Elabora salsas ligeras

Elabora salsas ligeras como una gran chef

Para evitar la socorrida mayonesa y su aporte calórico vamos a elaborar unas salsas ligeras y aromáticas como una verdadera chef.

Montse Prieto11/07/2022

Con el calor del verano apetecen platos frescos como ensaladas o ensaladillas y alimentos a la plancha o crudos. Al contrario que en invierno, cuando se prefieren guisos y estofados reconfortantes para el frío. Una característica de la cocina de verano es que necesita salsas ligeras o aderezos para aportar jugosidad a los platos ya que carecen del caldo de cocción que aporta un guiso.

Vinagretas con base de zumos de cítricos o vinagres

Utilizando vinagre ecológico de manzana, o zumo de limón, se añade aceite de oliva virgen en proporción tres partes de aceite por una de zumo o vinagre. Se agregan ralladuras de cítricos, limón, lima, naranja, cada fruta le aporta diferentes matices y hierbas aromáticas como perejil, orégano, albahaca, cilantro, cebollino, tomillo limón, romero, eneldo, según nuestro gusto y preferencias, obtendremos una salsa ligera y aromática ideal para ensaladas, verduras al vapor, pescados a la plancha o en papillote.

El Aceite de Oliva aromatizado es una excelente opción para ensaladas, verduras o pescados.

Salsas con base de yogurt

Ideal para sustituir la mayonesa que es más calórica porque aporta la misma untuosidad al plato. Se le puede agregar un chorrito de AOVE, ralladuras de cítricos y hierbas frescas, sal y pimienta. Otra variante muy interesante es añadir encurtidos picados finamente como pepinillos, cebolletas en vinagre o alcaparras resultando una salsa ideal para acompañar una ensalada alemana de patata cocida o unos entremeses de salmón ahumado.

Salsas de carnes o aves

Al jugo que desprende la carne cuando se cocina a la plancha le añadimos un chorro de vino para desglasar el fondo de la sartén o cazuela y reduciremos el alcohol, se le puede incorporar un poco de caldo o agua y especias o hierbas aromáticas al gusto. Si se prefiere se puede espesar un poco con almidón de maíz para acompañar la carne.

Las salsas ligeras en la carne le darán un toque diferenciador que encantará a tus comensales.

Aceites aromatizados

Para aromatizar aceites con hierbas frescas como perejil, albahaca, cebollino o menta, se escaldan en agua hirviendo unos segundos, se sacan y se introducen en un bol con agua y hielo para refrescar y para que se intensifique la clorofila, se escurren y secan bien y se trituran con aceite de oliva virgen extra. Las colamos en un colador de malla fino para evitar que caigan las fibras y se conservan en la nevera en botes de vidrio o biberones.

También pueden aromatizarse aceites con especias o hierbas secas cuando sólo disponemos de ellas como laurel, guindillas, orégano y romero puede ser una combinación. Otra combinación podría ser pimentón, comino, pimienta y ajo en polvo.

Con aceites aromatizados se pueden aliñar prácticamente cualquier tipo de plato frío o caliente.

Salsas con base de tomate

La salsa de tomate es muy versátil. Si es temporada de tomate estará en su óptimo punto de maduración y solo con triturarlo, colarlo e introducirlo en una cazuela con fondo antiadherente sin aceite y dejar reducir hasta que pierda el agua obtendremos un sabor espectacular. Posteriormente se añade una pizca de sal y pimienta, aceite de oliva virgen extra en crudo y todos los posibles elementos que nos apetezcan como hierbas frescas, secas o especias.

Si no es temporada o no disponemos de tomate fresco se puede realizar de la misma manera con una buena conserva de tomate entero. Esta salsa puede acompañar a muchísimos platos e incluso ser un plato por sí misma acompañada de tostadas de pan para untarla.

Montse Prieto. Chef y coach nutricional especializada en alergias alimentarias propietaria de BoPerTu Cafè