Falso chocolate con churros

Jennifer Arenas17/11/2014
Javier Corrales Muñoz, jefe de cocina de Lacaña, desvela cómo elaborar este trampantojo con forma de chocolate con churros, pero que en realidad se trata de tortilla de patata con crema de morcilla.
Para la crema de morcilla:
  • 350 - 400 gr. de morcilla de Burgos (equivale a una pieza)
  • 75 cl. de caldo de carne
  • Sal al gusto
  • Un chorrito de aceite de oliva
Utensilios: tabla de corte, cuchillo, sartén, batidora o robot de cocina y colador fino Para los churros de tortilla de patata:
  • 1kg. de patata agria
  • 1 cebolla mediana
  • 10 huevos
  • 100 gr. de harina
  • Dos pellizcos de sal
  • 50 cl. de aceite de girasol
Utensilios: pelador, sartén, colador, batidora, manga pastelera con boquilla estrellada de grosor 6 - 8mm.

Dificultad:

Media

Precio:

Bajo

Así lo hacemos:

  1. Cortar la morcilla en medallones y retirar la piel.
  2. En una sartén, dorarlos con un poquito de aceite de oliva y a fuego medio, un par de minutos por cada lado.
  3. En un vaso alto, con la batidora, triturar la morcilla junto con el caldo caliente durante unos cinco minutos, hasta conseguir una textura cremosa (con un robot de cocina, se consigue mucho antes).
  4. Para conseguir una textura más ligera, pasar la mezcla por un colador fino.
  5. Reservar en caliente.
  6. Hacer una tortilla de patata tradicional: pelar las patatas y cortar en medias lunas de unos 5mm. de grosor.
  7. Una vez cortadas, lavarlas para eliminar el almidón (el agua tomará un aspecto lechoso) y escurrir, para después freír en el aceite a fuego medio-fuerte junto con la cebolla durante unos 12-15 minutos.
  8. Escurrir del aceite sobrante y reservar.
  9. Batir 8 huevos y mezclar con la patata, sazonar y en una sartén con una cucharada de aceite de oliva, volcar la mezcla para la tortilla y mantener un par de minutos por cada lado.
  10. Triturar la tortilla, junto con dos huevos crudos, incorporar la harina poco a poco cuando ya tengamos casi lista la masa, para aportar consistencia, hasta obtener una masa bastante homogénea y sin grumos.
  11. Pasar a una manga de pastelería con boquilla y en el aceite de girasol bastante caliente, freír la masa vertiendo la mezcla y cortando con los dedos desde la boquilla.
  12. Freír durante unos dos minutos volteando los churros para que doren por ambos lados.
  13. Escurrir sobre papel secante y reservar.
  14. Acabado: servir el falso chocolate en tazas pequeñas, con los churros y una cucharita al lado