Kéfir: un alimento con múltiples beneficios

Kéfir: un alimento con múltiples beneficios

Seguramente, en los últimos tiempos habrás oído hablar sobre el kéfir, un alimento que ha aumentado su popularidad por sus múltiples beneficios. Pero ¿sabes de dónde procede, de qué se trata y qué puede hacer realmente por tu salud?

23 de agosto de 2023Actualizado el 18 de abril de 2024

Bebida probiótica, especie de yogur blanco… lo habrás oído nombrar de muchas formas. No obstante, el kéfir es una bebida fermentada que tiene su origen en la zona del Cáucaso y que se lleva consumiendo miles de años, aunque a nuestro país haya llegado recientemente.

Este alimento de nódulos grumosos, viscosos y de color blanco tiene la capacidad de realizar la fermentación.

Normalmente, el kéfir que más se consumo está hecho a partir de leche, pero también se puede realizar con agua azucarada, de coco, o zumos de frutas por lo que sería apto para personas alérgicas a la lactosa.

Los beneficios del kéfir

Aunque tiene un montón de beneficios, los más comunes son:

Ayuda al confort digestivo

Como ya hemos comentado antes, el kéfir tiene muchos probióticos que ayudan a restablecer el equilibrio bacteriano en el intestino, algo que no es una tarea sencilla.

Además, facilita las digestiones más pesadas, combate el estreñimiento y acelera el tránsito intestinal.

Contiene nutrientes esenciales

El kéfir es rico en triptófano, calcio, magnesio, fósforo, vitaminas B y K y aminoácidos esenciales. Además, su fermentación reduce los niveles de lactosa y concentra los de la enzima β-galactosidasa, por lo que podría resultar apto para intolerantes a la lactosa.

Los beneficios del kéfir

¿Cómo consumir kéfir?

El kéfir se puede consumir una vez al día, normalmente en una de las comidas. Podemos tomarlo en el desayuno o en la merienda, pero también se puede incluir en otras comidas del día. Para que el sabor sea más agradable podemos añadirle un poco de miel o frutas.

Tipos de kéfir

El de leche aporta cierto contenido en grasas, proteínas y vitaminas, así como el fósforo y calcio de la leche. Puede estar elaborado con leche de vaca, de cabra o de oveja.

El de agua suele ser menos ácido y tener un sabor más suave, por lo que puede que su sabor sea más agradable para los paladares más finos. Por otro lado, es un alternativa para las personas veganas o que tenga problemas graves con la leche.

Firmado por Verónica Velasco, nutricionista en Herbolario Navarro

Verónica Velasco

Verónica Velasco es una profesional con una sólida formación en el ámbito de la nutrición y la salud natural. Graduada en Nutrición por la prestigiosa Universidad Central de Venezuela, ha consolidado su experiencia a lo largo de los años, especializándose además en nutrición deportiva y fitoterapia, campos en los que ha demostrado un profundo conocimiento y... Ver más sobre el autor