Galería del calao que da acceso a la terraza. Al fondo, el Wine Bar

El corazón de Roda se abre al público

Con Mucha Gula13/09/2010
Galería del calao que da acceso a la terraza. Al fondo, el Wine BarGalería del calao que da acceso a la terraza. Al fondo, el Wine Bar

La inquieta bodega riojana de Roda, a partir de hoy lunes y en sus propias instalaciones en el Barrio de la Estación de Haro, muestra a todo el que quiera tomarse una copa de sus vinos su secreto más escondido y exclusivo: su “calao fundacional” del siglo XIX.

Esta cueva fue la primera inversión que hicieron Mario Rollán y Carmen Dourella hace veinte años, y a partir de él se desarrollaron todas las actuales instalaciones de la bodega. Una barra exterior al lado de la calle, en su entrada principal, da paso a un local que es el propio calao. Allí, en su zen wine bar, se podrá degustar toda la gama de sus vinos por copas. Tres, cuatro euros si trata de un Roda o un Roda I de las añadas que están en el mercado, respectivamente.

Y si el cliente quiere hacer algo realmente especial, basta con pedir una botella de sus vinos más antiguos y, a partir de 50 euros, se dará al cliente la llave de la verja que le dará acceso a las entrañas de la montaña, para después de un paseo de trescientos metros llegar a una terraza sobre el rio Ebro donde podrá degustar el citado vino.

Una experiencia inolvidable y exclusiva, sin lugar a dudas.