Elaboradas desde hace miles de años
Infusiones y tés que mejoran nuestra salud
Desde tiempos antiguos, los tés y las infusiones son conocidos por sus propiedades y efectos beneficiosos para el cuerpo humano, desde la pérdida de peso hasta la reducción del estrés y el tratamiento de la hipertensión.
Silvia Álvarez Martínez

Silvia Álvarez Martínez

Fotografías:

Traducción:

Actualizado
27/03/2019



Las infusiones son un tipo de bebida obtenida tras sumergir en agua caliente las hojas, raíces o frutos de algunas plantas para que sus propiedades naturales permanezcan en el agua. Antioxidantes, relajantes, antiinflamatorios, astringentes… El mundo de los tés y las infusiones es tan amplio que cada uno de ellos ofrece algo para nosotros y nuestro organismo, dependiendo de nuestros gustos y en función de lo que necesitemos.

Tomar un té o una infusión no sólo nos permitirá obtener todos los beneficios individuales que contiene la planta en una forma fácil de digerir sino que, consumida regularmente, podremos gozar de sus múltiples beneficios duraderos.

Cómo preparar una infusión

Cada infusión cuenta con sus propios tiemposCada infusión cuenta con sus propios tiempos

Ponga agua a hervir hasta que llegue al punto de ebullición. Vierta el agua sobre la infusión. Cubra la taza para evitar que se evaporen los principios activos de las plantas y deje reposar entre 3 y 10 minutos, dependiendo de la variedad y la dureza de la planta (por lo general los tés suelen necesitar entre 3 y 4 minutos aproximadamente de reposo, mientras que algunas infusiones de plantas medicinales suelen necesitar más, en algunas ocasiones hasta 10 minutos). Cuele el líquido, o retire el filtro o la bolsita.
Por regla general, cada infusión cuenta con sus propios tiempos para transmitir sus propiedades al agua. Lea los envases cuidadosamente en busca de esta información.

Consejos de almacenamiento

Lo más recomendable es comprar los tés y las infusiones en pequeñas cantidades y escribir en qué momento las adquirió para evitar que estén más tiempo del debido en el armario. Si bien es cierto que nunca llegarán a ponerse en mal estado como otras bebidas o alimentos, si se almacenan durante demasiado tiempo pueden volverse rancios, perder su sabor y efectividad.

Para almacenar los tés y las infusiones de forma óptima han de estar a temperatura ambiente, entre 20 y 25 grados centígrados.

Té verde

Desde su descubrimiento en China hace miles de años, está considerado como el más saludable de los tés. Depurativo y digestivo, a este antioxidante natural, que retrasa los signos del envejecimiento prematuro, se le atribuye la inhibición del crecimiento de las células tumorales y los beneficios de ayudar a prevenir el alzheimer.

Té negro

Tal y como sucede con las otras variedades de té, esta bebida contiene antioxidantes que pueden ayudar al cuerpo a protegerse de los estragos del envejecimiento. El té negro ayuda a aumentar los niveles de energía, a estimular el estado de alerta de la mente y a eliminar la fatiga. Posee, además, un efecto positivo en la prevención de la caries dental y las enfermedades de las encías. Astringente por su alto contenido en taninos, es un gran aliado para los episodios de diarrea.

Té rojo o “Pu-erh”

De sabor fuerte y terroso, este té, aclamado por sus grandes propiedades digestivas, ayuda a reducir el colesterol y a inhibir el aumento de la presión arterial. Además de facilitar los procesos digestivos pesados, está considerado como un aliado para las dietas de adelgazamiento.

Té blanco

Uno de los tés más apreciados. Utilizado ampliamente en los productos de belleza, esta bebida tiene la capacidad de mejorar el aspecto de la piel, ayudándola a que se mantenga libre de acné. Además, el té blanco puede crear un estado mental más tranquilo pero, a la vez, más alerta.

Oolong o té azul

Té semi fermentado con bajo contenido en teína. Entre sus beneficios está ayudar a fortalecer las defensas naturales y a controlar la obesidad, activando la enzima responsable de disolver los triglicéridos y mejorando la función del metabolismo de las grasas.

Rooibos

Bebida a base de una planta sudafricana que no contiene teína y que destaca por un sabor más dulce que las distintas variedades de tés. Contiene minerales esenciales, como hierro, zinc, calcio y potasio. Sin duda el rooibos es una de las infusiones más completas. Cuenta con vitamina C y 37 antioxidantes naturales que se cree ayudan a prevenir algunos tipos de cáncer. Bueno para ayudar a aliviar el dolor estomacal, también es beneficioso para suavizar los síntomas de la alergia y para ayudar a aumentar la absorción del hierro.

Manzanilla

Uno de los remedios caseros universales y más utilizados mundialmente. Utilizada ya durante las antiguas civilizaciones de Egipto, Grecia y Roma, se cree que la infusión de manzanilla puede ayudar a aliviar dolencias comunes. Amiga del estómago, la manzanilla ayuda a tratar trastornos digestivos leves y su consumo regular ayuda al cuerpo a prevenir infecciones bacterianas y a reducir los gases. También es ideal para los dolores menstruales intensos, debido a sus propiedades antiinflamatorias.

Tila

Elaborada con las flores y las hojas de diferentes especies del tilo, esta infusión es ideal para relajar nuestro organismo. Muy utilizada para reducir las afecciones de origen nervioso, como el estrés y la ansiedad, la tila combina a la perfección con otras infusiones de plantas relajantes, como la valeriana, y es una gran aliada para tratar la hipertensión arterial.

Valeriana

Al igual que la tila, esta es otra de las plantas que cuenta con efectos sedantes y tranquilizantes. Considerada como una de las plantas “somníferas” por excelencia, es recomendada en múltiples ocasiones para tratar los problemas de insomnio y facilitar el sueño. Como la tila, es muy utilizada para combatir el estrés, la angustia y las taquicardias.

Menta o Hierbabuena

Otra de las hierbas medicinales más famosas del mundo. Muy apreciada en la cocina, la menta ha formado parte del herbolario medicinal popular desde hace siglos. Tomada en combinación con otros tipos de tés (como el verde), tomar una infusión de esta hierba de agradable sabor también aporta beneficios para nuestra salud. Entre sus beneficios para el organismo destacan sus propiedades antisépticas, digestivas y antiespasmódicas. Muy utilizada para mejorar los síntomas del resfriado y la tos, también es una gran aliada para tratar el dolor de estómago y las digestiones pesadas.

HierbabuenaHierbabuena

Jengibre

Bebida energizante y estimulante donde las haya, entre alguno de los beneficios que se le atribuyen está ser uno de los mejores remedios naturales para aliviar los dolores de cabeza y las migrañas. También ayuda a combatir las nauseas padecidas por las mujeres durante los primeros meses de embarazo.

Tomillo

Tomada en infusión, esta planta que crece en los países mediterráneos es ideal para tratar la tos y el resfriado. Con un poco de miel y limón, suaviza la garganta y ayuda a abrir las vías respiratorias.

Antioxidante e antiinflamatorio natural, el tomillo ayuda a prevenir las enfermedades cardíacas y a fortalecer el sistema inmunológico debido a su alto contenido de vitaminas y minerales.

Hibisco

De sabor agradable y con un ligero toque a frambuesa, la infusión procedente de la flor de hibisco es un gran aliado para prevenir la tos, la gripe y los catarros. Esta infusión, además, facilita la digestión y ayuda a regular el tracto intestinal.



NOTICIAS RELACIONADAS
DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.