Este es el chocolate que quiere acabar con la esclavitud moderna

Llega a España Tony’s Chocolonely, el chocolate que busca crear una industria del cacao más justa.

Alicia Hernández24/10/2021

Tony’s Chocolonely llega a España para ofrecer a los amantes del chocolate la opción de disfrutar del placer libre de culpa. Es un chocolate muy sabroso y de gran calidad, sí, pero lo mejor de todo es su fondo: se propone acabar con el trabajo infantil ilegal y el esclavismo de la industria chocolatera.

Tony’s Chocolonely es la marca de chocolates fundada en 2005 por el periodista holandés Teun van de Keuken («Tony»), quien tras conocer la dura realidad detrás de la industria del cacao sintió que debía hacer algo por cambiarla. Su misión es muy clara pero no por ello fácil, conseguir que el chocolate 100% de libre de esclavos sea la norma en la industria del cacao. Tony’s comparte su mensaje incluso en sus diseños; las gruesas tabletas de seis onzas empaquetadas en envoltorios de colores están divididas de forma desigual para ilustrar la desigualdad en la industria del chocolate.

El cultivo de cacao con el que se elabora la mayoría del chocolate que se consume en el mundo viene principalmente de Costa de Marfil y Ghana. Exactamente, el 60% del cacao mundial se produce en África Occidental por 2,5 millones de familias de agricultores. Según el Barómetro del Cacao 2020, elaborado por Voice Network, la producción mundial de cacao se ha duplicado en los últimos treinta años, procediendo su mayoría de cuatro países de África Occidental (Costa de Marfil, Ghana, Camerún y Nigeria).

A pesar de estas cifras tan rentables para los grandes productores, son pocos los beneficios que llegan a los agricultores de la parte inferior de la cadena de suministro. Los agricultores siguen recibiendo un salario que los lleva a la pobreza, lo cual es la causa principal del trabajo infantil ilegal y la esclavitud moderna que aflige a estas regiones, obligando a muchos niños sean forzados a trabajar ilegalmente en estas plantaciones. Según un reciente estudio de la Universidad de Tulane (EEUU), más de dos millones de niños trabajan en condiciones peligrosas en la industria de producción de cacao sólo en Ghana y Costa de Marfil.

Actualmente, pese al acuerdo internacional Protocolo Harking Engel, creado en 2001 para combatir la esclavitud en la producción del cacao, queda mucho por hacer y cumplir. En Tony’s Chocolonely  lo saben, por eso han diseñado su cadena de producción en código abierto que han llamado Tony’s Open Chain, fundamentada en cinco pilares clave (trazabilidad del cacao, pagar un precio más alto, agricultores empoderados, ir por el largo plazo y mejorar la calidad y la productividad), esto con el objetivo de contribuir a un comercio justo: sistema de trazabilidad de las semillas de cacao, asegurando así que estas no provienen de plantaciones donde exista mano de obra esclava o infantil ilegal; pagan precios más elevados (por encima del mercado) a los agricultores, ayudándoles a ser más autónomos a largo plazo fomentando la creación de cooperativas, con miras a mejorar la productividad y generar menor dependencia del cacao. Además, la compañía mantiene contacto directo con sus proveedores y con la comunidad en Costa de Marfil y Ghana. Tony’s Chocolonely cuenta con la certificación Fairtrade y BCorp (fue la primera empresa chocolatera de Europa en obtenerla) y dona el 1% de sus ingresos netos a su Fundación Chocolonely, que apoya proyectos para erradicar la esclavitud en la cadena del cacao.

Los productos de Tony’s Chocolonely se pueden encontrar en España en los lineales de Carrefour, El Corte Inglés y algunas tiendas pequeñas especializadas en café. Los sabores de Tony’s que estarán disponibles en España son: leche, almendra oscura con sal marina, caramelo con leche y sal marina y pretzel de leche. Y, próximamente, estarán los sabores Tony’s oscuro y avellana con leche. Su precio, 3,79 euros la tableta de 180 g.