restaurante amelia

El cliente que tuvo que pagar 500 euros por no acudir a la reserva de un restaurante es un notario de Bilbao

Polémica en torno al cobro de 500€ por no acudir a una reserva en el restaurante Amelia de San Sebastían. El juez da la razón al restaurante.

Redacción20/04/2023

El 16 de Julio de 2021, en el restaurante Amelia del chef Paulo Airaudo (en ese momento contaba con 1 Estrella Michelin, pero ese mismo año consiguió la segunda) una de las mesas reservadas quedo vacía: los tres comensales que la iban a ocupar no se presentaron a la hora asignada. La política de cancelación del restaurante advertía de los gastos con los que correría el cliente en caso de no acudir a la cita si no se cancelaba con las horas de antelación pactadas. Siguiendo el protocolo, el restaurante les hizo un cargo de 510€: 170€ por cubierto. Y estalló la polémica.

Tras varios intentos por parte del restaurante para encontrar una nueva fecha en la que realizar la cena, el cliente, un notario de Bilbao, amenazó con llevar al chef a los tribunales. Dicho y hecho. Un par de semanas después, Airaudo recibió un requerimiento y en Diciembre de 2022 se celebró el juicio. Pero el Juzgado de Primera Instancia nº2 de San Sebastián ha dado la razón al chef argentino: «la cláusula de cancelación era un requisito sine qua non para efectuar la reserva. Además, esta cláusula estaba redactada de forma sencilla, de fácil comprensión y de significado unívoco….», ha declarado el juez encargado del caso.

Paulo Airaudo y el equipo del restaurante Amelia

Xavier de la Maza, gerente del grupo Amelia, nos cuenta que «En Amelia siempre se han aplicado estas políticas. Paulo ha estado trabajando en muchos países y fuera de España es muy habitual. Es más, en muchas ocasiones, en los restaurantes gastronómicos del extranjero se paga por adelantado«.

Y es que esta sentencia pone sobre la mesa un tema que lleva años latente: si no devuelven la entrada en un cine o un teatro y si no reembolsan el dinero en caso de no acudir a un vuelo de cualquier aerolínea, ¿por qué extraña tanto que lo haga un restaurante?. Con los precios de las materias primas por las nubes, las cancelaciones en restaurantes gastronómicos son un problema serio. «Estamos contentos de que la justicia vea razonable y admita que un sistema de reservas es un instrumento legal» argumenta Xavier, que añade que un menú como el que ofrecen en Amelia está repleto de producto fresco que deben utilizar en el mismo día.

Una de las elaboraciones de Paula Airaudo en el restaurante Amelia

«Nosotros siempre somos muy razonables. Aplicamos el recargo de cancelación, pero entendemos que hay situaciones extraordinarias y hablamos siempre con el cliente para darle un bono o intentar buscar otra fecha conjunta. Pero a este cliente se le ofrecieron diferentes posibilidades y no quiso aceptar ninguna» añade Xavier.

Esta sentencia abre un nuevo camino para que los clientes de los restaurantes, sean de la categoría que sean, sean más comprensibles con las cancelaciones y entiendan el perjuicio que causan y las consecuencias legales que puede implicar una cancelación no justificada.