Un kilo de patatas cuesta 15 veces más de lo que se paga al agricultor, ¿hasta cuando?
Eva Celada

Eva Celada

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
08/10/2009



El IPOD ha caído en picado durante los últimos mesesEl IPOD ha caído en picado durante los últimos meses

Según el Índice de Precios en Origen y Destino de los alimentos (IPOD) que publica mensualmente la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG) y las organizaciones de consumidores UCE y CEACCU, en el mes de septiembre de 2009 los productos frescos que más bajaron fueron las peras (-6,46%), las sardinas (-4,26%) y las cebollas (-1,56%), mientras que se han encarecido los limones (+18,82%), las judias verdes (+11,68%), los gallos (+4,33% y las naranjas (+3,94%).

En cuanto a los productos envasados, las bajadas más fuertes fueron las de leche esterilizada (-1,2%); mantequilla (-1,20%), y aceite de girasol refinado (-1,13%) y la mayor subida la del Ketchup (1,03%).

Aún admitiendo las fluctuaciones de precio de unos meses a otros, motivadas por la oferta y la demanda, lo que ya resulta incomprensible es el margen que hay entre el precio en orígen de los productos frescos y el que pagamos en los supermercados, de media  se multiplicó un 4,68; los agrícolas multiplicaron su precio por 5,07, mientras que los ganaderos lo hicieron por 3,16.

El margen comercial “más desorbitado” por segundo mes consecutivo es el de las patatas, de 0,06€ que se le paga al agricultor a 0,89€ que se paga en las tiendas, lo que supone multiplicar su coste en origen por 14,83. ¿Hasta cuando se puede consentir semejante despropósito?, ¿qué empresa tiene un margen comercial del 1483%? En el caso de las cebollas se multiplica con 10,5, las zanahorias 8,73, el repollo 8,07, las aceitunas de mesa por 8,06… ¿quién se queda con semejantes márgenes? Muchos agricultores se están asociando para intentar vender sus productos directamente al consumidor, y no me extraña: debe ser doloroso ver como con tu trabajo no puedes cubrir los gastos de producción, y menos aún mantener a tu familia, mientras otros en los despachos se hacen de oro. Si tuviéramos una buena legislación que protegiera el comercio de los productos del campo, al igual que existe una que protege a los ciudadanos chinos cuando comercian en España, quizá nos fuera mejor. Poco a poco se abandona el campo, los alimentos vendrán de cualquier rincón del mundo, porque a quienes mueven los hilos del comercio mundial no le interesan países autosuficientes; el día que todo falle, lo único, lo importante, lo básico, será tener alimentos, nuestros propios alimentos.

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.