plato fonda españa

Fonda España, el restaurante de Berasategui en la Rambla de Barcelona

Hoy visitamos un restaurante con sello Berasategui ubicado en el centro de Barcelona, dentro del mítico y centenario Hotel España.

Jesús Sánchez Celada30/09/2022

Hay una serie de clásicos que cuando se juntan nada malo puede pasar. Los pepinillos y el vinagre. El pan y el aceite. Las alubias y el chorizo. La patata y los huevos. Pues eso ocurre en el restaurante Fonda España. Y los dos clásicos son Berasategui y La Rambla de Barcelona. Una unión que promete.

Fonda Barcelona está ubicado en el mítico Hotel España, del grupo Condes Hotels, con una historia de más de 150 años y reformado en el siglo XIX por el famoso arquitecto Luis Doménech i Montaner. El restaurante, tiene el sello inconfundible de Martín Berasategui, que figura como director gastronómico. Y sin duda esto se nota. Su cocina es impecable, sin margen para la improvisación, pero sin posibilidad de fallo.

Una gastronomía técnica, cuidada y muy fina ejecutada por el chef Germán Espinosa, que ha trabajado años con Martín.

Martín Berasategui y Germán Espinosa

La sala

Lo primero que impresiona en el restaurante es su imponente comedor, ideado originalmente (como decíamos antes) por el arquitecto Luis Doménech i Montaner. Un salón de techos infinitos, con un marcado estilo modernista, enormes lámparas de araña, fantásticos mosaicos y repleto de elementos históricos que nos invitan a preguntar por ellos y conocer sus historias.

En medio de la sala, una mesa de trabajo que es el centro neurálgico desde dónde se sirven los platos a los comensales.

Un salón emblemático.

La sala modernista de Fonda España

El menú degustación

El restaurante cuenta con varios menús, entre ellos un menú degustación de 13 pases con un precio muy asequible, 72€ (sin bebidas). El menú comienza con una serie de snaks: una crema de sardinillas y velo de escalibada, un tartar de calamar o unos mejillones elaborados en diferentes texturas. De los tres, el primero es sin duda el más sabroso pero todos sirven para enseñarnos el camino que seguiremos con el resto de pases: una cocina sutil, fina y técnica.

Los siguientes platos que forman el degustación son los entrantes. La galleta con queso Idiazabal acompañada de un consomé es 100% Berasategui. Puro equilibrio y sabor. Le siguen unas buenas y sabrosas kokotxas a la brasa con salsa de topinabur, algas y frambuesas silvestres, un plato divertido muy bien encajado en el orden de los pases y la Concha de Berberechos, elaborada con una panacota de moluscos, berberechos y agua gelificada. Una elaboración para limpiar el paladar que cumple con su función, aunque le echamos en falta algo más de frescor, más cítricos o incluso una temperatura más baja.

Como previa a los platos principales, el restaurante nos propone tres: un salmorejo emulsionado con tartar de atún y brotes frescos, un mar y montaña de picaña, ostra y crema de almendras y unos raviolis de gamba roja y gazpacho de pimiento verde. Los dos últimos son platos sutiles, inteligentes y encajan dentro del engranaje del menú. El salmorejo, pese a estar bien elaborado, nos saca del restaurante. Es un plato que está fuera de lugar dentro del degustación, por textura, finura… rompe totalmente la línea marcada.

El Salmorejo emulsionado, pese a ser un plato muy bien elaborado, nos saca del menú.

Y llegamos a los dos platos principales del menú. Por un lado, una Merluza al vapor de cítricos y curry de cigala, una plato técnicamente perfecto. Sin peros. Y por otro la Presa ibérica, coliflor y zanahoria. Una elaboración potente para finalizar la parte salada del menú.

Merluza al vapor de cítricos y curry de cigala

Los postres se componen de una Maracuyá, chocolate blanco y menta y un Chocolate al romero con nueces y naranja.

Fonda España es un buen restaurante para degustar un menú diseñado por el gran Berasategui a un precio económico. Además, no podemos dejar de destacar su excelente ubicación en pleno centro de Barcelona.