La escasez de producción provoca que el precio del Aceite de Oliva alcance récords

El Aceite de Oliva: el nuevo bien de lujo

El precio del Aceite de Oliva sigue subiendo y la preocupación aumenta entre los consumidores y productores, los mayores damnificados

8 de octubre de 2023Actualizado el 18 de abril de 2024

España es el mayor productor de Aceite de Oliva del mundo. No solo destaca por su cuantiosa producción, sino que además es uno de los aceites más laureados y valorados a nivel internacional. Tanto es así, que el aceite de oliva es una de las joyas de la dieta mediterránea. Sin embargo, las inclemencias meteorológicas y los constantes episodios de calor extremo que está viviendo España en los últimos años, están complicando la producción del ‘oro líquido’. 

Una campaña media de aceite de oliva en España, se sitúa entre 1.3 y 1.4 millones de toneladas, pero la 2022-2023 solo alcanzó las 660.000. Se espera que, la campaña de este año que comienza en octubre, supere ligeramente esta cifra pero se quede lejos de una campaña normal. 

Escasez de producción

La razón de la escasez en la producción son las malas condiciones climáticas que sufre nuestro país. El pasado abril, coincidiendo con el momento clave de floración del olivar, las altas temperaturas quemaron la flor. A ello se une la falta de precipitaciones continúa. La escasez de lluvia en lo que va de año, provoca que los olivares no produzcan suficiente materia prima. Así lo lamentan desde Blanco Virgen Extra, productora de Aceite de Oliva Virgen Extra en tierras granadinas, ‘estas olas de calor cada vez más frecuentes, unidas al estrés hídrico que sufre el olivar en los meses de verano, han afectado a la producción total de AOVE’. 

La razón de la escasez en la producción son las malas condiciones climáticas que afectan a los olivos

Además, hay que tener en cuenta que los árboles están debilitados debido al enlace de varios años consecutivos de condiciones adversas. Desde Blanco Virgen Extra aseguran preocupados que, ‘si las precipitaciones anuales no aumentan, esta escasa producción durará varios años más’. 

La consecuencia: precios del aceite de oliva por las nubes

La escasez de producción se observa en la cesta de la compra. El pasado mes de agosto, el aceite de oliva alcanzó incluso los 12 euros por litro, mientras que a principios de año, no superaba los 5,6 euros. Según el IPC del mes de agosto, se produjo una subida de más del 50% en el precio del aceite en los supermercados. 

Los datos publicados por el Ministerio de Agricultura referentes a la semana del 4 al 10 de septiembre, sitúan en 8,28 euros el litro de este indispensable de nuestras cocinas. 

En agosto el aceite de oliva alcanzó los 12 euros por litro

‘Esa reducción de la producción es la que está haciendo que se produzca la subida del precio’, dice Juan Luis Ávila, responsable del sector del olivar de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG).

¿Alzas ocultas de los precios en la cadena de producción? 

Aunque existe la sospecha, especialmente entre los consumidores, de que los supermercados están alzando de manera indiscriminada los precios del aceite, los datos muestran algo diferente. Según el Índice de Precios en Origen y Destino de los Alimentos, la diferencia entre el precio en origen y el precio final de venta en los establecimientos es tan solo del 13%. No se considera muy elevado, si se tiene en cuenta que otros alimentos han experimentado un aumento de hasta el 500%. 

Blanco Virgen Extra asegura que ‘además de la sequía prolongada, el aumento de todos los costes de producción es la principal causa del aumento del precio del aceite’. ‘Al coste de producir un kg de aceituna, hay que sumarle el coste de molturación, envasado, distribución… Todo esto unido al aumento del precio del abono, tratamiento foliares, combustibles, suministros hacen que el precio final del aceite aumente considerablemente’, aclaran desde Blanco Virgen Extra. 

Consumidores perjudicados y, ¿quién más? 

Los consumidores son sin duda, uno de los mayores damnificados por la crecida del precio del aceite de oliva. Cuando lo adquieren en el supermercado, se ven obligados a abonar una cantidad muy elevada, pero hay más perjudicados detrás de esta subida. Los agricultores y productores apuntalan, ‘el productor sale también perjudicado. No le interesa el aumento significativo del precio, ya que esto reduce el consumo’. 

Los sustitutivos cobran fuerza 

Los consumidores, sumidos en una crisis muy profunda desde el inicio de la pandemia de la Covid y de la Guerra en Ucrania, buscan soluciones. Los altos precios están posicionando al aceite de oliva como un bien de lujo, por lo que cada vez más, la gente apuesta por productos sustitutivos. ‘He empezado a cocinar más con aceite de girasol. Reservo el AOVE para lo estrictamente necesario’, nos cuenta Gemma en la cola del supermercado de su barrio. Mientras, Esteban comenta, ‘ahora cocino menos fritos o platos que necesiten mucho aceite’. 

El sustituto más elegido es el aceite de girasol. Su demanda ha aumentado en agosto un 20%, según datos de NIQ. Además, este sustituto ha reducido su precio en un 39% por lo que los consumidores apuestan cada vez más por él. Por otro lado, alternativas como el aceite de coco, el de aguacate, almendra y soja están cobrando cada vez más fuerza. 

La demanda del aceite de girasol ha aumentado con el alza de los precios del aceite de oliva

Sin embargo, desde la Fundación Española del Corazón, recuerdan que las propiedades del aceite de oliva son las más beneficiosas para nuestra salud. Se recomienda su uso por encima de cualquier otra grasa vegetal. Incluso para freír, ya que el aceite de oliva a altas temperaturas sigue manteniendo sus propiedades.

Lo confirman desde Blanco Virgen Extra, ‘a quienes están buscando sustitutivos, les recordaría la cantidad de beneficios saludables que tiene el consumo de AOVE’. También aprovechan para recordar que, ‘hay que apoyar a los agricultores en estos momentos de subidas de precios, ya que son un pilar básico en nuestra sociedad’. 

Alerta: fraude y falsificación

El aumento de los precios del aceite está teniendo, además, otras consecuencias negativas. Desde SICPA alertan de la crecida de las falsificaciones del AOVE. Según datos de EUIPO, la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea, estima que en Europa el fraude en torno al AOVE es cercano a los 1.500 millones de euros. 

El fraude en torno al Aceite de Oliva ha aumentado significativamente aprovechando los precios altos

La situación de continua subida de precios es el escenario perfecto para que mafias, mercados ilícitos y defraudadores aprovechen para introducir en los mercados productos adulterados o de procedencia dudosa. Es algo que preocupa a los productores de aceite. No solo por la seguridad alimentaria, sino también por las consecuencias económicas que produce en el sector. Así lo aseguran los productores, ‘el fraude nos preocupa y mucho […] ha aumentado el número de estafas y engaños, ya sean fraudes en etiquetado, o aceites de mala calidad sin las medidas sanitarias oportunas. Todo esto afecta negativamente a un sector tan castigado como el nuestro.’ 

Aún así, desde el sector reivindican su responsabilidad e invitan a los consumidores a continuar comprando Aceite de Oliva. ‘Quiero recalcar que la mayoría de los agricultores cumplen con todas las medidas sanitarias, y dedican mucho esfuerzo y trabajo para producir aceites de tan alta calidad como el nuestro’, reivindican desde Blanco Virgen Extra.

Isabel Deleuze

Isabel Deleuze, periodista bilingüe por la Universidad Carlos III de Madrid, está especializada en periodismo gastronómico, con artículos de nutrición, restaurantes y recetas de cocina como algunos de sus puntos más... Ver más sobre el autor