Cómo se estudian las propiedades beneficiosas de productos como el brócoli o la granada
¿Hay alimentos que previenen y curan enfermedades?
Existen alimentos que aparentemente previenen determinados tipo de cáncer, tienen efectos antioxidantes o curan enfermedades. ¿Qué hay de verdad en los supuestos alimentos saludables?
Ana Luzón

Ana Luzón

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
30/03/2015



Ante la avalancha de información ensalzando o denostando un sinfín de alimentos conviene tener presente que, cuando se pondera determinado alimento por sus propiedades beneficiosas para la salud o por sus efectos para prevenir determinadas enfermedades, hay que tener en cuenta cómo se han llevado a cabo los análisis y estudios para ver si los resultados son extrapolables o no.

Se habla del brécol para prevenir el cáncer de colon y de próstata (entre otros), de la granada como antiadiarreico y vermífugo, es decir, indicado para prevenir los antiparásitos intestinales (pero, para este efecto habría que tomar la corteza y los tabiques internos de la fruta), de los vegetales fermentados como quelantes de tóxicos (¿y de nutrientes necesarios?), de las bayas de goji, que iban a ser poco menos que la salvación de la humanidad, y podríamos continuar con una lista casi inacabable. Es bueno recordar cuál es el modo de comprobar si algunos compuestos de ese alimento ejercen determinadas acciones. Ésto se puede llevar a cabo de tres maneras: in vitro, en experimentación animal o con un grupo de población a lo largo de un periodo amplio de tiempo.

  • Si se lleva a cabo el estudio in vitro, las cantidades que se utilizan del compuesto a estudiar son siempre muy superiores a las que aportaría una ración normal de ese alimento, aunque se tome a diario, por lo que los resultados no son extrapolables.
  • Cuando el estudio se lleva a cabo con animales, después hay que comprobar que en los humanos ejerce la misma acción, lo que no es tan sencillo, porque los factores genéticos y ambientales pueden modificar las conclusiones que se hayan obtenido con animales.
  • En el caso del estudio con un grupo de población, aún se complica más la cosa, porque no es factible tener a ese grupo alimentándose únicamente con un alimento. Se podrá llevar a cabo un trabajo con un “modo de alimentación” y observar las variaciones en la salud a largo plazo.


Un ejemplo es el Ensayo PREDIMED, llevado a cabo con unas 7500 personas divididas en tres grupos: uno tomaba una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra, otro una dieta Mediterránea suplementada con frutos secos, y el tercer grupo, o control, llevaba una dieta baja en grasa. Pues bien, estando proyectado para un seguimiento de seis años, hubo de detenerse porque a los 4,8 años habían fallecido casi 300 participantes. Aunque se pudieron extraer algunas conclusiones, es evidente que no es tan sencillo llevar a cabo un trabajo de este tipo.

Hasta el momento, haciendo estudios de poblaciones y analizando la prevalencia de sus enfermedades, se puede intuir qué alimentos son los responsables de los beneficios o los riesgos de esa población, pero aún queda mucho camino por recorrer para poder afirmar de modo categórico si un alimento de forma aislada es beneficioso o pernicioso, salvo excepciones no muy numerosas, como el aceite de palma en sentido negativo, o la grasa del pescado azul o el aceite de oliva virgen extra en sentido positivo. Además hay que tener también en cuenta que los efectos de unos se pueden contrarrestar o potenciar con otros.



Otro factor a tener presente es que no todos reaccionamos igual ante los mismos elementos: hay compuestos que generan respuestas opuestas o diversas en determinados individuos (habitualmente, debido a la presencia o ausencia de determinado gen), si bien es cierto que uno de los efectos suele predominar con diferencia con respecto al/los otros en los individuos. Esto es aplicable a cualquier tipo de sustancia.

Por eso, es mejor hablar del modo correcto de alimentarse o de cocinar los alimentos (al menos, con los datos de que disponemos en la actualidad), que de si determinado alimento es “lo mejor” o “lo peor”. De hecho, actualmente no está admitido hablar de ningún alimento aplicándole el adjetivo de “terapéutico”. Se puede hablar de sus propiedades beneficiosas o saludables.

Sabemos, eso sí, cuáles son las necesidades a cubrir de bastantes nutrientes para evitar carencias o excesos y qué alimentos los pueden proporcionar, pero aún queda mucho camino por recorrer, por lo que hay que evitar los entusiasmos desmesurados o las aversiones radicales. De hecho, ante las informaciones con un tinte desorbitado a favor o en contra de un alimento, es muy recomendable plantearse si no habrá un interés extracientífico en la difusión de ese contenido.

Ana Luzón es Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, Máster en Medicina Estética y Nutrición, Máster en Gestión de la Prevención en la Empresa y Técnico Superior de Prevención, Especialista en Higiene Industrial. También es Vicepresidenta de la SEGN (Sociedad Española de Gastronomía y Nutrición) y Directora de la Clínica Nutrición y Estética, especializada desde el año 92 en tratamientos dietético/gastronómicos. Además, es Directora del Área Médico/Técnica del I Congreso de Gastronomía y Nutrición, Miembro de la SETIO (Sociedad Española para el Tratamiento Integral de la Obesidad), Miembro de la SEDCA (Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación) y autora del libro “La Dieta Gourmet” (Ed. La Oficina-Sindicato del Gusto).
NOTICIAS RELACIONADAS
HAY UN COMENTARIO
DÉJANOS TU COMENTARIO
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.