Jose Moro

José Moro: “Aún no tenemos novedades sobre el autor del boicot que sufrimos, el tema está bajo secreto de sumario”

Nos sentamos con José Moro para hablar de su vida dedicada al vino, el momento de la industria en España o el reciente boicot que sufrió Cepa 21.

16 de mayo de 2024

José Moro lleva desde que era un niño viviendo entre viñedos. Su pasión por hacer vino le llevo a embarcarse en un proyecto que se ha convertido en toda una referencia del panorama vitivinícola español. Ha superado muchas crisis, como el reciente boicot que sufrió su bodega y en la que se derramaron miles de litros de su mejor vino. Hoy nos sentamos con él para repasar su increíble historia y su visión de la cultura del vino.

Llevas toda la vida, desde que eras un niño, viviendo entre viñedos. ¿Qué recuerdas de esos años de infancia?

Tuve la suerte de nacer en una tierra privilegiada, en Pesquera del Duero, una zona vitivinícola y además en una familia que amaba el vino. Mi abuelo Emilio Moro le trasmitió esa pasión a mi padre, y mi padre a mí.

Tuve vivencias muy de niño que ahora son impensables. Recuerdo que iba con mi padre a limpiar las cubas, que eran muy grandes y la boca de entrada eran tan pequeñas que solo entraba un niño. Así que allí me metía yo para lavarlas con un cepillo y una vela. Aprendizajes de poda y vendimia que hicieron que en mi se fuera impregnando una cultura que se consolidó en el gran legado que recibí, el amor por el vino.

Viviste la gran explosión del vino de la Rivera del Duero….

Exactamente. Fue en los años 80, cuando nació la Denominación de Origen y que surgió con unos vinos potentes, estructurados. Vinos que había que partir con cuchillo y tenedor. Alrededor de 3.000 hectáreas de auténtico tinto fino y que dieron lugar a unos vinos que hicieron agradar a todo el mundo. En ese momento empecé a construir y a liderar ese gran proyecto que era Emilio Moro

Cuéntanos como nació y que querías conseguir con esa apuesta tan personal que fue Cepa 21

Fue en el año 2000 cuando pensé que era posible hacer algo diferente a lo que estábamos haciendo hasta entonces. Quería hacer un vino dentro del contexto de Rivera del Duero, pero más fresco, con otra identidad. Un proyecto que se consolidó con la construcción de la bodega en el 2007. Ahora las raíces han bajado lo suficiente para que el vino exprese su verdadera esencia.

¿Cuál es la esencia de los vinos de Cepa 21?

Algunos lo llaman modernidad, yo lo llamo frescura. La idea era hacer un vino diferenciador con esa frescura, con identidad, una potencia bien domesticada con esa barrica de roble francés que le otorgara finura y elegancia contra los vinos más conservadores de la Ribera del Duero. Para ello planté el viñedo en una parcela orientación norte para alargar el ciclo vegetativo y darle una expresión más frutal.

Y vino el cambio climático…

Cuando empecé a soñar con este proyecto, no intuía que íbamos a tener un cambio climático tan grande y acentuado como en el que estamos teniendo. Cuando yo era un niño se vendimiaba el 11 de Octubre, hoy en día estamos vendimiado casi un mes antes. El tiempo está cambiando y hace que en las características de la uva se vaya perdiendo esa frescura al calentarse más y llover menos. Los vinos pierden acidez, pero gracias a las características del viñedo de Cepa 21 podemos mantener la identidad de nuestros vinos.

¿Cómo ves el momento actual de la industria vinícola en España?

Hay una competencia feroz. Tenemos un camino por recorrer en la exportación ya que los vinos españoles tienen muy buena relación calidad precio pero estamos en un mercado muy competitivo entonces el camino es hacer cada año mejores vinos y darle valor añadido a nuestros productos a través del Marketing y al comunicación.

Cambiando de tema, imagino que aun recuperándoos del enorme golpe que supuso el acto de sabotaje que sufristeis en la bodega…

Nosotros sufrimos una atrocidad, un sacrilegio que duele más de lo normal por la forma en la que se hizo. Pero como todo en la vida, a veces llegan buenas noticias y a veces malas… Hay que tener la inteligencia emocional suficiente para manejar las situaciones adversas y desde esa perspectiva hablé con mi equipo para inculcarles que eso nos haría más fuertes aún. El valor en coste de las botellas está valorado en cerca de dos millones y medio de euros pero iremos reponiéndolos como podamos…

¿Alguna novedad sobre el o los posible responsables?

Ninguna, de momento. El tema está bajo secreto de sumario y cuando se descubra me lo comunicarán, pero no sé los avances que está teniendo la Guardia Civil y la policía judicial al respecto. Solo espero que llegue pronto a buen fin y que podamos cerrar rápido este capítulo.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiera lanzarse a la aventura de hacer vino?

Le diría que para consolidar un proyecto, y más hoy en día, es importante tener las cosas muy claras. Crear una marca es costoso, además de económicamente requiere un coste personal muy grande. Es un trabajo muy asociado a lo personal. Un vino sin una cara detrás pierde personalidad por eso hay que estar siempre presente. Hay que tener mucha paciencia y perseverancia. Hacen falta muchos años y mucha pasión.

Sigue el canal de Con Mucha Gula en WhatsApp. En él encontrarás todas las noticias del mundo de la gastronomía: las últimas tendencias, restaurantes recomendados, recetas de cocina, entrevistas a los grandes chefs, viajes gastronómicos para saber donde comer en cada ciudad y los mejores artículos de nutrición y salud.

Jesús Sánchez Celada

Jesús Sánchez Celada es Periodista gastronómico y director de la revista Con Mucha Gula. Su contribución al periodismo gastronómico va más allá de Con Mucha Gula, consolidándose como figura multifacética en el panorama... Ver más sobre el autor