No es sólo cuestión del plato y el vino, sino también del momento y la compañía
En navidad, el vino sabe mejor: armonías-maridajes para disfrutar de los grandes vinos
La navidad es la fecha en la que mayor consumo de vino hay, y también en la que mejores vinos se beben, siempre acompañados de los platos más elaborados.
Joaquín Parra

Joaquín Parra

Fotografías:

Traducción:

Actualizado
19/12/2017



Estamos a pocos días de las fiestas más importantes y entrañables: la NAVIDAD. ¿Quién no recuerda loa anuncios de vuelta a casa? Los buenos deseos, los abrazos, las comidas y cenas, los regalos… y aquí sí, uno de los detalles que no puede faltar es EL VINO.

Ostras en marisquería Esteban (Tomelloso)Ostras en marisquería Esteban (Tomelloso)

En navidad, junto a la Lotería, el vino es uno de los productos que más se regalan y son sinónimo de buenos deseos y felicidad. Como regalo, como forma de compartir amistad, nada más acertado que el vino. No hay cesta de navidad que se precie sin una botella, qué decir de las comidas de empresa, cenas de navidad, nochevieja… Blanco, rosado, tinto o espumoso, para gustos el vino.

La campaña de navidad es la más importante del año con diferencia para las bodegas, más aún para aquellos vinos “caros”, vinos que decimos son para ocasiones por su precio: 10, 20, 50, 200 y más euros por botella. Todo depende del bolsillo y a quién se regale. La finalidad del vino no es otra que la de beberse y compartir momentos en la mesa. Ahí entra el maridaje o armonía, como lo queramos llamar.

¿Qué es el maridaje?

La palabra viene de “matrimonio”, unión para mejorar. En gastronomía hablamos de la combinación de dos elementos para que ambos mejoren. Preferimos recientemente llamarlo armonía, que es como promueve la Real Academia de Gastronomía. Es un término más acertado y creo que se entiende mejor: un plato y un vino están en armonía, se disfrutan a la par y ambos se mejoran. Por separado nos aportarán muchos matices agradables, pero juntos y en armonía, exaltarán las cualidades de ambos, haciendo más agradable la experiencia

Criterios de armonía – maridaje

En armonía podemos hablar de afinidad y contraste.

Tabla de quesos seleccionados en Sidrería Las Rías Bajas de GijónTabla de quesos seleccionados en Sidrería Las Rías Bajas de Gijón
  • Armonía por afinidad: Los sabores son parecidos y se refuerzan, por ejemplo, un vino blanco albariño con unos mejillones, como no, con un buen marisco de las rías. Otro ejemplo, un tinto de Ribera del Duero con un buen Lechazo al horno.
  • Armonía por contraste: Aquí trabajamos con sabores distintos, antagónicos pero que en conjunto permiten resaltar ambos productos y mejorar la experiencia. El ejemplo de aquí es todo un clásico: Un vino dulce de sauternes con foie o un vino dulce con un queso curado. También podemos hablar del vino tinto con chocolate.

No hay que ser excesivamente ortodoxos, pero algunas pautas vendrán bien para disfrutar en la mesa:

1) Blanco con pescados y tintos con carne… ya está desfasado. Es cuestión de elegir el plato con el vino. Un pescado como el atún o bacalao puede ir perfectamente con un tinto crianza. Una carne de ave como la perdiz o el pollo pueden ir perfectamente con un vino blanco, incluso una carne a la brasa con un blanco criado en barrica.

2) Los vinos dulces son para el postre. También puede valer aunque como indicamos más arriba, como aperitivo con un queso curado, azul o foie es todo un espectáculo, aquí vamos al contraste.

Setas con Cocotxas y trigo en Clipper Gastrobar (El Barco de Ávila)Setas con Cocotxas y trigo en Clipper Gastrobar (El Barco de Ávila)

3) Los vinos espumosos para brindar. Aquí cometemos el mayor error, un buen espumoso (cava/champagne son denominaciones de origen, el tipo de vino es espumoso) es un vino perfecto para el aperitivo, va casi con cualquier producto y también puede acompañar la comida. Para ello hay que elegir un buen vino, Brut nature, extra brut o brut son los más idóneos para comer

4) Los vinos de jerez están desfasados. Hay que referirse al artículo anterior sobre JEREZ donde se explican los tipos de vino y con que se toman. No nos quedemos en la sobremesa. Un fino como aperitivo, incluso un amontillado o palo cortado con una buena mojama o jamón ibérico es la mejor forma de comenzar una comida. Un buen cochinillo o cordero al horno con amontillado son palabras mayores.

5) El orden de servicio del vino ha de seguir una pauta fácil de recordar, es igual que el servicio de la comida. Comenzaremos con platos fríos (vinos fríos como los blancos, rosados o espumosos) e ir pasando a vinos que se toman a más temperatura (no más de 18ºC para grandes reservas). También hay que tener en cuenta cuestiones para el orden como tiempos de crianza en barrica (de menos a más).

Mercado central de atarazanas (Málaga)Mercado central de atarazanas (Málaga)

6) Los vinos tintos, solo con carne una afirmación que muestra desconocimiento. No se puede generalizar con respecto a los vinos tintos, dependerá de la variedad, elaboración y crianza. En nada se parece un maceración carbónica a un Reserva, tampoco es igual un vino de la variedad Tempranillo con un Petit Verdot. En carnes, no es lo mismo un cordero al horno que unas chuletillas a la brasa. Un solomillo de ternera a magret de pato. Es carne y es vino, pero en nada se parecen.

7) El marisco, con vinos blancos… por supuesto, siempre que no tengan paso por barrica y menos aún si son dulces o semidulces. Al marisco también le va perfecto un buen vino rosado y por supuesto, un buen espumoso, a ser posible brut nature, extra brut o como mucho, brut.

8) Los dulces típicos de navidad armonizan a la perfección con un vino de licor tan español como la mistela, pero mi gusto por Jerez me obliga a pensar más en un cream (oloroso dulce).

15 vinos para disfrutar en Navidad

En el maridaje o armonía, como queramos llamarlo, hay un elemento casi tan importante como el vino y los alimentos: la compañía y el momento. Estar con quien se quiere y disfrutar del momento hará que todo lo que tomemos nos sepa a gloria.

Como no puede ser de otra forma, voy a recomendar una serie de vinos “especiales” para disfrutar esta navidad (pero también cualquier otro día del año), con precios para todos los bolsillos:

Vinos Blancos:

  • Leive Reliquia 2015 – 35.00 – D.O. Ribeiro (Bodegas Aurea Lux): Perfecto para un cochinillo al horno, pulpo o pavo asado. Un vino blanco poco común, un sustituto perfecto para platos más consistentes si te gusta beber bueno y eres más de “vinos blancos”
  • Martín Códax Vindel 2013  – 30 € – D.O. Albariño (Bodegas Martín Códax): Perfecto para una tabla de quesos, foie y también carnes de ave. Uno de los vinos blancos más sorprendentes de España.
  • El Paraguas Atlántico 2016 – 19.50 – D.O. Ribeiro (Bodega El Paraguas): Para mariscos y pescados plancha. También con aves si no están demasiado condimentadas y ensaladas ligeras de vinagre.
  • Beronia Rueda Verdejo 2016 – 7,25 € – D.O. Rueda (Bodegas Beronia): Igual que el anterior, a menor precio va muy bien con mariscos y pescados, cuidado con las ensaladas ya que puede potenciar el amargor. Una sopa de perdiz o incluso con comida japonesa.

Vinos Rosados

  • Impromptu Rosé 2016 – 19.95€ – D.O. Utiel Requena (Bodega Hispano-Suizas) Un rosado delicado, con buena acidez, persistente y elegante.
  • Pago del Vicario Rosado 2016 – 7.00€ – Vino de la tierra de Castilla (Pago del Vicario) Un rosado con intensidad, marca el carácter varietal, con persistencia, un rosado gastronómico.

Ambos vinos los tomaría con marisco, pescados plancha, incluido salmón, tataki de atún. Con arroces también acompaña perfectamente.

Vinos Tintos:

  • La gargantilla 2015 – 31 € – D.O.ca. Rioja (Bodegas Valdemar): Una novedad de la bodega elaborado de una finca muy vieja de Garnacha. Un vino intenso, elegante, que acompañará los platos principales, carnes rojas, quesos, embutidos, platos de cuchara (guisos tradicionales). También, en sobremesa con chocolate negro.
  • María Victoria 2016 – 21 € – D.O.C. Alto Valle del Río Negro – Patagonia – Argentina (Bodegas Verum): Un Malbec poco convencional, muestra frescura e intensidad. Perfecto para pescados grasos como el atún, bacalao o salmón. También con cordero a la plancha y embutidos ibéricos.
  • LAN D-12 2014 – 12,95 – D.O.ca. Rioja (Bodegas LAN): Un vino elegante en el que la fruta roja entra en equilibrio con la madera. Un vino para acompañar de carnes rojas, cordero al horno, carnes blancas, como no Jamón ibérico y embutidos.
  • Corona de Aragón Special Selection 2014 – 7€ – D.O. Cariñena (Grandes Vinos): Un tinto fácil de beber pero con estructura que acompañará a pescados como el bacalao o el atún, carnes de cordero, cochinillo o aves. También quesos semicurados.

Vinos Dulces para el postre o aperitivo:

  • Tintilla de Rota de Finca Moncloa 2015 – 50 € – Vino de la Tierra de Cádiz (Finca Moncloa)
  • Floralis Moscatel Oro – 7,50 € – sin D.O. – (Bodegas Torres)

Como indico más arriba, mi preferencia para estos vinos es con aperitivos, un buen foie o quesos curados, quesos azules, torta del casar… aquí vamos sin dudarlo a sorprender a los invitados con una armonía por contraste.

Vinos Espumosos:

Cualquiera de los tres espumosos son de gran calidad independientemente del precio. Aquí lo acompañaría con casi todo, incluso carnes. La burbuja, frescura e intensidad de estos vinos acompañan tanto a un pescado o marisco, como una carne blanca, aperitivos, moluscos… una buena ostra con cava. Pulpo, almejas, da igual, va con casi todo, atención especial a un buen plato de ibérico!! Si quieres para brindar, también.

Joaquín Parra es el autor de la Guía Wine Up! y del Manual de Cata "¿Es bueno este vino?".
NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.