Probamos el nuevo bar de Pablo Iglesias

Así es la carta del bar de Pablo Iglesias en Lavapiés

Hace unos días el ex vicepresidente del Gobierno ha abierto La Taberna Garibaldi, ¿qué hay en la carta del bar de Pablo Iglesias? Lo descubrimos

2 de abril de 2024

Hace unas semanas lo anticipábamos y ya se ha hecho realidad. El vicepresidente del gobierno, Pablo Iglesias, se ha pasado a la hostelería con un nuevo local en el céntrico barrio madrileño de Lavapiés. La Taberna Garibaldi, que abrió sus puertas el pasado 19 de marzo, prometía ser un lugar donde gastronomía y cultura se encontrasen. El ex vicepresidente del gobierno la presentó como un guiño y recordatorio a la izquierda revolucionaria y como unión ideológica de las personas que allí se juntasen. Hemos ido a comprobar qué se ofrece en la Taberna Garibaldi… Así es la carta del nuevo bar de Pablo Iglesias. 

Los platos y los cócteles: homenaje a la izquierda revolucionaria

Lo primero que llama la atención son los nombres de algunos de los platos y de los cócteles. Como ya sabíamos, el bar de Pablo Iglesias iba a estar repleta de guiños y recordatorios a los brigadistas internacionales y a la izquierda revolucionaria que luchó por defender al gobierno de la Segunda República durante la Guerra Civil Española. Y así es. Entre los nombres de los platos, el salmorejo ‘partisano’, las enchiladas ‘Viva Zapata’, las carrilleras ‘Brigada Garibaldi’ y los cócteles ‘Fidel Mojito’ o el ‘Pasionaria Puerto de Valencia’. 

Más allá de los nombres: ¿cómo es la carta del nuevo bar de Pablo Iglesias?

Los platos que se ofrecen son de lo más tradicionales y simples, aunque hay algunos guiños a la cocina internacional. La ensalada Garibaldi, bien para abrir boca aunque quizá algo elevada de precio para su simpleza (11€), con rúcula, nueces, pasas, queso Parmigiano Reggiano y tomates cherris asados, la encuentras en formato tosta con el mismo nombre. Las enchiladas ‘Viva Zapata’ son, quizá, el plato que más sorprende. Con un guiso bien conseguido y jugoso y no excesivamente picantes. Vienen 3 unidades. 

El queso provolone dei compagni (provolone del camarada) y el vitello tonnato, uno de los platos más atrevidos de la carta, completan los entrantes. 

Tacos al pastor, Brigada Garibaldi (carrilleras guisadas) y dos platos de pasta completan la oferta de los principales. Todos ellos con un precio entre 10 y 12€ y no son raciones excesivamente grandes

Nombres con guiños a la izquierda revolucionaria Provolone dei compagniy enchiladas 'Viva Zapata'

Otras opciones de la carta de la Taberna Garibaldi: para veganos, las tostas y postres

‘No me llames ternera’ es el rincón vegano de la carta de la Taberna Garibaldi. Esta sección coincide en nombre con el documental sobre Josu Urritikoetxea, miembro de ETA. Salmorejo ‘garibaldi‘ pero de fresa, ensalada Garibaldi pero sin queso, spaghetti ai funghi o penne con pesto de almendras. Todos los platos veganos con un precio de 10€ pero ninguno de ellos especialmente diferente. Se ajustan a lo tradicional, a lo clásico y más simple. 

Cuatro tostas completan la carta salada del bar de Pablo Iglesias. La Garibaldi, idéntica a la ensalada del mismo nombre pero en formato tosta; la Ibérica, una tosta simple con jamón ibérico y la tosta leonesa, con cecina de León. Por último la tosta Mazzini, la única vegana. Todas las tostas tienen un precio de 8€ y, a diferencia de los platos propiamente dicho, son de un tamaño bastante más generoso.

Platos insignia del bar de Pablo Iglesias: ensalada y tosta Garibaldi

Si la carta es  corta, los postres más. Helados de chocolate y de dulce de leche y un flan. aunque, cuando fuimos solo nos ofrecieron los helados. El precio, de nuevo algo elevado para la oferta, 6€ cada postre. 

¿Cómo es el nuevo bar de Pablo Iglesias?

La Taberna Garibaldi mantiene la fachada de una antigua peluquería que estaba en su lugar anteriormente. El local es pequeño, con mesas altas y dos barras a la entrada donde disfrutar de unas cervezas o unos cócteles de una forma más desenfadada y un pequeño comedor. Cinco o seis mesas en el comedor, nada lujoso ni ostentoso, muy parecido a una taberna como ‘las de toda la vida’.

Toda la decoración a favor del movimiento comunista y en defensa de Palestina

La decoración del local son guiños constantes a la izquierda revolucionaria. Cuadros del partido comunista, de brigadas internacionales y una bandera de Palestina y un cartel de ‘free palestine’ que lucen nada más entrar, a lo alto de la barra. La música, flamenco y música tradicional española. El servicio es muy escaso, apenas 2 camareros, uno en barra y una en comedor, y algo superados por la afluencia de gente. Hay alguna pintada antifascista, especialmente en el baño, que culminan la decoración y muchas pegatinas feministas, antifascistas y a favor del movimiento comunista

Los comensales no dejaban de llegar, a pesar de ser un día entre semana. Gente del barrio, trabajadores y algún curioso que se acercaba a asomarse. Un público que, por lo general, comparte ideología con Pablo Iglesias y que no busca nada lujoso, simplemente pasar un rato con una cerveza, algo de picoteo y un ambiente cercano, consiguiendo así lo que Iglesias buscaba: la unión ideológica de las personas que allí se juntan.

Y para cerrar: Bella ciao

Otra cosa curiosa es la forma de anunciar el cierre. Si quieres sentirte como un auténtico revolucionario, no te pierdas la Taberna Garibaldi de noche. Cuando escuches el ‘Bella Ciao’ significará que es hora de irse. 

Isabel Deleuze

Isabel Deleuze, periodista bilingüe por la Universidad Carlos III de Madrid, está especializada en periodismo gastronómico, con artículos de nutrición, restaurantes y recetas de cocina como algunos de sus puntos más... Ver más sobre el autor