Marcos Morán, en la imponente escalera de su nuevo local en Londres