Finca Villacreces: Enoturismo en Ribera de Duero

Finca Villacreces: Enoturismo en Ribera de Duero

Situada en la Milla de Oro de la Ribera de Duero, entre viñedos, un bosque de pinos piñoneros de más de 200 años y bañada por el río Duero, Finca Villacreces es uno de los emblemas de la zona. ¿Quién no querría pasear por este paraje y disfrutar de sus propuestas de enoturismo?

Con Mucha Gula08/07/2021

Finca Villacreces comenzó su camino en 2004, cuando la familia Antón, ya propietaria de Bodegas Izadi y Bodegas Vetus emprendía su búsqueda por Ribera de Duero con el fin de encontrar una finca donde establecer su próxima bodega. En este contexto se topó con la familia Cuadrado que en aquel momento empleaba la finca como zona de recreo. Cuadrado quería alejarse del mundo vinícola y no dudó en traspasar los terrenos a Gonzalo y Lalo Antón. Después de años de reformas en la bodega y la recuperación del viñedo, Finca Villacreces reabrió en 2007.

La parte contigua a la bodega de Finca Villacreces cuenta con más de dos siglos de historia.La parte contigua a la bodega de Finca Villacreces cuenta con más de dos siglos de historia.

Actualmente, Finca Villacreces cuenta con 110 hectáreas de viñedos que destacan por la variedad y complejidad de sus suelos. Por ejemplo, existen áreas muy arenosas y “blandas” y terrenos mucho más duros donde predominan los cantos procedentes de las corrientes de agua del Duero. Entre sus parcelas destacan sobre todo quince de ellas, asentadas en un meandro del rio, que producen las uvas más icónicas de la D.O: tinto fino, cabernet Sauvignon  y merlot.

En 2007, Finca Villacreces también inaugura su oferta enoturística para trasladar a los clientes su modo de producir, la importancia de la naturaleza que les rodea y, en definitiva, la esencia de la D.O Ribera de Duero que tan bien reflejada está en sus vinos. “Nuestro enoturismo de calidad, no de cantidad, poniendo especial cuidado en personalizar cada experiencia”, indican desde la bodega. Destacan también que les gusta valorar el éxito de su propuesta, más que por las cifras, por el nivel de satisfacción de sus clientes.

Carta de enoturismo de Finca Villacreces

La visita guiada recorre cada espacio de la bodega, mostrando en detalle la historia de Finca Villacreces, su modo de producción del vino y el cuidado cultivo de sus viñedos. Durante la visita, se ofrece una cata de los vinos Pruno y Finca Villacreces y una degustación de aceite, todo ello acompañado de los mejores aperitivos.

Una de las salas más especiales de la bodega Finca Villacreces es la nave de fermentación.Una de las salas más especiales de la bodega Finca Villacreces es la nave de fermentación.

Aparte de la visita a las instalaciones, para el equipo de Finca Villacreces es imprescindible la visita al viñedo para que el cliente comprenda el valor de la naturaleza que les rodea. Por ello cuentan con una ruta para recorrer los viñedos en bicicleta eléctrica. La travesía discurre por el sendero aledaño al viñedo, atraviesa parte del bosque de pinos bicentenarios y finaliza a orillas del río Duero. Aquí los visitantes podrán disfrutar de un fantástico picnic con productos a elegir y de una estupenda botella de vino Pruno.

Para la casa es muy importante que al final del recorrido los visitantes entiendan que la ubicación de cada parcela, dependiendo de su suelo, su clima o la naturaleza que las rodee, marca la personalidad de la uva y, por tanto de los vinos. «La diferenciación de materiales que componen las hectáreas de Finca Villacreces hacen que el vino se elabore desde el viñedo, marcando una personalidad bien definida que los hace inconfundibles», explican desde la bodega.

Otra propuesta similar es el picnic entre viñedos, en esta ocasión los clientes podrán elegir una cesta de picnic para disfrutarla contemplando una de las mejores zonas de Ribera de Duero. Además, Finca Villacreces cuenta con el espacio Wine Bar, para degustar, bien en sus fantásticos salones o en su terraza, los diferentes vinos de la casa acompañados siempre de exquisitas tapas frías.

¿Por qué incluir el Enoturismo?

En Finca Villacreces consideran muy importante ofrecer el servicio de Enoturismo porque, sobre todo, ayuda a reforzar la unión entre el cliente y la bodega. “Gracias a recibirlos en nuestra casa aprendemos también de ellos, de sus gustos e inquietudes, de la percepción de nuestros vinos en el mercado. El resultado es enriquecedor para ambas partes y la experiencia nos dice que un cliente satisfecho pasa a ser un embajador para toda la vida”, apuntan orgullosos.

"Gracias al enoturismo el público entiende por qué cada parcela es única" , señalan desde Finca Villacreces. "Gracias al enoturismo el público entiende por qué cada parcela es única" , señalan desde Finca Villacreces.

A pesar de que el cliente pueda ser el mismo, de cara a la gestión hay mucha diferencia entre vender vino que “vender” la experiencia de enoturismo. Desde Finca Villacreces tienen esto muy presente y por ello cuenta con un equipo de enoturismo propio que gestiona y promociona sus ofertas para que lleguen a todas las personas interesadas. “Cuando vendes vino ofreces historias embotelladas. Cuando vendes Enoturismo ofreces al cliente la oportunidad de crear su propia historia. Es diferente, pero tiene el mismo carácter memorable”, señala la dirección.

Dentro del grupo vinícola Artevino, al que pertenece Finca Vilacreces, están trabajando para que en un futuro las cuatro bodegas del grupo puedan ofrecer experiencias ecoturísticas. “La bodega que no abre sus puertas al público está perdiendo una oportunidad muy importante de mejorar la relación con su consumidor o, incluso, de llegar a nuevos clientes.”