambiente: Ejecutivos de la zona, clientes habituales


Aparcacoches: No
Precio: 35-40 euros
Fecha de la visita: Almuerzo, 17 de Febrero de 2015

COCINA

Comenzamos el menú con un Choripán, aperitivo ganador de Brichetto, suave y equilibrado. El primer plato ya nos da la medida de la calidad técnica del cocinero: Vegetales al carbón con emulsión de pimientos asados  (13/7 euros), puro sabor a campo, a chimenea… las verduras en su punto, con un suave toque ahumado. Seguimos con un excelente Steak tartar con vinagreta Kimuchi y yuca frita (20/11 euros, precios para ración/media ración), intenso sabor por el aderezo, con la carne bien cortada y la textura de la yuca crujiente, muy equilibrado el conjunto, con un toque fusión latino elegante y delicioso.

Seguimos con un Cebiche de corvina a la brasa con langostinos y pulpo (20 euros), sabores panamericanos con una mezcla equilibrada y bien conjuntada e intensidades aciduladas. Una exquisitez la Ensalada César con laminas de pollo, bizcocho de pimiento y vinagreta (10/5,50 euros), el sabor de esta ensalada roza con la excelencia, muy elegante. Y terminamos con Pez mantequilla, miso, mandarinas, cebollas rojas, anticucho peruano, hojas picantes y carbón de limón (17/9 euros), el pez mantequilla como nunca lo has probado, nada que ver con los habituales servidos deslavados en algunos restaurantes japoneses. En este caso la textura es  jugosa, el conjunto lleno de sabor, se mezcla la fusión peruana con la mexicana, es impresionante, un plato que es la joya del restaurante y, lógicamente, uno de los más solicitados.

Terminamos con Tarta de queso brie, que en realidad es una crema de queso con arándanos, queso curado y sorbete de frambuesa, buena mezcla, aquí nos recuerda a los postres italianos con lácteos voluptuosos, que en este caso se equilibran con un sorbete ácido. El pan, de un pequeño obrador de un barrio madrileño, es excelente.

OBSERVACIONES

Buena carta de vinos, amplia y a precios ajustados, e incluyendo también referencias internacionales.

CALIFICACIÓN

Después de una trayectoria irregular, el restaurante Eguinoa ofrece una propuesta basada en el producto de mercado pero muy personal, que tiene todas las claves para ser una apuesta triunfadora. Javier Brichetto realiza en este establecimiento un trabajo excelente, donde combina la fusión latinoamericana con los sabores españoles y, en algunos casos, con ciertos toques orientales en texturas y guarniciones. Entre sus platos destaca uno de los mejores steak tartar que he probado últimamente, además de la ensalada César, alejada de tópicos, y un pez mantequilla que, ya en si mismo, merece la visita.



Raciones más que suficientes y precios adecuados que, además, se equilibran perfectamente con las medias raciones, que siempre son una buena opción. El cliente madrileño busca producto, quiere saber a qué saben las cosas, pero también se cansa de una cocina sólo de producto, y si se le da algo más lo agradece, y quizá por ello el restaurante está lleno un martes. También porque tras siete platos no sufres de indigestión sino que, al contrario, la comida te sienta bien. Muy recomendable y con mucho recorrido de futuro.

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.