Entre ellos Disfrutar, Vía Veneto o Tickets
Los 10 mejores restaurantes de Barcelona según Macarfi: ¡Y no son los más caros!
Barcelona cuenta con restaurantes de altura que aportan frescura y diversidad. Coincidiendo con la presentación de la Guía Macarfi 2017 se dio a conocer el Top 10 Macarfi, que refleja los mejores restaurantes de la ciudad, muchos de ellos con estrella Michelin.
Marta Burgués

Marta Burgués

Fotografías:

Traducción:

Actualizado
15/12/2016



Para la votación de la elección de estos restaurantes han participado, de forma anónima, 150 periodistas y bloggers especializados, 150 embajadores de la guía y los chefs de los 150 mejores restaurantes de la Guía Macarfi. La entrega de reconocimientos se realizó en una gala, en la que se dio el Premio Macarfi a la Excelencia al célebre cocinero Juan Mari Arzak.

1) Disfrutar

La primera posición es para este restaurante, ubicado en L’Eixample. La cocina es disfrutar de texturas y sabores, y lo

Coquitos de parmesano de Disfrutar. Foto: Francesc GuillametCoquitos de parmesano de Disfrutar. Foto: Francesc Guillamet

saben muy bien sus chefs y artífices: Mateu Casañas, Oriol Castro y Eduard Xatruch, tres cocineros, ex de elBulli, lugar en el que se formaron y conocieron. Su propuesta gastronómica gira en torno al menú degustación, en una cocina de vanguardia con una importante base mediterránea. Disfrutar recibió su primera estrella Michelin a finales del pasado año, y este año ha sido nombrado el Mejor Nuevo Restaurante de Europa por Opinionated About Dining.

El reconocimiento Macarfi es “algo no esperado que, con tan solo dos años de vida, nos llega de orgullo, y más si procede de clientes, compañeros del gremio y periodistas especializados“, nos comentan los chefs de Disfrutar. En el restaurante aplican muchas de las técnicas bullinianas, como la multiesferificación invertida, que puede verse en el Tatin de maíz; o la semolina, en los Coquitos de parmesano, aunque cambian la carta constantemente, y ése es uno de sus encantos. Entre los platos más nuevos se encuentran la Sopa de coco y pistones de caviar, el Ámbar de nueces tiernas y ratafía con crema de idiazábal o los Noodles de espardeñas.



2) Via Veneto

El clásico de Barcelona de la zona alta (barrio de Sarrià), fue el primero de esta lista en la anterior edición. En un local del siglo pasado, Via Veneto es un lugar señorial que ofrece una cocina clásica, pero creativa, a la vez. La familia Monge hace 40 años que regenta el restaurante, destinado a empresarios y gente de alto copete, y presume de haber recibido la primera estrella de Barcelona, que todavía conserva.

La innovación la pone Sergio Humada, un joven chef, hijo de Juan Mari Humada, que con 20 años ya dirigía su propio restaurante en San Sebastián. La carta del Via Veneto la componen maricos y pescados frescos y carnes, y menús especiales y degustación, como el Trufa blanca, con Buñuelos de setas y trufa blanca, Tagliolini con huevo de Calaf, Filete de buey con puré parmentier a la trufa blanca y Buñuelos de chocolate y avellana con velo de cacao y helado de miel de trufa blanca, entre otros platos. Puro placer, vamos…

3) Tickets Bar

Tickets: foto, Guillermo PérezTickets: foto, Guillermo Pérez

No es raro que algunos de los restaurantes de Albert Adrià estén en la lista, pues tiene 5 más uno que pronto se abrirá en la Ciudad Condal. Tickets es un lugar informal, con platillos, sin manteles… pero con estrella Michelin y un precio medio de carta de unos 60 euros. Sus luces y diversión, tanto exterior como interior, quieren reflejar la vida teatral del Paralelo. Los camareros realizan un menú selección según nuestras preferencias, en base a platos y técnicas que forman parte del ya conocido Universo Adrià.



Fruto de la pasión pastelera de Albert, pues ha recibido premios en este ámbito, Tickets cuenta con un espacio muy dulce: La Dolça, dedicado a los postres, que cuenta con cocina propia. Nunca a deja a nadie indiferente y ofrece una experiencia particular que, si eres amante de la buena gastronomía y las sorpresas, hay que vivir al menos una vez.

4) Abac Restaurant & Hotel

Aunque Jordi Cruz parece estar en todos los sitios menos en su propio restaurante, no es así, porque lo encontramos muchas veces en el salón y en la cocina, hablando con los comensales. En la zona alta, Abac, con dos estrellas Michelin, presenta dos únicos menús degustación para probar varios platos, con la posibilidad de realizar maridaje de vinos (precio aparte). El menú Abac, por ejemplo, cuenta con la “Pizzeta” de anemonas fosilizadas con mantequilla de plancton, Pepinos encurtidos y ajo ver, y Cordero de leche curado, ahumado y en su infusión con gnocchis de queso viejo y brotes de pino. Eso sí, el menú es generoso y contundente, con un precio también alto. En Abac buscan la experiencia del comensal, aportando alojamiento, en forma de Hotel Boutique y Spa.

5) Espai Kru

Ostras en Espai KruOstras en Espai Kru

La lista Macarfi ha situado a Espai Kru en el quinto puesto, y ésto representa un avance del local de dos posiciones respecto al año anterior. El restaurante nació 2012 como un spin off de la famosa marisquería Rías de Galicia, de los Hermanos Iglesias. Está situado en la planta superior de este mismo restaurante, con el fin de dar rienda suelta a la imaginación de sus creadores, para experimentar con el producto, el pescado, pero crudo. Para los hermanos Iglesias, “es todo un honor que más de 600 comensales confíen en Espai Kru y defiendan nuestra presencia en el top 5 de una ciudad como Barcelona. Nos sentimos muy agradecidos por el aplauso de nuestros parroquianos ante una apuesta por el mejor de los productos a través de elaboraciones que fusionan el crudo con texturas y sabores valientes, en ocasiones foráneos y, otras veces, propios“.

La cocina se basa en un homenaje al producto de temporada de mar y de tierra, fresco y desnudo, con influencias  mediterráneas, japonesas, mexicanas… entre sus plato,; pues eso: ceviches, ahumados, tartares, carpaccios y sushis. Con el asesoramiento de Albert Adrià, hay que probar las ostras con complementos de temporada y el rodaballo. La cocina está a la vista, lo que permite ver la elaboración de los platos. Y, por primera vez en el restaurante, se ofrece un menú degustación con platos nuevos, como Flan de maíz con erizo de temporada, Hamachi con trufa, Calamar all’amatriciana y Ostras con merlot.

6) Koy Shunka

No es fácil que un  japonés esté entre los primeros de una lista que escoge a los mejores restaurantes de Barcelona. Pero es que además, Koy Shunka, es uno de los mejores de Europa en su especialidad. La ventaja es que combina cocina japonesa clásica con productos de la cocina mediterránea. Está ubicado en el barrio gótico, en el que hay locales clásicos y modernos pero pocas estrellas y restaurantes de alta categoría y/o calidad. Koy Shunka tiene estrella Michelin desde 2013.

Hideki Matsuhisan es su chef, y vivió de cerca el arte de la cocina japonesa en el restaurante de su padre. Fundó el Shunka en 2001 y luego el Koy, que es una versión refinada del anterior. Se jacta de menús degustación, en los que hay platos tan suculentos como Erizo de mar, ikura y tofu casero o Espandenyas, arroz integral japones, gamba okakiage y sushi.

7) Dos cielos, Hotel Melià Sky Barcelona

En el puesto 7 de la lista están los hermanos Torres, dos chefs gemelos que cocinan con gracia, salero y calidad, claro. Por ello han recibido estrella Michelin en este moderno restaurante del hotel Me Barcelona. Llama la atención por integrar su cocina en el comedor. Los platos son creativos y de autor, donde se da preferencia a la de temporada, la catalana, con platos tradicionales y centrados en la buena materia prima, que es una de las bases de la cocina de los Torres. Ofrece la posibilidad de comer o tomar una copa en la terraza, algo recomendable para ver las vistas de la ciudad desde las alturas.

Algunos platos de su carta, bastante escueta, son Arroz meloso de pescados, hinojo marino y pulpo seco, Cochinillo Ibérico crujiente, manzanas y flores, o Pez San Pedro a la “meunière” con perlas de chirvia. El precio medio es de unos 65 euros.

8) Dos Palillos

Uno de los platillos de Dos PalillosUno de los platillos de Dos Palillos

La influencia de elBulli está en toda la ciudad. El chef formado allí, Albert Raurich, es el dueño de este restaurante
oriental en el que uno puede escoger comer a carta o bien el menú degustación. Es recomendable porque tiene estrella Michelin, pero sobre todo porque presenta una original combinación de comida asiática presentada al estilo de las tapas españolas. Se toman en la barra, siendo un lugar moderno y desenfadado en colores rojos, ubicado en el barrio del Raval, dentro del Hotel Casa Camper.

A la hora de escoger platillos, pues hay de todo: Crujientes de pollo con curry, Ravioli chino frito relleno de carne de cerdo y verdura, Rollito fresco vietnamita con pollo de corral, Ostrón con sake a la parrilla, Arroz blanco japonés aliñado para sushi con ventresca de atún y nori, y Fruta del tiempo osmotizada con jengibre, sake, anís… Su precio medio es de unos 45 euros.

9) Petit Comitè

Referente en alta cocina catalana, Nandu Jubany ya tiene estrella Michelin en su restaurante Can Jubany. Situado al lado de Paseo de Gràcia, Petit Comitè también es todo un homenaje a la tradicional gastronomía catalana, con los  toques modernos y brillantes de Jubany. Para ello reafirma los platos de las abuelas, conociendo bien el recetario popular catalán y aplicando últimas tendencias culinarias.

En su carta nombramos platos como el Canelón de calabacín relleno de brandada de bacalao y ajo negro, los Arroces negro o del senyoret, Bacalao a la llauna con alubias y tripita, y Fricandó de ternera con colmenillas. Fuera de carta siempre hay alguna sugerencia que merece la pena y, además, se sirve un menú de temporada por 50 euros, ofreciendo también medias raciones de cada plato de la carta a un precio menor.

10a) Lasarte

Una de las propuestas culinarias de LasarteUna de las propuestas culinarias de Lasarte

El décimo lugar es compartido. Por un lado está el restaurante Lasarte, en los bajos del Monument Hotel, en pleno
Eixample, con tres estrellas Michelin (la tercera recién estrenada) y la cocina del archiconocido Martín Berasategui. No es de extrañar, entonces, que su cocina sea de autor y creativa pero, como siempre, dando mucha importancia al producto. Con un cuidado diseño de vanguardia, la joya del local es un comedor privado: la Mesa del Chef, desde donde ver la cocina y la puesta en escena de los platos. Sin duda una experiencia cada vez más valorada por los comensales.

Aunque hay platos a la carta, el menú degustación permite adentrarse en la cocina del chef vasco para deleitarse con platos como la Gamba roja templada sobre un fondo marino, hinojo y emulsión de su coral o el Lenguado asado reposado en “marinera” de percebes, láminas de pulpo, calabaza y azafrán.

10b) Sense Pressa

Disfrutar de la gastronomía es todo un arte y se debe hacer, como proponen en el restaurante, Sense Pressa (Sin prisa). Está regentado por dos generaciones de familias y presenta una decoración austera y similar a una bodega. Sense Pressa se cuela entre los primeros de esta lista compartiendo la décima posición con Lasarte, y lo mejor es que en Sense Pressa se puede comer por unos 35 euros.

Su carta es mediterránea y destacan los platos de cuchara. En estos últimos años están teniendo un importante éxito y, al ser de pequeñas dimensiones, tan solo seis mesas, se debe reservar sí o sí. Entre sus platos, tradicionales en su mayoría, están el Cochinillo ibérico asado, los Pies de cerdo ibérico a la plancha con aceite de trufa, el Hígado de oca con vino de Oporto, o las Habas mini con butifarra negra. Hay platos fuera de carta y ofertas del día que se van renovando, y que normalmente suelen sugerirte, pero siempre es bueno preguntar.

Marta Burgués, periodista y emprendedora, foodhunter apasionada por el mundo de la gastronomía, nos cuenta las tendencias que tienen lugar en su ciudad natal, Barcelona, y la comunidad de Cataluña.
NOTICIAS RELACIONADAS
DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.